Las diferencias entre el Peeling y la Exfoliación

Los tratamientos de belleza son muy beneficiosos para la salud estética. pero debemos conocer cada tratamiento a la perfección.
Diferencias peeling y exfoliación

Las prácticas del detox y limpieza de cutis se han vuelto muy popular hoy en día, a pesar de que las mismas se han realizado desde hace mucho tiempo atrás.

Por supuesto, el auge en la actualidad se debe a la concientización del daño que las impurezas pueden causar a nuestra piel, no solo en el aspecto estético, sino también de salud. Los radicales libres, la oxidación celular, la grasa o la resequedad son factores que mientras más se acumulan más peso negativo tienen sobre nosotros.

¿Alguna vez te has sentido más ligera después de hacerte un tratamiento estético? Esto se debe a que, una vez que los poros del cuerpo están limpios y libres de toxinas o impurezas, la piel se regenera mejor. Por lo cual, podemos gozar de una piel radiante, tersa y muy saludable.

El peeling y la exfoliación son los tratamientos estéticos de limpieza más recomendados de todos, debido a que actúan profundamente sobre la dermis, trayendo múltiples beneficios a la misma. Pero te has puesto a pensar: ¿cuál es la diferencia entre ambas? Si quieres saberlo, entonces no te pierdas el siguiente artículo.

¿Qué es el peeling?

También conocida como dermoabrasión, es una forma de exfoliación química cuyo efecto se profundiza en las capas internas de la dermis (según el tratamiento que se elija), con la finalidad de tener resultados más permanentes y efectivos. Este se realiza mediante un proceso químico y/o físico en donde se elimina la piel muerta para permitir que las células nuevas se regeneren con un mejor efecto saludable.

Esto se logra tras erradicar el tejido muerto, dañado o lesionado de la piel, lo que permite la aparición de nuevas capas de dermis y epidermis, así como de folículos limpios y nuevos. Permitiendo que la nueva piel surja con una mejor textura, apariencia y firmeza.

Tipos de peeling

Por su versatilidad, este tratamiento está recomendado para personas con lesiones en la piel, manchas, quemaduras de sol, acné, cicatrices y arrugas. pero es importante primero consultar a un especialista para conocer el mejor tipo de peeling según tu necesidad.

1. Según la técnica a utilizar

Esto consiste en los procedimientos en que se debe aplicar el peeling en tu rostro.

1.1. Mecánico

Conocida como dermoabrasión o exfoliación mecánica. Se basa en un dispositivo con dos cabezales de acero que se colocan en la piel, su función se logra por la velocidad en que los cabezales giran a altas revoluciones. Logrando una exfoliación suave cuya finalidad es promover la elasticidad y el tono de piel a través de la producción de colágeno.

1.2. Químico

También llamada quimioexfoliación, es un tratamiento más fuerte y cáustico. Por ello es importante que lo realices con un experto. Se trata de aplicar cantidades controladas de ácidos abrasivos sobre la piel que quiere tratarse. Con la finalidad de eliminar las capas de piel dañadas y permitir la producción de nuevas capas de piel más saludables.

1.3. Ultrasónico

Este es un tratamiento de peeling más novedoso. Consta de la utilización de aparatos de ultrasonido para limpiar a profundidad el cutis, abrir los poros obstruidos, reducir las cicatrices o lesiones y ayudar a que los activos utilizados penetren más profundamente en la piel.

2. Según el nivel de profundidad

Estos se realizan dependiendo del grado de lesiones que existan en la piel.

2.1. Peeling superficial

Como su nombre lo indica, actúa solo en la capa superior de la dermis, por lo que es indicado para cualquier tipo de piel. Es ideal para tratar las arrugas de la piel, líneas de expresión y cicatrices superficiales por acné.

2.2. Peeling medio

En este el tratamiento actúa por debajo de la capa superficial de la dermis, pero sin llegar a profundizar en su totalidad, aún así causa enrojecimientos y descamaciones que son completamente naturales. Está indicado para tratar arrugas más pronunciadas, manchas causadas por el sol y marcas de acné.

2.3. Peeling profundo

En esta el tratamiento tiene como objetivo eliminar las capas muertas de piel para dar paso a nuevas dermis saludables, por lo que es más fuerte. Es recomendable que se realice cada 8 semanas y es ideal para tratar lentigo solar, manchas causadas por la edad, arrugas pronunciadas y cicatrices un poco más visibles.

¿Qué es una exfoliación?

Es un tratamiento corto pero muy efectivo dermatológico que tiene como principal objetivo la limpieza profunda del rostro. El cual se logra mediante la erradicación de toxinas, suciedades, obstrucciones impurezas y exceso de sebo en el cutis, permitiendo que la piel pueda oxigenarse y regenerarse mejor.

A su vez esto permite una mejor producción de colágeno, prevenir la oxidación celular, favorecer la circulación sanguínea y reducir la aparición de manchas solares o acné. Es indicada para cualquier tipo de piel, aunque dependiendo de esta su frecuencia de aplicación varía. Por ejemplo, las pieles grasas se puede realizar 2 veces a la semana y para las pieles normales o secas, una vez cada 15 días.

La mejor parte es que existen recetas de exfoliación natural que puedes realizar en tu casa con ingredientes del día a día, los cuales ofrecen beneficios increíbles, sin dañar tu piel. También existen exfoliaciones más fuertes y abrasivas pero que tienen efectos más prolongados.

Diferencias entre Peeling y Exfoliación

Aunque se basen en un procedimiento similar y persigan los mismos resultados, existen grandes diferencias entre el peeling y la exfoliación que deberías conocer.

1. Forma de aplicación

Esta es quizás la gran diferencia entre ambas técnicas pues, mientras que la exfoliación puede ser realizada en la comodidad de nuestra casa o un spa, solamente con el uso de algunos cuantos ingredientes y herramientas manuales como cremas, gel, cepillos o guantes de exfoliación.

El peeling se realiza en un centro estético profesional, llevado a cabo por expertos en esta técnica y con la ayuda de máquinas mecánicas o tratamientos abrasivos químicos que deben ser utilizados en las cantidades adecuadas para no lastimar nuestra piel.

2. Ingredientes

El peeling se realiza con cremas que activan el procedimiento de las máquinas (ultrasónico o dermoabrasión) o ácidos si es un peeling químico. Entre los cuales los más comunes son: glicólico, láctico, salicílico, azelaico, mandélico y tricloroacético. Dependiendo de la necesidad y el tipo de piel del cliente.

Por otro lado, en la exfoliación se pueden utilizar cremas y geles especializados a base de ingredientes naturales, así como también a través de la mezcla de diferentes ingredientes caseros, dependiendo de tu necesidad. Los más utilizados en este caso son el café, la harina de avena, la miel, bicarbonato de sodio, aloe vera, los frutos rojos, aceite de oliva, vinagre de manzana o aceites esenciales.

3. Frecuencia

Las exfoliaciones generalmente se realizan entre una o dos veces a la semana, dependiendo de para qué necesitas hacerla y tu tipo de piel. Esto se debe a que la exfoliación no presenta un daño para la piel, sino todo lo contrario, ayuda a mantenerla fresca y limpia.

Como el peeling es un tratamiento más delicado para el cutis, este necesita hacerse con unos intervalos de 5 a 8 semanas, dependiendo de la técnica a utilizar y el nivel de profundidad para tu tratamiento.

4. Resultados

Con el peeling obtendrás resultados realmente visibles y duraderos desde las primeras sesiones, debido a que actúan sobre las capas profundas de la piel. Beneficiando no solo a la limpieza del cutis y la regeneración del tejido, sino además para combatir manchas, cicatrices leves por el sol o el acné y arrugas marcadas por la edad.

Si bien la exfoliaciones también tienen un efecto positivo contras las marcas producidas por el sol y para retrasar el envejecimiento celular. Sus resultados favorecen en mayor medida a la limpieza del cutis, la eliminación de toxinas y suciedad y en proteger la piel de radicales libres.

5. Costo

Otra diferencia muy importante entre ambos tratamientos. Si bien la exfoliación puede hacerse en un centro estético, también está la opción de hacerlo en casa por lo que su costo es bastante económico y menor en relación al peeling. El cual, debido a la complejidad en su tratamiento y el uso de herramientas mecánicas y ácidos abrasivos, puede tener un costo significativo.

6. Cuidados posteriores

Sin importar cuál procedimiento prefieras o necesites más, es muy importante que protejas tu piel con la ayuda de cremas hidratantes y protectores solares para que no vuelva a lesionarse.

Sin embargo, en el caso de los exfoliantes no se necesita de ningún cuidado posterior luego de realizarlo e incluso este puede servir como una preparación para la piel, con respecto a otros tratamientos que quieras realizar. Cosa que difiere con el peeling pues, luego de una sesión debes aplicar cremas o geles refrescantes para disminuir la inflamación y el enrojecimiento y aplicar fotoprotectores para evitar los rayos UV.

El cuidado de la piel no solo es para beneficio estético, a pesar de que lo agradecemos y abrazamos sin pensar. Sino que también se trata de la salud de tu rostro y cuerpo, después de todo es nuestra armadura y debemos mantenerla fuerte, radiante y saludable para que podamos utilizarla cada día sin que haya ningún problema en el futuro.

María González Sanz

María González Sanz

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en EstiloNext semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.