Cirugía de orejas: en qué consiste, precios y resultados

Las orejas de soplillo pueden causar graves problemas de autoestima para quienes las portan. Descubre cómo abordar esta característica de manera quirúrgica.
Cirugía orejas

Las orejas prominentes, orejas en asa u orejas de “soplillo” son una malformación congénita bastante común en la sociedad contemporánea. Este rasgo se considera presente cuando la oreja se proyecta más de 21-30 grados (20 en niños, 25 en ancianos y 30 en adultos) del ángulo aurículo-encefálico.

La etiología de este “fallo” estético es principalmente hereditaria, pues se trata de un carácter autosómico dominante con penetrancia variable. Se estima que hasta el 59% de los individuos afectados presentan un historial familiar de este rasgo, representando aproximadamente un 5% de la población total. Por meros constructos sociales, las orejas en asa se han correlacionado en múltiples ocasiones con una falta de confianza, baja autoestima y miedo al rechazo.

Además, se ha observado que este rasgo estético es uno de los principales desencadenantes de la depresión durante la infancia. Por ello, no nos sorprende conocer que las otoplastias (cirugías de las orejas) son muy comunes en infantes entre los 8 y 14 años de edad. Si quieres conocerlo todo sobre este procedimiento, continúa leyendo.

¿Qué es una cirugía de las orejas u otoplastia?

La otoplastia es un proceso quirúrgico muy sencillo de índole estética, cuya finalidad es remodelar o reducir el tamaño de las orejas. Esto se hace para que la estructura facial del paciente muestre una mayor simetría y, por tanto, pueda mejorar su imagen externa y confianza personal.

La otoplastia es común en pacientes de cualquier edad, género y etnia, si bien no se recomienda su realización antes de los 8 años, pues la fisiología del paciente no se ha estabilizado del todo y los efectos podrían no ser los deseados. De todas formas, el tema de las intervenciones estéticas en infantes menores de edad es un poco complejo, pues siempre se busca que sea el propio individuo el que decida tomar el paso, y no sus padres.

La intervención solo requiere de un carácter previo en el paciente: tener las orejas demasiado separadas, asimétricas o grandes. También se engloban dentro del paraguas de las otoplastias aquellos procedimientos de reconstrucción tras una lesión o, incluso, la colocación de una estructura artificial cuando la oreja falta por completo. Debido a que estas últimas intervenciones no son de índole estética sino patológica, las dejamos para otra oportunidad.

Otoplastia

¿Por qué operarse las orejas?

Si estás leyendo esto por mera curiosidad, quizá te parezca extraño que una persona con las orejas en asa decida someterse a una intervención quirúrgica, ¿verdad? Quizá los siguientes datos y cifras te hagan cambiar de opinión.

Estudios realizados con muestras amplias de pacientes con orejas en asa nos muestran ciertos datos reveladores:

  • 8 de cada 10 entrevistados piensan que su fisiología puede ser motivo de burla o comentarios despectivos.
  • El 54% de todos ellos, por otra parte, reconoce haber sufrido bromas pesadas por sus orejas en algún momento de su vida.
  • En el 47% de los pacientes, estas burlas se tradujeron en una afectación psicológica de mayor o menor grado.
  • El 77% afirma que la presión social por tener orejas en forma de soplillo podría llevar a la persona a aislarse socialmente.

Además, casi la mitad de los encuestados reconocen cambiar sus peinados y estilo de vida únicamente con el fin de disimular la estructura de sus orejas. Igualmente, hasta un 45% de los que sufren esta condición ven favorablemente someterse a una intervención para solventar este problema, si bien los impedimentos monetarios son múltiples.

¿En qué consiste esta operación?

En primer lugar, es necesario conocer que la cirugía de orejas se aborda de forma muy diferente dependiendo de la finalidad del procedimiento. Se distinguen 3 variantes principales. Te las contamos en unas pocas líneas.

1. Cirugía de orejas separadas

Se realiza este procedimiento en aquellos pacientes con orejas en asa, es decir, “demasiado” separadas de la cara. Como la deformidad suele deberse a un exceso de cartílago o una falta de modelado del mismo, el camino más común es realizar una incisión en la parte trasera de la oreja y esculpirla, de forma que se muestre menos prominente.

