10 remedios eficaces contra las ojeras

Las ojeras son formaciones estéticas que suponen un problema superficial, pero no tienen por qué indicar una entidad clínica subyacente. Aquí te contamos cómo abordarlas.
Remedios ojeras

Cuando se dice que “los ojos son el espejo del alma” no se está del todo equivocado. La musculatura facial, la mirada, el estado de las pupilas, el tono de la esclerótica y muchas cosas más revelan una cantidad ingente de información sobre el estado individual. Sin ir más lejos, cuando lloramos se hinchan los ojos por la congestión del sistema vascular de los párpados, además de presentarse un incremento de enrojecimiento por la vascularización y frotado. Cuando sospechamos que alguien está triste, lo primero que vemos es su zona ocular.

De forma inconsciente, obtenemos información en todo momento de la cara de las personas. Sin ir más lejos, postulaciones lingüísticas proponen que, lo queramos o no, transmitimos el 55% de la connotación de un mensaje verbal mediante gestos y apariencia física. En muchos casos, unos ojos cansados, enrojecidos y con ojeras dicen muchísimo más que un “estoy bien, no te preocupes”.

Debido a la carga emocional que tienen los rasgos faciales, es normal que cosas como las arrugas, ojeras o bolsas oculares se vean de forma negativa en la sociedad. Ya sea como mecanismo evolutivo o como constructo, tendemos a “rechazar” todo aquello que indique malestar, tanto físico como emocional. Por todos estos motivos, hoy te presentamos 10 remedios eficaces contra las ojeras.

¿Qué son las ojeras y cómo se tratan?

El término “ojeras” es muy poco descriptivo a nivel científico, así que es mucho más adecuado usar “hipercromía idiopática del anillo orbitario” en el ámbito médico, por pedante que suene. Las ojeras o anillos periorbitarios se asocian con estrés, envejecimiento, cansancio y ansiedad y, por ello, se estima que una mujer estadounidense destina 15.000 dólares en toda su vida para maquillarlas. Vamos más allá, pues la industria quirúrgica cosmética de este país gana más de 12.000 millones de dólares al año para abordar este tipo de “desperfectos”.

Aunque todavía no se han esclarecido del todo los mecanismos de surgencia de los anillos periorbitales, se cree que estos están muy relacionados con el cansancio. La falta de descanso provoca palidez de la piel, lo cual permite observar mejor los vasos sanguíneos y estructuras debajo de los ojos, otorgándoles un color amoratado. También se barajan la exposición al sol (fomenta la producción de melanina) o la hiperpigmentación periorbitaria como desencadenantes de la condición.

Las ojeras no son una enfermedad por sí sola, pero sí que pueden tratarse de un signo clínico de algo subyacente. En este caso, nos vamos a centrar en el tratamiento de las ojeras de naturaleza idiopática (sin una causa clínica conocida), pues si estas van acompañadas de otros síntomas, toca acudir al médico. Sin más dilación, vamos a ello.

1. Aplica compresas frías en la zona

Si tienes una reunión o un evento importante y las ojeras no te dejan estar a gusto con tu imagen, puedes recurrir a aplicar bolsas frías en la zona periorbitaria inferior. Esto reducirá la inflamación del tejido y limitará la vasodilatación derivada del cansancio, así que es muy posible que experimentes una mejoría. Si colocar bolsas de hielo bajo los ojos te parece demasiado agresivo, siempre puedes optar por una toalla fresca.

Compresas frías ojos

2. Duerme algo más

Según organismos oficiales, una persona adolescente o adulta debe dormir de 7 a 9 horas al día para que se pueda considerar que ha descansado. Puede sonar obvio, pero la falta de descanso provoca ojeras y, por ende, una de las mejores soluciones es evitar que aparezcan en primer lugar.

Con base en esta premisa, si te preocupan tus ojeras te animamos a que trates de reevaluar tu rutina y hacer los cambios necesarios en ella, con el fin de conseguir unas pocas horas de sueño más. Si el problema es emocional o fisiológico, siempre se puede acudir a terapia profesional que te ayude a manejar el sueño, en un ámbito tanto farmacológico como comportamental.

3. Té verde y sal

Múltiples medios argumentan que una cucharadita de sal, 250 mililitros de agua tibia y una bolsa de té verde disuelta pueden ayudar a hacer desaparecer un cuadro de ojeras. El extracto de té verde se asocia de forma clara a muchos tratamientos de medicina alternativa, así que podría llegar a ser de utilidad para abordar este componente estético tan poco deseado.

Otra opción es colocar las bolsas de té tibias y mojadas directamente sobre las ojeras de los ojos. Se cree que la cafeína podría infiltrar la epidermis y constreñir los vasos sanguíneos periorbitarios, lo cual se traduciría en una región menos amoratada. Con la medicina alternativa, todo es cuestión de probar.

4. Cremas formadoras de colágeno

En muchos casos, las ojeras aparecen con la edad. Con el paso del tiempo, el colágeno de la piel se va degradando y perdiendo funcionalidad, lo cual le da a la superficie epidérmica un aspecto más delicado y traslúcido, evidenciando más el riego circulatorio subyacente. Por ello, las cremas formadoras de colágeno y reafirmantes de la piel podrían ayudar a reducir la manifestación externa de las ojeras.

Colágeno ojos

5. Aplica en la zona maquillaje

Seas hombre, mujer o persona no binaria, la base o fondo de maquillaje puede ser muy útil para corregir “imperfecciones faciales” en el momento. Esto no solucionará las ojeras, pero sí permitirá su enmascarado durante una entrevista de trabajo o una ocasión especial, por ejemplo.

6. Aplica rodajas de pepino en los ojos

A veces, el ser humano tiene costumbres que no parecen basadas en ninguna evidencia científica, pero la cultura tradicional es más sabia de lo que parece (en algunos casos). El pepino es 96% agua, así que retiene la temperatura fresca de forma muy efectiva tras almacenarse en la nevera y, por simple difusión, hidrata todo lo que toca. Si se aplica sobre la piel bajo los ojos, hace prácticamente la misma función que una compresa fría y húmeda.

7. Come bien y ve al médico

A veces, las ojeras en los ojos pueden ser un signo de anemia, pues esta entidad clínica se acompaña de una palidez cutánea, debido a la falta de riego sanguíneo a las zonas más superficiales del cuerpo. Si descansas bien, te sientes cansado/a y tus ojeras no desaparecen, puede que ponerte en manos de un médico y hacerte un análisis de sangre sea la mejor opción.

8. Cremas hidratantes

Existen cremas hidratantes especiales para la zona ocular que ayudarán a reafirmar la piel y el contorno de los ojos. La premisa es la misma que en otros casos: cuanto más firme y turgente esté la epidermis, menos se notarán los vasos sanguíneos subyacentes, disminuyendo así el color amoratado del anillo orbital.

Crema hidratante

9. Terapia despigmentante

En el ámbito quirúrgico, toca preguntarse seriamente si merece la pena someterse a un procedimiento por un elemento estético. Por leve que sea la intervención, para realizar una terapia despigmentante para las ojeras hay que utilizar láseres especiales y ponerse en manos de un profesional, lo cual conlleva una serie de riesgos y costes asociados.

Es posible eliminar el exceso de melanina bajo los ojos, pero también es posible aceptar el rasgo como una particularidad facial más. En este punto, la decisión solo depende del lector.

10. Eleva tus almohadas en la cama

A veces, no solo el tiempo de descanso juega un papel esencial en la formación de las ojeras, sino que también hay que tener en cuenta cómo se descansa. Fuentes profesionales estipulan que tener la cabeza muy baja durante el sueño podría promover un exceso de flujo sanguíneo a estructuras superficiales de la cara, como el anillo periorbitario. Si te despiertas con ojeras a pesar de haber dormido bien, prueba con colocar una almohada más bajo tu cuello.

Resumen

Como has podido ver, las ojeras casi nunca son signo de algo negativo, pero en casos contados pueden indicar una anemia u otras deficiencias vitamínicas. Si nos movemos en el terreno de las ojeras “idiopáticas”, toca preguntarse: ¿en serio merece la pena preocuparse por ellas?

A veces, hacemos de rasgos físicos defectos, cuando no deberían serlo. Lejos quedan los días en los que las ojeras eran signo de una enfermedad grave o una maladaptación evolutiva, así que no tiene sentido alguno concebirlas como algo malo. El día en el que la sociedad deje atrás los estigmas físicos, podremos direccionar nuestra energía en mejorar el bienestar emocional.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies