Personalidad magnética: 15 rasgos de las personas seductoras

Las personas seductoras se valen de todas sus fortalezas para conquistar y centrar la atención.
Personalidad magnética

Es normal que, cuando vemos a una persona por primera vez, sea su apariencia la que se quede grabada en nuestra mente.

No solo su belleza física, sino su mirada, su pose, su caminar, todo lo que nos pueda dar un mínimo de información válida sobre el ser que se ha cruzado frente a nuestros ojos, a pesar de que la primera impresión no cuenta es inevitable que realicemos nuestro primer juicio en base a ello. Pero te has puesto a pensar... ¿por qué ocurre esto? ¿por qué no podemos apartar la vista de una persona en específico que parece atraernos de una vez?

Existen ocasiones en que las personas parecen tener cierto magnetismo que no podemos ignorar, es como si nos invitaran a conocerlos y nos dejan con el interior movido por completo, haciendo que sea muy difícil olvidarlos. ¿Lo más curiosos sobre esto? Es que dichas personas no necesitan gozar de una belleza deslumbrante o poseer riquezas envidiables, sino que de alguna manera saben aprovechar sus rasgos para destacar por sobre los demás.

¿Conoces a alguien que tenga algún tipo de personalidad magnética como esta? Si es así o si no conoces a alguien de este tipo, te invitamos a quedarte en este artículo donde hablaremos todo lo referente a los rasgos que tienen estas personas seductoras.

¿Qué es una personalidad magnética?

En resumidas cuentas, la personalidad magnética o seductora, es aquella capacidad que se tiene para destacar todos los rasgos que tiene una persona que la hace encantadora, pero por sobre todo que es capaz de transmitir dicho encanto a los demás, llegando a cautivarnos. Estos rasgos se basan en distintos elementos y habilidades propias, como el carisma, la confianza, la autoestima, el humor, etc.

Lo cual los convierte en personas atractivas por naturaleza, es decir, que son difíciles de ignorar y pueden llegar a influenciar a las masas, simplemente porque otorgan un aire de confianza incluso si aún son desconocidos. Algo que es necesario aclarar es que, pesar de que muchos pueden confundir la personalidad magnética con una fascinación física, cuando esto no es para nada cierto.

Lo que hace a una persona seductora es el control y la paz que tiene en sí mismo, la forma en que expresa sus emociones se conecta con las personas, en cómo proyecta su propia seguridad y su valentía en arriesgar en lugar de reprimirse. Por lo que no existe ninguna receta mágica para convertirse en alguien magnético, sino que se trata de un trabajo interno para reconocer las habilidades propias y hacer uso de estas.

Rasgos de las personalidades magnéticas

Hablamos mucho sobre estos elementos o rasgos que tienen las personas seductoras, pero... ¿cuáles son y por qué son claves para que algunas personas sean realmente magnéticas? Aquí lo verás.

1. Empatía

La empatía es quizás la característica más importante y apreciada en las personas seductoras, ¿por qué razón? Pues, porque no hay nadie más atrayente que alguien que te ofrece ayuda mientras escucha tus problemas sin juzgarte y parece comprenderte mejor que nadie más. Esto lleva a las personalidades magnéticas a crear estrechos vínculos con las personas y entablar conversaciones que son tanto interesantes como profundas, por lo que termina siendo cautivador y te puede dejar con ganas de tener más de esa persona.

2. Control de sus comportamientos

Recuerda que en este caso, las personalidades seductoras no se basan en su aspecto físico o en enfocarse en tácticas de conquista, sino en invitar a los demás a conocerlos, por ello otro rasgo atractivo es el control de sus comportamientos, no en el sentido de que parezcan reservados o fríos, sino que demuestran su capacidad de actuar según como demande cada situación. Generalmente lo hacen de manera asertiva, sin disfrazar sus intenciones pero sin lastimar a los demás o crear más dramas de lo necesario.

Otro punto a su favor es que pueden manejar muy bien su lenguaje corporal, por lo que sus acciones hablan más fuerte que sus palabras y pueden atraer la atención de otros por su tono de voz, sus gesticulaciones, postura y expresiones faciales.

3. Extraversión

La extraversión hace referencia a la capacidad de exponerse ante distintos contextos sociales sin temor a resaltar, interactuar o poner a prueba sus habilidades de manera constante. Esto tiene que ver mucho con el nivel de autoestima que las personas seductoras poseen, por lo que no tienen miedo, ni sienten ansiedad de mostrarse tal cual son, tomar riesgos, aprovechar las oportunidades que llegan a ellos o entablar conexión con personas que conocen por primera vez.

Mujer

4. Confianza en sí mismos

Hemos hablado ya que, parte de estos rasgos es debido al alto nivel de autoestima y confianza que poseen en sí mismos, no solo en su personalidad, sino en sus capacidades y habilidades propias. Pero van un poco más allá, en el sentido que no tienen temor de aceptar sus errores o desconocimientos ante algo y en lugar de sentirse inferiores, se emocionan por aprender cosas nuevas.

Hay que tener en cuenta que la confianza no es sinónimo de egocentrismo, sino tener la seguridad y convicción tanto en las fortalezas como en las debilidades propias y tener la apertura de aceptarlo y mejorar.

5. Afición a la curiosidad

La curiosidad expone nuestro sentido más divertido e inocente, por lo que nos hace ver joviales, alegres y socialmente abiertos, características que son muy atractivas, es decir ¿no preferirías rodearte de alguien que te saque una sonrisa con sus ocurrencias y aventuras? Lo mejor de todo, es que su curiosidad va en partes iguales de obtención de conocimientos interesantes, experiencias nuevas y divertidas ocurrencias que pueden calentar cualquier espíritu.

6. Humildad

Como lo mencionamos anteriormente, la confianza propia no tiene nada que ver con el egocentrismo y eso es justo lo que más llama la atención de las personas seductoras, que pueden reconocer sus fallas con humildad y no sienten la necesidad de pasar por encima de nadie, ya que siempre se inclinan es a comprender a las personas y consolarlas. Por lo que son considerados grandes altruistas.

7. Toque de misterio

Si hay un rasgo que es más atrayente que el resto es ese toque de misterio que muestran algunas personas, esa tendencia a ser ligeramente reservados, callados, distantes, que parecen ocultar un gran secreto que deseamos desvelar a cualquier costo y por ello nos acercamos más a ellos. Esto se debe a que aquellos con personalidad magnética no suelen compartir todo de ellos en un primer instante, sino que disfrutan crear confianza con las personas para abrirse poco a poco.

8. Gran adaptación

La capacidad de adaptación a cualquier entorno es algo de suma beneficencia para las personas, ya que pueden disminuir sus niveles de ansiedad y estrés ante un entorno desconocido y apreciar las oportunidades que trae consigo en lugar de enfocarse en el cambio como una amenaza para lamentarse. Estas personas son capaces de percibir los cambios como parte esencial de la vida, que los ayuda a crecer y explorar experiencias novedosas.

9. Valentía

Hay quienes suelen confundir la valentía con imprudencia, de realizar actos de manera instintiva y sin pensar en las repercusiones, pero la valentía hace referencia a la firmeza que tenemos en hacer lo que queremos hacer. Esto implica mantener nuestra palabra, cumplir promesas, respetar las opiniones de los demás, saber cuando es necesario apartarse de lo que nos hace daño y no vacilar ante nuestras decisiones.

Este es otro rasgo que muestran las personalidades seductoras, por eso hacen ver como que todo es fácil para ellos, cuando en realidad se arman de coraje para enfrentar las cosas sin dudar y tienen un plan de respaldo detrás para evitar arrepentimientos.

10. Tendencia a ser mediadores

Estas personas no tienen inconvenientes en actuar de mediadores ante conflictos o para dar a entender las intenciones de otra persona, ya que no desean verse superiores a nadie ni imponer sus ideales, sino que prefieren mantener la armonía. De esta manera son capaces de llevarse bien con distintos grupos e individuos.

11. Proxémica

La proxémica puede definirse como la capacidad que existe en los seres para interactuar en sus espacios personales, tanto para acercarse entre ellos como para mantener la distancia o repelerse, a través de sus lenguajes verbales. Las personalidades magnéticas pueden jugar con estos espacios personales, de manera que los demás no lo sientan como una intimidación o una invasión, sino que deja una sensación de confianza.

12. Vivir en armonía

Todos aquellos que poseen personalidades magnéticas tienen un gusto indiscutible por mantener el equilibrio, lo cual implica que sus habilidades nunca son utilizadas para sobreponerse ante los demás o para humillarlos. Por el contrario, siempre sirven de apoyo para sus amigos y los ayuda a crecer.

13. Muestran felicidad

Pero, si todos expresamos felicidad, ¿por qué no nos sentimos atraídos por más personas? Aunque sea difícil de creer, mostrar felicidad puede ser todo un desafío, ya que no solo se trata de sonreír o ser cortés, también se ven involucrados otros elementos más internos como la autosuficiencia, la confianza y el amor propio. De manera que, si estas personas están bien por dentro puede verse muy claro por fuera.

14. Facilidad para expresarse

La comunicación es un factor muy significativo a la hora de sentir atracción por alguien, esto se debe a que tendemos a percibir los silencios muy prolongados como falta de interés o de distanciamiento. Mientras que las personas que son capaces de expresar sus sentimientos y mantener una comunicación abierta, son percibidos como seres más interesantes que deseamos conocer y acercarnos.

15. Practican la escucha activa

Escuchar a alguien no es lo mismo que prestar atención a lo que están diciendo, por eso la escucha activa es fundamental para tener una comunicación efectiva con otra persona y demostrar interés en la misma. No solo para que esa persona se desahogue sino para comprender su situación y que podamos ofrecer una respuesta adecuada.

Estas son características que alguien puede adquirir con el tiempo y la experiencia. Así que tú también puedes convertirte en alguien con una personalidad magnética.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como EstiloNext y AZSalud.