8 dinámicas de integración eficaces (y cómo llevarlas a cabo)

Las dinámicas de integración son esenciales para que los miembros de un grupo aprendan a trabajar unidos sin preconcepciones. Te ponemos algunos ejemplos eficaces para llevarlas a cabo.
Dinámicas integración

Las dinámicas grupales hacen referencia a un conjunto de procesos basados en la interacción entre personas, mediante situaciones ficticias, planteadas con objetivos concretos. Su fin último es el aprendizaje conjunto basado en dos hechos: “que el individuo sienta lo que hace y lo viva”. Este tipo de actividades permiten ahondar en las relaciones entre personas y posibilitar el desarrollo de las características definitorias del individuo.

Existen muchos tipos de dinámicas grupales, dependiendo del contexto sociocultural planteado y del objetivo de las mismas: dinámicas de presentación, de cohesión y confianza grupal, de comunicación y de resolución de conflictos, entre otras. Por ejemplo, en el ambiente laboral estas prácticas reportan beneficios muy claros y cuantificables en los empleados: motivan a los trabajadores, mejoran la capacidad comunicativa, reducen el estrés, sirven de aprendizaje y propician la participación, entre otras cosas.

Una de las dinámicas grupales más prácticas y aplicables en diversos ámbitos son las dinámicas de integración, cuya finalidad es transmitir una lección, ya sea de índole moral, educativa o con mensajes que promueven el compañerismo. Si quieres conocer las mejores dinámicas de integración eficaces en distintos ámbitos sociales, continúa leyendo.

¿Cuáles son las mejores dinámicas de integración?

En este tipo de actividades conjuntas buscan que se mejoren las relaciones entre niños, estudiantes, trabajadores y más entidades, dejando atrás barreras interpersonales que se hayan podido o puedan dificultar el proceso de compañerismo. Todo esto se consigue mediante la construcción de comunicación, empatía y confianza basadas en la práctica.

Además de la cohesión entre individuos, este tipo de actividades también son perfectas para afianzar conocimientos. Como se suele decir, nada tiene que ver observar con hacer y, por ello, las dinámicas de integración son tremendamente útiles para que los individuos puedan integrar lo que han aprendido previamente.

De todas formas, es necesario destacar que, antes de realizar cualquier dinámica de integración, debe existir un facilitador. Este será el que programe y direccione a los individuos durante la actividad, pero también el que la elija en base a las carencias grupales o el fin que se quiera lograr. Una vez esclarecido esto, repasemos 8 buenas dinámicas de integración válidas para cualquier tipo de entorno.

1. Río turbio

Para esta dinámica, se requieren una serie de tapas de botella o pequeños guijarros. Todos los integrantes se pondrán en círculo, cada uno con su guijarro/tapa designado. Una vez situados, empezarán a entonar un canto que dice así: “Por el río corre un agua turbia, turbia”.

Siguiendo el ritmo de la tonalidad, cada cierto tiempo se pasará al compañero de la derecha el guijarro de cada integrante. El compás del canto irá aumentando en velocidad, razón por la cual los individuos tendrán que focalizar su atención en la actividad a realizar y adquirirán mayor capacidad de actuar con rapidez. Se pueden “eliminar” a los integrantes que no pasen su guijarro a tiempo, lo que fomenta una competencia sana.

2. Mundo

Esta dinámica es mucho más sencilla que la anterior. Todos los integrantes se colocarán en círculo, y el facilitador, para empezar, estará en el centro. Este tendrá una pelota, y la lanzará de forma aleatoria a cualquiera de los individuos del círculo, nombrando a su vez un elemento (tierra, mar, o aire). El que ha recibido la pelota debe nombrar a un animal relacionado con ese elemento (tierra: lombriz), lo que fomenta y ejercita a las personas a hacer una asociación rápida de ideas.

Cuando un participante dice “mundo” al recibir o lanzar la pelota, todos deben cambiarse de lugar, situándose en el centro el que tiene la bola en ese momento. Esta actividad promueve la integración, la participación grupal y es un buen entrenamiento para pensar con rapidez y eficacia.

3. Adivina el personaje

Una dinámica de integración típica que muchos llevamos a cabo en situaciones sociales sin darnos cuenta. La premisa es simple: cada integrante del grupo escribe un personaje en un post-it, se mezclan todos y aleatoriamente cada uno recibe uno de los personajes que otro ha escrito y se lo coloca en la frente.

Por rondas, cada participante hará preguntas sobre su personaje desconocido pegado en la frente que solo se pueden responder con “sí” y “no”. Si la respuesta es no, se pasa al siguiente concursante, pero si acierta, esa persona puede seguir preguntando. El primero que adivine su personaje sale victorioso.

Esta actividad promueve la participación de todos los integrantes en cualquier entorno, sobre todo de aquellas personas que suelen verse eclipsadas por su falta de habilidades comunicativas en nuevos círculos. Es un método verdaderamente eficaz para romper el hielo y crear un ambiente distendido, a la vez que se aprenden a respetar turnos.

Adivina personaje

4. Generar ideas creativas

No todo son juegos, pues en el ámbito laboral también se pueden requerir dinámicas de integración grupales para fines empresariales o de producción. Por ello, el proceso que te explicamos en estas líneas es un poco más sobrio.

En esta dinámica, el facilitador reunirá a 6 personas y le dará a cada una de ellas un folio en blanco con un título concreto sobre una materia. Cada empleado tendrá 5 minutos para escribir todas las ideas que se le ocurran en ese folio con respecto a esa temática y, después, se la pasará al compañero de la derecha.

Así, cada empleado tendrá 5 minutos para escribir ideas sobre 6 temáticas diferentes, generalmente asociadas al ámbito laboral. Una vez finalizada la dinámica, habrán cientos de ideas condensadas en la mesa y, además, podrán expresarse libremente todos aquellos trabajadores que sienten reparo a compartir sus pensamientos o hablar en público.

5. Confianza de equipo

“Si confías en mí, cierra los ojos y déjate caer”. ¿Te suena esta premisa? Pues esta dinámica de integración es exactamente eso. Una persona se coloca levantada delante de sus compañeros con los ojos cerrados y debe dejarse caer hacia atrás, esperando que los demás lo sujeten y prevengan el golpe. Todos los integrantes del equipo deben hacerlo.

Por primal y básico que suene, a veces los lazos pueden comenzar con actos tan aparentemente irracionales como evitar que alguien se haga daño. Esta dinámica es excelente para evitar tensiones y promover que los integrantes del equipo aprendan a confiar los unos en los otros.

6. ¡Cocodrilo!

Una dinámica de integración perfecta para ambientes que involucran a niños. La premisa es sencilla: se dibujan dos líneas en el suelo (físicas o imaginarias) y los participantes se dividirán en dos grupos, colocándose cada uno detrás de las líneas.

Un niño voluntario será el cocodrilo y, a la señal del facilitador, cada grupo deberá saltar al terreno delimitado por la línea contraria. En este momento, el “cocodrilo” aprovechará para interceptar a su presa (siempre sin hacer daño a nadie, claro). Este juego fomenta el compañerismo, la integración y, además, es muy divertido.

Cocodrilo

7. Una persona especial

De nuevo, otra de las dinámicas de integración perfectas para infantes. A cada niño se le pedirá que piense en alguien al que admira (un personaje público o familiar o amigo) y que cite, ya sea en su cabeza o en un papel, las cualidades que lo hacen especial. A continuación, en subgrupos de 4-5 niños, todos pondrán en común a la persona que han elegido y las razones de ello.

Finalmente, un representante de cada grupo expondrá a la totalidad de compañeros el personaje al que admira. El objetivo de esta dinámica es claro: la integración grupal y que los individuos aprendan a conocerse entre ellos en base a sentimientos positivos.

8. Espaldas pegadas

Un enfoque claro y sencillo: dos personas se sientan mirando a lados opuestos, espalda con espalda. Tras ello, entrelazan sus brazos y tienen que levantarse de forma conjunta apoyándose en la espalda de su respectivo compañero. Es otra de esas dinámicas que fomenta la confianza, el compañerismo y la distensión en el entorno, independientemente de la edad de los que la practiquen.

Resumen

Te hemos contado 8 ejemplos de dinámicas de integración muy eficaces en los entornos grupales, algunas ideales para niños, otras para adultos y otras aptas para todas las edades. De todas formas, la idea general siempre es la misma: fomentar el compañerismo y la confianza en base a la práctica.

Este tipo de actividades fomentan que los trabajadores/niños/estudiantes liberen estrés, ejerciten sus capacidades personales y se abran paso en el grupo sin tener que confiar exclusivamente en sus habilidades sociales. En un grupo sano y establecido, nadie puede quedarse fuera.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies