Cirugía para párpados caídos (blefaroplastia): procedimiento, riesgos y precio

Los párpados caídos pueden suponer un problema de estética y un impedimento de visión para el paciente. La blefaroplastia o cirugía para párpados es la solución definitiva al problema.
Cirugía párpados caídos blefaroplastia

Por suerte o por desgracia, el tiempo pasa para todos. A medida que el ser humano envejece, aparecen problemas óseos, desajustes hormonales, arrugas y disfuncionalidades varias, tanto estéticas como fisiológicas.

Esto es completamente normal. El envejecimiento es una prueba más de que seguimos vivos y, por ello, no es sano tratar de luchar contra el concepto de hacerse mayor. Aun así, nos encontramos en una época en la que las intervenciones quirúrgicas con fines estéticos están a la orden del día, pues cada vez nos alejamos más de nuestras limitaciones biológicas impuestas por la edad o el entorno.

Así pues, se calcula que la industria de la cirugía estética mueve más de 9.000 millones de euros de forma anual en todo el mundo. Desde la mamoplastia hasta la liposucción, no hay zona visible de nuestro cuerpo cubierta por piel que no pueda ser retocada. Este es el caso de la blefaroplastia o la cirugía para párpados caídos, una intervención extremadamente popular entre la población. En esta oportunidad, te lo contamos todo sobre ella.

¿Qué es la ptosis palpebral o la blefaroptosis?

Antes de describir la cirugía en sí misma es necesario que conozcamos el problema que trata de solucionar. La ptosis palpebral o blefaroptosis se define como una caída excesiva permanente del párpado superior. En adultos, la causa más común de la ptosis es el estiramiento progresivo del músculo elevador del párpado, el cual se produce por la edad de forma natural.

También existen otros motivos por los cuales puede surgir la blefaroptosis: la ptosis congénita, por ejemplo, se produce por una alteración del desarrollo del músculo elevador en la etapa embrionaria, razón por la cual el individuo nace con los párpados caídos y los muestra así durante toda su vida. Aunque menos comunes, también pueden caerse los párpados por eventos como diabetes, miastenia grave, accidentes cerebrovasculares y otras muchas afecciones. En general, podemos describir el motivo subyacente de la blefaroptosis en tres puntos:

  • Debilidad del músculo que eleva el párpado.
  • Daño a los nervios que controlan ese músculo.
  • Flacidez de la piel de los párpados superiores.

Como ya hemos dicho, estas causas pueden encontrar su respuesta en el proceso de envejecimiento, en una malformación congénita o en ciertas patologías.

Es necesario comprender que, en muchos casos, la blefaroptosis no es solo un problema estético. Algunos pacientes pueden manifestar una visión reducida por culpa de esta caída del párpado, lo que dificulta la realización de funciones diarias y un correcto desempeño en labores de trabajo y sociales. Por otro lado, también es relativamente común que las ptosis congénitas simples presenten caída en solo uno de los dos ojos (el 75% de los casos), hecho que evidencia una asimetría facial que va más allá del “quiero verme más joven”.

Sea como fuere, el motivo que impulsa la blefaroplastia es individual y único y, por ello, la justificación radica en la motivación individual. No hace falta explicar por qué una persona quiere someterse a un proceso de cirugía: desde la falta de visión al descontento estético, todo motivo es válido.

Ptosis palpebral

¿Qué es la blefaroplastia?

Ya te hemos explicado la condición que se trata de solucionar, así que estamos preparados para echar mano al bisturí y abordar la blefaroplastia o cirugía para párpados caídos. En primer lugar, cabe destacar que esta intervención quirúrgica se realiza en el consultorio de un cirujano o en un centro médico como cirugía ambulatoria, es decir, toca pasar por quirófano.

Cabe destacar, como prefacio al procedimiento, que la blefaroplastia supone entre el 10-15% de las intervenciones quirúrgicas generales en todo el mundo y asciende a un 50% si se consideran únicamente las cirugías faciales. Estamos ante un problema muy común en la sociedad frente al que muchos deciden actuar: si te estás planteando pasar por quirófano por esta condición, no estás solo/a.

El procedimiento

Tenemos buenas noticias, pues el procedimiento es muy poco invasivo. El especialista inyecta un anestésico local en la zona afectada, con el fin de que el paciente no sienta ningún tipo de dolor o malestar durante el proceso. Tras esto, el cirujano procede a hacer una serie de incisiones en los pliegues o dobleces de los párpados, a través de las cuales retira la piel flácida y los tejidos grasos sobrantes y se tensa el músculo que se encontraba caído. Finalmente, se cierran las incisiones y se cosen los tejidos que se hayan abierto durante la operación. Así de simple.

El paciente puede volver a casa el mismo día de la operación sin más preámbulos. Aun así, el especialista puede recetarle gotas para los ojos, con el fin de reducir el picor y la hinchazón locales que se producirán durante las primeras 48-72 horas tras la intervención. También es común que aparezcan hematomas en la zona afectada producto de las incisiones, pero estos suelen desaparecer en pocos días.

Cabe destacar que, aunque el individuo pueda llevar una vida normal de forma inmediata, este debe evitar sobreesfuerzos que tensen los músculos de forma general, pues podrían saltarse las suturas. En unos 10 días la recuperación es completa.

Otras vías alternativas

A pesar de que la blefaroplastia sea la elección más común, la ptosis palpebral se puede abordar desde tres frentes diferentes más allá de ella. Estos reciben nombres según la vía de abordaje:

  • Vía anterior: consiste en reforzar el músculo elevador principal a través de una incisión en el pliegue natural del párpado. Es imperceptible.
  • Vía transconjuntival: se realiza el reforzamiento muscular a través de la conjuntiva ocular. No se hace incisión en la piel. Es la más común en personas jóvenes.
  • Suspensión frontal: se lleva a cabo en las ptosis congénitas en las que el músculo elevador del párpado presenta alguna deformidad.

Los cuidados post-operatorios son muy similares a los de la blefaroplastia, pues el modo de actuación es muy similar. Pueden aparecer hematomas y cierto dolor pero, sobre todo en la vía transconjuntival, los efectos son mínimos (pues en este caso ni siquiera se realiza una incisión).

Riesgos

En general, los riesgos y efectos secundarios son muy poco frecuentes. Te presentamos una lista con los posibles eventos adversos a tener en cuenta:

  • Amaurosis o ceguera transitoria: se produce en 1 de cada 25.000 casos y se atribuye, en general, a la aparición de hematomas.
  • Diplopía: percepción visual doble.
  • Lesión corneal: un efecto secundario relativamente frecuente que se cura espontáneamente en 24 horas, pero que causa malestar al paciente.
  • Ojo seco y cicatrización lenta.
  • Que los dos párpados no queden exactamente alineados.

Además de esto, pueden surgir otras complicaciones muy poco comunes, como la dificultad de cerrar los ojos para dormir, que en muy pocos casos es permanente. Estamos hilando muy fino, pues, como ya hemos dicho anteriormente, la gran mayoría de pacientes superan la operación sin problemas en unos pocos días.

Blefaroplastia

Precios

En general, la gente aprovecha su paso por quirófano para retocarse tanto el párpado superior como el inferior en ambos ojos (las típicas bolsas u ojeras permanentes) y, en estos casos, el precio puede rondar los 2.700-3.500 euros totales. Si el paciente decide tratarse solo los párpados superiores e inferiores el coste se abarata un poco, calculándose unos 2.000 euros totales.

Resumen

Como hemos podido ver en estas líneas, la blefaroplastia se trata de una intervención quirúrgica poco invasiva, rápida y de fácil recuperación en la inmensa mayoría de los casos. Normalmente surgen molestias, picores y hematomas oculares, pero estos desaparecen a los pocos días y se pueden combatir con gotas oftálmicas que alivien los síntomas.

Como en la mayoría de intervenciones, es el paciente quién tiene que sopesar si le merece la pena el paso por quirófano y el precio de la operación. La blefaroplastia está indicada, sobre todo, en aquellas personas a las que la caída del párpado les supone un problema de visión o en los casos donde solo uno de los dos párpados está exageradamente caído, pues la asimetría se hace demasiado evidente. Nosotros te hemos contado el proceso. A partir de aquí, tú decides.

Referencias bibliográficas

  • ¿Qué es el párpado caído? Blefaroplastia.es. Recogido a 10 de noviembre en https://blefaroplastia.es/parpado-caido/
  • Blefaroplastia, capítulo 152, libro de información virtual de información en ORL. Recogido a 10 de noviembre en https://www.oftalvist.es/blog/ptosis-palpebral-parpado-caido/
  • Cirugía para párpados, medlineplus.gov. Recogido a 10 de noviembre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002977.htm
  • Giacomotti, J. D., Losardo, R., Palazzo, J. A., Loccisano, M., & Postán, D. (2015). Bolsas palpebrales inferiores y blefaroplastia estética: investigación anatomo-quirúrgica. Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana, 41(1), 41-48.
  • Novo Torres, A., Salvador Sanz, J. F., Lorda Barraguer, E., & Laredo Ortiz, C. (2006). Corrección de ptosis palpebral por la incisión de blefaroplastia. Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana, 32(3), 179-184.
  • Párpados caídos, Medlineplus.gov. Recogido a 10 de noviembre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001018.htm
  • Ptosis palpebral, oftalvist.com. Recogido a 10 de noviembre en https://www.oftalvist.es/blog/ptosis-palpebral-parpado-caido/
Samuel Antonio Sánchez Amador

Samuel Antonio Sánchez Amador

Biólogo y divulgador científico

Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). A lo largo de su trayectoria profesional, permaneció dos años en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) en el departamento de biología evolutiva, donde realizó estudios genéticos y poblacionales en pequeños mamíferos. Esto le otorgó amplio conocimiento en cuestiones de heredabilidad, genes y patrones filogenéticos diversos. Desde febrero del año 2020 se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, redactando temas tanto de índole científica basal como salud humana y bienestar animal.