El cartílago puede doblarse hacia atrás si el problema es por falta de modelado o, en su defecto, puede ser necesaria la extirpación de un segmento si hay un exceso del mismo. Una vez realizada la corrección, se aplican puntos y se forma una cicatriz, que será imperceptible a largo plazo. El procedimiento dura unos 90 minutos, la anestesia es local y la recuperación completa se alcanza a los 2-7 días.

2. Cirugía de reducción de orejas

Esta operación puede hacerse en combinación con la anterior o de forma aislada. En este caso, se reduce el tamaño de la oreja interviniendo en el pabellón auricular, el tubérculo auricular o bien en ambas zonas.

3. Tratamientos no invasivos

Este tipo de procedimientos no entran en la definición de cirugía, pero es necesario tenerlos en cuenta, para informar a los pacientes sobre todas las opciones posibles. Hay productos de venta libre que actúan como “pegamentos” o “tiritas” de las orejas, entre ellos “Otostick Corrector Estético De Orejas”, disponible en cualquier parafarmacia online.

A pesar de ser pegamentos inocuos para la piel y resistentes al sudor y al agua, no dejan de tratarse de soluciones transitorias que duran poco más de unas horas. Debido a su precio y poca utilidad, en las clínicas profesionales no se recomienda su uso.

¿Qué esperar?

Las cirugías de orejas son para toda la vida, así que una vez se realizan, no hay vuelta atrás. Lo ideal es pensar previamente si de verdad quieres dar el paso y, si se da el caso de que el que se quiere someter a la operación sea un menor de edad, permitir que este hable de sus problemas e inseguridades con un profesional del ámbito psicológico. A pesar de que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo que no reporta una carga psicológica, nunca está de más prevenir.

Más allá de los efectos estéticos de la operación, no podemos obviar que existen riesgos inherentes a ella. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  • Sangrado excesivo: para evitarlo, está prohibido que el paciente ingiera aspirinas y antiinflamatorios hasta 2 semanas antes de la operación.
  • Infección: aunque es poco probable, los puntos que dan lugar a la cicatriz pueden causar una infección en la oreja.
  • Asimetría: ningún rostro es perfectamente simétrico, así que puede que el resultado obtenido no sea 100% perfecto.
  • Insensibilidad y dolor en la zona afectada: son poco frecuentes, pero hay que reportarlos igualmente.
Otoplastia resultados

¿Puedo quedarme sordo después de una otoplastia?

Esta es una de las preguntas más comunes, y la respuesta es que es prácticamente imposible quedarse sordo después de una cirugía de orejas. Debes tener en cuenta que una otoplastia modifica la parte externa de las orejas (el pabellón auricular), pero no toca el canal auditivo per sé. Por ello, el riesgo de la pérdida de audición es simplemente inexistente, a menos que se produzcan infecciones graves y se diseminen a estructuras internas.

Lo que sí que puede suceder es que tú, como paciente, percibas de forma un poco diferente los sonidos después de la operación. Al fin y al cabo, las orejas son el receptáculo de recepción de las ondas sonoras, así que cualquier modificación en ellas puede variar ligeramente el sentido del oído.

Precio

No podemos darte una cifra exacta, pero, navegando en la web, se encuentran precios que parten de los 1.800 euros. Este valor monetario depende mucho del estado del paciente, pues no cuesta lo mismo una otoplastia unilateral que una bilateral, por ejemplo.

Por regla general (ante una corrección de ambos pabellones auriculares), el precio medio es de unos 3.500 euros. Antes hemos dicho que existe una clara barrera monetaria para someterse a este procedimiento: ahora entiendes por qué.

Resumen

Como habrás podido comprobar, las orejas de asa son un grave problema para la autoestima de quienes las presentan. Sobre todo en la niñez, esta característica completamente inocua desde un punto de vista fisiológico es motivo de risa y burla, lo que se puede traducir en problemas psicológicos en el infante a largo plazo. Por ello, muchas de las otoplastias se realizan en niños y adolescentes.

Al final, es decisión de cada uno si merece la pena invertir una suma importante de dinero para solventar un motivo de inseguridad personal. Nosotros te hemos expuesto los datos: la decisión final, como siempre, está en tu mano.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies