Tratamientos

Diseño de sonrisa: qué es, precio, procedimiento y resultados

Una buena sonrisa puede llegar muy lejos. El diseño de sonrisa es un procedimiento lento y costoso para estetizarla. ¿Realmente merece la pena? Aquí lo descubrimos.
Diseño sonrisa

La sonrisa es un método de comunicación universal en seres humanos pues, por ejemplo, el 30% de las personas del mundo sonríen más de 20 veces al día. Desde un punto de vista fisiológico, este acto tan simple requiere una flexión de unos 17 músculos y su fin es expresar placer, entretenimiento o complicidad, entre otras cosas.

Además de resultar una herramienta comunicativa de lo más eficaz en mamíferos y humanos, la sonrisa dice mucho del estado de salud individual. Dientes descolocados, caries, encías rojas, halitosis o fracturas dentales pueden indicar dejadez, enfermedad o falta de medios monetarios por parte de quien los presenta, por ejemplo.

Así pues, no es exagerado decir que esta expresión facial es un indicativo claro de salud general y estatus social. Por suerte, existen técnicas que permiten modificar la sonrisa de forma mínimamente invasiva, pero se requiere de tiempo, paciencia y dinero para poder realizarlas. A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre el diseño de sonrisa.

¿Qué es el diseño de sonrisa?

El diseño de sonrisa o Digital Smile Design (DSD) es un diseño digital de la sonrisa del paciente mediante el estudio de la relación que existe entre los dientes, las encías y los labios del paciente, con el fin de conseguir planificar de forma rápida y eficaz el tratamiento pertinente.

Este tipo de técnica surge como respuesta a la demanda de conocer los posibles resultados de un procedimiento tan costoso y lento antes de que este comience. Para ello, se graban una serie de videos, se realizan fotografías y se analiza la estructura dentofacial en todas las situaciones cotidianas posibles (gestos y expresión de emociones, por ejemplo).

Por medio de programas informáticos, se modela la sonrisa del paciente mediante proporciones variables (por ejemplo, la proporción de anchura/altura de los incisivos ideal es del 80%) tanto en 2D como en 3D, con el fin de identificar y “arreglar” todas las irregularidades bucales presentes en el paciente. Si este da su visto bueno una vez terminado el plan, se puede acudir a cirugías ortognáticas, periodontales, colocación de implantes y/o procesos restaurativos para alcanzar la modelización ideal.

El DSD reporta diversos beneficios en comparación a técnicas tradicionales. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  • Mejoría en la planificación estética y diseño de la sonrisa: el odontólogo puede planificar al milímetro todo tratamiento al que se va a someter el paciente.
  • Mejoría en la comunicación entre equipos multidisciplinares: odontólogos, cirujanos maxilofaciales y personal de laboratorio tienen una idea conjunta de la meta a lograr, por lo que el margen de error en la cadena de actuación es mucho menor.
  • Mejoría en la comunicación médico-paciente: el paciente puede discutir los posibles resultados con el equipo especializado antes de que sucedan los cambios.

Todos estos beneficios son claros, pero debes tener en cuenta que el precio base general de un diseño de sonrisa es de 2.500 euros (3.000 dólares). Dependiendo de cada caso y de la complejidad de las cirugías requeridas, este valor se puede ir fácilmente a los 10.000 dólares, una cuantía que poca gente puede permitirse gastar de golpe.

DSD

Procedimiento

Como hemos dicho en un principio, realizar fotografías y videos en todas las situaciones cotidianas posibles es el primer paso para un diseño de sonrisa efectivo. Tras ello, se estudian digitalmente los rasgos faciales y la estética dental, con el fin de lograr una armonía y proporción adecuadas. Una vez discutida la finalidad con el paciente, se diseña digitalmente la sonrisa deseada y se transfiere a un modelo tridimensional, también denominado mock up. A niveles prácticos, se trata de una maqueta de la futura estructura dentofacial.

El mock up será colocado en la propia boca del paciente, hecho que pondrá fin a la simulación y mostrará un resultado directo del procedimiento a realizar. Si especialistas y paciente están de acuerdo, se procederá a los tratamientos pertinentes, ya sean estos quirúrgicos o estéticos mínimamente invasivos.

Algunos de los diseños de sonrisa solo requieren la colocación de carillas de porcelana, es decir, unas láminas finas que cubren la parte frontal de los dientes. Se trata de una técnica fácil y efectiva para disimular defectos en la coloración de los dientes o desperfectos en los mismos. Si los dientes no necesitan carillas, se suele proceder a un aclaramiento dental, que elimina ese “amarillo” tan molesto y estéticamente desfavorable.

Por otro lado, muchos pacientes pueden requerir procedimientos más complejos y costosos. Por ejemplo, en muchos casos la falta de armonía al sonreír se debe a la ausencia de dientes. Esto requiere evaluaciones clínicas accesorias, modelos laboratoriales y, finalmente, la colocación de uno o múltiples implantes y prótesis. Como podrás imaginar, en estos casos el precio se dispara.

Finalmente, ciertos pacientes necesitan una reestructuración de las encías, en caso de que estas sean demasiado prominentes u ocupen un espacio excesivo en la estructura dentofacial. Para ello, se acude a la gingivoplastia, una técnica quirúrgica que permite el levantamiento de las encías y, por tanto, una disminución de estas en el total de la sonrisa.

Resultados sonrisa

Resultados

Este conglomerado de técnicas informáticas permiten un evento muy importante en cualquier cirugía: que el paciente tenga unas expectativas realistas. Al poder colocarse el mock up en su propia boca y verse con él, este podrá conocer en la totalidad qué esperar y qué no del proceso de reestructuración. Aunque no lo parezca, se trata de un valor importantísimo a la hora de abordar cualquier tratamiento de índole estética.

Aun así, es necesario tener en cuenta que cada procedimiento es un mundo. En los casos más leves (donde existe una armonía en la sonrisa y una salud bucodental idónea) el tratamiento puede durar unas pocas semanas, pero si se requiere un levantamiento de las encías u otros procedimientos quirúrgicos, el tiempo hasta los resultados definitivos puede demorarse por varios meses.

Debido al coste y lentitud del proceso, vemos de interés mostrar una lista con el tipo de paciente ideal para un diseño de sonrisa, para que cada lector/a sopese si entra dentro de la categoría buscada:

  • Pacientes que quieren lucir más jóvenes. Un buen diseño de sonrisa puede quitar unos pocos años de la estructura facial.
  • Personas que quieren tener más confianza a la hora de sonreír, sobre todo si la sonrisa supone un problema psicológico/de autoestima importante.
  • Pacientes que desean recuperar la forma de sus dientes tras un traumatismo/evento negativo.
  • Personas que buscan una mayor sensación de higiene y cuidado personal en su día a día.

Por otro lado, no está nada recomendado (o es imposible, directamente) el diseño de sonrisa en casos de infecciones bucales, malformaciones congénitas severas y otras condiciones clínicas. Debes tener en cuenta que el DSD es mayoritariamente un procedimiento estético, razón por la cual no solucionará ni mucho menos una emergencia médica.

Tampoco está recomendado en individuos con ciertos estilos de vida. Por ejemplo, en personas fumadoras suele desaconsejarse. Esto se debe a que el blanqueamiento de los dientes puede fracasar y los implantes pueden no fijarse correctamente, debido a que el tabaco compromete el proceso de oseointegración. Además de todo esto, fumar promueve la aparición de infecciones periodontales, así que el riesgo de que algo vaya mal durante el tratamiento es mayor.

Diseño de sonrisa

Resumen

Como hemos dicho a lo largo del artículo, es importante destacar que el diseño de sonrisa es un procedimiento muy caro y lento. En general, puede pasar un año desde que el paciente se plantea ponerse en manos de los odontólogos pertinentes hasta que presenta la sonrisa 100% deseada. Esto puede resultar agotador y frustrante, así que toca armarse de paciencia y confiar en los profesionales.

Por otro lado, no podemos finalizar sin realizar una reflexión final. Los desperfectos humanos son comunes y, aunque existan estándares de una “armonía facial”, llegar a ella no es necesario para resultar atractivo y carismático. Aunque suene a cliché, una sonrisa perfecta no es nada si no va acompañada de una personalidad marcada, firme y segura. Por ello, solo animamos a que se planteen este tipo de procedimiento aquellas personas a las que su estructura bucodental les parece un problema significativo. Para el resto: la aceptación y valoración propia se pueden trabajar desde ámbitos psicológicos, mucho más baratos y beneficiosos a largo plazo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies