Cirugía ortognática: precio, procedimiento y resultados

Los trastornos maxilomandibulares son relativamente comunes en la población y pueden causar problemas de masticación, habla, respiración y estéticos. Afortunadamente, hay opciones quirúrgicas.
Cirugía ortognática

Aunque no lo parezca a simple vista, la estructura facial individual viene condicionada en gran medida por la forma, colocación y disposición de la mandíbula. Por desgracia, las deformaciones dentofaciales, es decir, una serie de anormalidades dentales y maxilomandibulares afectan al 5 % de la población mundial.

Las desarmonías o deformidades dentofaciales afectan a los pacientes que las sufren en tres grandes bloques: funcionales, estéticos y psicológicos. La mala colocación de alguna estructura maxilofacial puede comprometer la respiración, la deglución, la masticación, el habla y, además, provocar múltiples inseguridades que se pueden transformar en trastornos psicológicos a largo plazo.

Por todas estas razones, te decimos lo siguiente: si eres del 5 % de la población antes nombrado, tu condición tiene solución. En las siguientes líneas te lo contamos todo sobre la cirugía ortognática, incluyendo precio, procedimiento, resultados esperables y posibles efectos adversos. No te lo pierdas.

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática se define como un procedimiento diseñado para corregir las condiciones de la mandíbula y la cara relacionadas con problemas de maloclusión debido a desarmonías esqueléticas, trastornos de la articulación temporomandibular (ATM), la apnea del sueño y otros problemas funcionales y fisiológicos de esta índole.

Este tipo de cirugía se utiliza en aproximadamente el 5% de la población general para corregir los problemas antes descritos. En general, se puede resumir el marco de actuación de la cirugía ortognática en los siguientes puntos:

  • Corregir discrepancias macroscópicas de la mandíbula.
  • Solucionar discrepancias esqueletofaciales asociadas a la apnea del sueño (detenimiento de la respiración mientras el paciente duerme).
  • Poner fin a discrepancias esqueletofaciales asociadas a la ATM: corregir problemas a la hora de morder, masticar y deglutir, por ejemplo.
  • Corregir asimetrías faciales asociadas a la mandíbula y la maxila.
  • Reparar lesiones faciales o defectos congénitos.

Normalmente, los pacientes que deciden someterse a una cirugía ortognática han sido evaluados previamente por un ortodoncista, el cual ha dictaminado que el procedimiento necesario para arreglar el problema se escapa a sus competencias. Por ello, de forma usual los individuos que se ponen en manos del cirujano ya tienen una idea de qué proceso les va a ser más útil.

Tipos de cirugía ortognática

Podemos dividir la cirugía ortognática en 3 grandes bloques, si bien existen muchos más procedimientos contemplados. Te los contamos en las siguientes líneas.

Cirugía ortognática tipos

1. Cirugía ortognática del maxilar

El maxilar superior es un hueso facial con 4 caras, bordes y ángulos y se considera la estructura ósea más importante del viscerocráneo. La cirugía ortognática del maxilar, como su propio nombre indica, se encarga de colocar el maxilar en la posición correcta de modo que se pueda alcanzar una armonía facial y una recuperación de su funcionalidad. Esto llevará a la normalidad procesos tales como la respiración, la masticación y el habla.

Según las fuentes consultadas el tipo de procedimiento y la invasividad del mismo varía, pero en general se busca la intervención menos aparatosa posible y un tiempo de acción quirúrgica de unos 40 minutos.

2. Cirugía ortognática mandibular

La mandíbula, también denominada maxilar inferior, es un hueso impar, plano, central y simétrico en forma de herradura situado en la parte anterior, posterior e inferior de la cara. La cirugía ortognática mandibular más común de todas es la del avance mandibular, contemplada en personas que presentan una mandíbula pequeña y retraída con respecto al maxilar superior. Este cuadro clínico genera desarmonías faciales importantes y dificulta la respiración en algunos casos (apnea del sueño), razón por la cual requiere tratamiento.

3. Cirugía ortognática maxilomandibular

Como su propio nombre indica, en este caso se requiere el reposicionamiento del maxilar y de la mandíbula, con el fin de crear un acompasamiento estructural tanto estético como funcional en el paciente. Este es el camino a seguir cuando una cirugía monomaxilar (las dos previamente descritas) no pueden solucionar por sí solas el problema del paciente.

Procedimiento general

Como podrás imaginar, cada una de las variantes citadas presentará distintos pasos y consideraciones. Aun así, podemos aunar un procedimiento general que describa de forma somera el paso por el quirófano. Vamos a ello.

Una vez el paciente es diagnosticado con una deformidad dentofacial, el ortodoncista y el cirujano trabajarán de forma conjunta para lograr el fin buscado: regularizar su situación tanto a nivel estético como funcional (oclusión). El proceso preoperatorio puede ser lento y costoso, pues el individuo que se va a someter a la cirugía suele tener que llevar brackets durante 12-18 meses con el fin de alinear los dientes y preparar las estructuras maxilares antes de la operación.

Además, durante este tiempo se realizarán múltiples pruebas en el paciente, entre las que se incluyen rayos-X y modelos 3D de su estructura maxilofacial. Estamos ante un procedimiento invasivo de lenta recuperación, razón por la cual toda preparación posible es esencial.

En general, la mayoría de los procedimientos ortognáticos se realizan bajo anestesia general y requieren la estancia hospitalaria del paciente durante 2-4 días tras la operación. Durante la cirugía, el especialista realiza cortes en los huesos maxilofaciales y los reposiciona en el lugar buscado. Una vez se ha realizado esta translocación, el hueso se fijará en su nueva posición mediante placas óseas, tornillos, bandas de goma y otros elementos. Estos materiales minúsculos pasarán a formar parte de la estructura ósea del paciente con el tiempo.

Posibles complicaciones y efectos secundarios

Cabe destacar que, en la mayoría de los casos, el procedimiento se realiza por vía intrabucal. Esto evita la aparición de marcas y cicatrices faciales, pero a veces estas pueden ser necesarias. Aun así, la vida del paciente cambiará drásticamente durante mínimo 1-2 meses tras la operación a nivel dental, psicológico y nutricional, razón por la cual toca armarse de paciencia y asumir que es común experimentar dolor, dificultad para comer y sensaciones extrañas debido a una “nueva” estructura facial.

Tras la operación toca hacer múltiples ajustes nutricionales, mantener una higiene oral estricta, evitar el consumo de alcohol y tabaco, tomar medicaciones para aliviar el dolor y pasar un periodo de reposo en el domicilio durante 1-3 semanas antes de recuperar la vida normal. La evolución del paciente será monitorizada por los especialistas implicados en todo momento.

A continuación, te presentamos una lista con las posibles complicaciones que se pueden presentar durante la operación:

  • Pérdida de sangre: El 30 % de las cirugías ortognáticas maxilomandibulares requieren una transfusión sanguínea en algún momento de la operación.
  • Infección: Una complicación muy poco común, pues se le aplican al paciente antibióticos intravenosos y orales a lo largo de su recuperación.
  • Daño nervioso: Algunas estructuras nerviosas faciales podrían verse comprometidas durante la operación.
  • Relapso mandibular a la posición que presentaba antes del procedimiento. Al producirse una fijación interna ósea, es difícil que esto ocurra.
  • Fracturas mandibulares: Muy poco comunes, pues las experimentan menos del 2% de los pacientes sometidos al procedimiento.

Qué esperar de la cirugía

Corregir el alineamiento y localización de las estructuras maxilofaciales ya descritas puede derivar en varios resultados positivos en el paciente. Entre todos ellos encontramos los siguientes:

  • Una apariencia balanceada en la parte baja de la cara.
  • Función mejorada de las estructuras dentales: masticación, deglución y habla.
  • Mejora de ciertos impedimentos a la hora de hablar.
  • Una apariencia mejorada, lo que conlleva una autoestima más férrea en el paciente.

Desde luego, el primer objetivo de la cirugía ortognática es abordar los problemas fisiológicos derivados de la deformidad dentofacial. Aun así, no debemos desestimar el componente estético: las asimetrías faciales pueden provocar complejos en el paciente que se pueden llegar a asociar a ciertos trastornos de índole emocional, razón por la cual someterse a una cirugía ortognática únicamente por razones estéticas es una opción más que válida.

Cirugía ortognática procedimiento

Resumen

Como habrás podido leer en estas líneas, la cirugía ortognática no es moco de pavo. El paciente tiene que prepararse durante uno o más años antes del procedimiento de forma tanto física como psicológica, pues su cara va a verse modificada sin retorno.

Además, el procedimiento puede requerir de transfusiones sanguíneas, aplicación de antibióticos intravenosos y otros tratamientos accesorios. El tiempo de recuperación es lento y relativamente costoso, así que toca armarse de paciencia y seguir a rajatabla las recomendaciones de los profesionales. Aun así, una vez realizada, la cirugía ortognática no suele presentar complicaciones y la calidad de vida del paciente mejora considerablemente. Nosotros te hemos expuesto la información: ahora, tú decides.

Referencias bibliográficas

  • ¿Qué es la cirugía ortognática? Instituto Maxilofacial. Recogido a 28 de noviembre en https://www.institutomaxilofacial.com/es/cirugia-ortognatica/que-es-la-cirugia-ortognatica/
  • Desarmonías dentofaciales, maxilofacialimplantes.com. Recogido a 28 de noviembre en https://www.maxilofacialeimplantes.com/cirugia-maxilofacial-mexico/deformidad-dentofaciales/
  • Fujikami, T. K. (2004). Estudio estadístico retrospectivo de pacientes adultos sometidos a cirugía ortognática en el Hospital de Especialidades el CMN Siglo XXI del IMSS, durante el periodo de 1999 a 2001. Revista de la Asociación Dental Mexicana, 61(2), 45-53.
  • Jaw surgery: overview. Mayoclinic.org. Recogido a 28 de noviembre en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3805731/
  • Khechoyan, D. Y. (2013, August). Orthognathic surgery: general considerations. In Seminars in plastic surgery (Vol. 27, No. 3, p. 133). Thieme Medical Publishers.
Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies