Cirugía de labios (queiloplastia): qué es, precio, procedimiento y resultados

La remodelación de labios se ha vuelto uno de los retoques más populares. Aquí te explicamos en qué consiste esta cirugía y qué variantes tiene.
Queiloplastia

El aumento de labios es, sin duda, uno de los retoques estéticos más demandados. Los expertos indican que las redes sociales y el efecto “influencer” sobre los jóvenes ha creado mella. Hoy en día es difícil observar algún rostro de alguna famosa que no se haya hecho este tipo de retoque.

Y aunque pueda sonar raro, con la llegada de la pandemia y el uso obligado de mascarillas esta intervención se ha disparado. Ahora te preguntarás por qué tantas personas están decidiendo remodelar esta zona si permanece tapada durante la mayor parte del día.

Pues parece ser que muchas personas están aprovechando el hecho de llevar mascarilla para esconder el postoperatorio. Además, muchas personas les da vergüenza admitir que se han “puesto” labios y prefieren decir que son naturales.

Sin embargo, el aumento de labios no es el único retoque que se hace en esta zona. También existen otros tratamientos indicados para remodelar los labios, reducirlos o corregir problemas morfológicos. Hagamos un breve repaso en qué consiste esta cirugía y cuáles son sus procedimientos.

¿Qué es la queiloplastia?

Más conocida como cirugía de labios, es un procedimiento estético que tiene como objetivo remodelar los labios. Algunas de las personas solicitan un aumento de labios porque desean unos labios más gruesos y voluminosos, mientras que otras quieren una reducción del tamaño de los labios. Por lo tanto, se conocen tres tipos de queiloplastia:

  • La queiloplastia de aumento: Se realiza en aquellos labios finos o que han perdido volumen a causa del envejecimiento facial.

  • La queiloplastia de reducción: Es un tratamiento poco habitual para aquellos pacientes con unos labios excesivamente desarrollados y poco armónicos con el resto de rasgos faciales. A veces, también se realiza para extraer infiltraciones o implantes que se habían colocado anteriormente para aumentar volumen y se llama queiloplastia secundaria.

  • La queiloplastia correctiva: Se hace en aquellos pacientes que han sufrido alteraciones en los labios que pueden estar causadas por tumores, traumatismos, quemaduras o por malformaciones congénitas como el labio leporino.

Queiloplastia aumento

¿A quién va dirigida?

Existen diferentes perfiles de candidatos que pueden optar para esta cirugía estética:

  • Personas con labios finos que desean aumentar su volumen.
  • Personas que tienen los labios demasiado gruesos que desean reducir su volumen.
  • Personas con alteraciones congénitas o que han visto sus labios afectados por alguna enfermedad.
  • Personas que realizaron algún tratamiento anterior que resultó fallido.

Es importante puntualizar que algunas personas con enfermedades autoinmunes e inflamatorias pueden no ser aptas para esta cirugía estética. Por este motivo, los pacientes se someten a exámenes médicos para que se pueda aprobar el procedimiento. Igualmente, las personas fumadoras deben tener especial cuidado, pues no se recomienda fumar cuando se practican este tipo de tratamientos.

Procedimiento

Los procesos de la técnica de la cirugía de labios dependen del tipo de operación que se realice, si es de aumento, reducción o reconstrucción.

1. Queiloplastia de aumento

Actualmente, gracias a la evolución de las técnicas, el aumento de labios puede realizarse en una consulta autorizada. En algunos casos, esta intervención se realiza en un quirófano dentro de un centro hospitalarios. Existen dos tipos de relleno de labios, uno que tiene una durabilidad temporal y otro que es permanente o definitivo.

El relleno de labios temporal se suele hacer con ácido hialurónico y es de lo más demandados. No solo se utiliza para dar volumen sino que también, proporciona hidratación, reafirma los tejidos del labio y atenúa las arrugas peribucales. Es una técnica indolora y muy rápida ya que se realiza en sesiones de 20 a 30 minutos en la que se infiltra ácido hialurónico a través de microinyecciones.

El ácido hialurónico presenta una serie de ventajas, la principal es la rapidez con la que se observan los resultados y la naturalidad. Es un material reabsorbible y biocompatible con el organismo por lo que los riesgos y los efectos secundarios son mínimos.

Gracias a ese tratamiento se pueden conseguir unos labios voluminosos y carnosos en proporción al rostro. La duración del tratamiento es de aproximadamente entre seis meses y un año dependiendo del tipo de piel de la persona y sus cuidados personales.

En lo que refiere al relleno de labios permanente, en este domina la técnica Permalip. Se trata de una intervención quirúrgica muy sencilla que se hace de la siguiente manera: El cirujano realiza dos pequeñas incisiones en las comisuras de la boca del paciente para introducir unos implantes de silicona sólida. La intervención no dura más de una hora ya que cada labio requiere una media hora. Sin embargo, cada vez se usa menos este material y se usan injertos de grasa del propio paciente que se extraen de las mejillas.

En cuanto a los resultados, ambos tipos de tratamientos dan a lugar unos labios naturales. Normalmente, cuando se usa ácido hialurónico, los resultados son visibles a las 24-36 horas después de la aplicación ya que durante las posteriores horas el labio suele verse inflamado. En cambio, en la técnica Permalip, los resultados tardan algo más en aparecer ya que van guiados por el periodo de cicatrización.

Cirugía labios

2. Queiloplastia de reducción

Esta intervención se realiza a aquellos pacientes que tienen unos labios excesivamente grandes y que les ocasionan problemas al hablar, al controlar la salivación y para masticar. Es de vital importancia ponernos en manos de un cirujano plástico cualificado, el cual nos informará y asesorará de manera detallada de todo relativo a la intervención y a los resultados.

Debemos exponer claramente al cirujano las expectativas que tenemos sobre los resultados. Este evaluará el labio con el resto de la cara de frente y de perfil y nos proporcionará el tratamiento adecuado para obtener unos labios proporcionados con los rasgos faciales. La intervención quirúrgica se realiza con anestesia local y consiste en la reducción del labio, la cual puede ser en dos direcciones.

Si se quiere reducir el tamaño de los labios verticalmente, la intervención consiste en realizar una incisión transversal en las comisuras laterales por la zona interior del labio. Seguidamente, se eliminan las glándulas labiales hipertrofiadas (de gran tamaño) o los tejidos sobrantes. Como la incisión se realiza por dentro del labio, la cicatriz es muy discreta. Finalmente, se dan unos pequeños puntos de sutura reabsorbibles para aproximar los tejidos del labio.

Si, por el contrario, los labios son demasiado grandes en el plano transversal, se extirpa una cuña vertical del labio para disminuir su longitud. La incisión se extenderá horizontalmente para poder ocultar la cicatriz a lo largo de la ranura mentolabial.

3. Queiloplastia secundaria

Es la que se utiliza para corregir un procedimiento estético anterior fallido o que por diferentes razones, al paciente ya no le gusta. En este caso, la incisión se realiza dependiendo de las necesidades del paciente y se extrae todo el producto que sea accesible.

Actualmente, se usa la fibra de láser quirúrgico para intentar deshacer aquellos granulomas que no sean accesibles. A continuación, se cierran los bordes con una sutura reabsorbible. Son puntos que se caen solo y si en siete días queda algún resto se retira en la visita de control.

En esta pequeña intervención también se hace uso de anestesia local y no suele durar más de una hora. La cicatriz, al hacerse en la mucosa, es muy poco visible y suele ser muy pequeña.

4. Queiloplastia correctiva

También llamada reparadora, corrige las malformaciones congénitas como los labios leporinos o causados por enfermedades tumorales, traumatismos o quemaduras. Se realiza en plastias, un tipo de cirugía que utiliza el tejido del propio labio. En ocasiones se necesita hacer uso de injertos.

¿Cómo es el postoperatorio?

El postoperatorio de una cirugía de labios no es largo, pero sí que puede ser un poco molesto al principio ya que los labios se suelen mover bastante, a la hora de gesticular, hablar y comer.

Normalmente aparece un edema que irá desapareciendo pasados 4 a 5 días y a veces el médico te puede recomendar aplicar compresas frías para acelerar el proceso de desinflamación y curación.

También se recomienda tener cuidado cuando se come y se sugiere la ingesta de una dieta blanda en los días posteriores. Del mismo modo, se recomienda de 2 a 3 días de descanso para que el paciente no haga esfuerzos al hablar y comer.

En el caso que se hayan hecho puntos de sutura, estos se retirarán de 7 a 10 días después de la cirugía. El enrojecimiento de la zona puede durar hasta que la cicatriz sane completamente y se diluya.

Precio

No hay un precio fijo, ya que en función del caso y del resultado que se pretenda obtener, el precio puede ser muy variable. Es importante escoger un profesional que trabaje con un buen producto, por ello, es importante hacer primero una buena búsqueda y comparar los distintas clínicas que ofrecen estos servicios.

En el caso del aumento de labios, el precio aproximado va desde los 250 € a los 350 €, y hasta 500 € en casos que requieran más producto. En cambio, el precio de la queiloplastia de reducción o correctiva puede oscilar entre los 1.200€ y los 2.000€

TÓPICOS
Belleza
Anna Surroca Gibert

Anna Surroca Gibert

Microbióloga y comunicadora científica

Anna Surroca (Granollers, 1996) es graduada en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente es estudiante del Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionada por la sexualidad humana y el fotoperiodismo, ha encontrado en el mundo de la comunicación su verdadera vocación. Actualmente es redactora en Médicoplus, AZ Salud y Estilo Next.