Los 6 tipos de dientes (y sus características)

Los dientes son esenciales para la masticación, la fonación y la armonía estética facial. Te presentamos sus tipos según su permanencia y localización en el arco dental.
Tipos dientes

En anatomía animal, la boca o cavidad oral es la abertura a través de la cual los animales vertebrados nos alimentamos y emitimos sonidos para comunicarnos. En su interior, encontramos una serie de estructuras esenciales para comprender la capacidad de nutrirnos, como pueden ser la lengua, la saliva, las glándulas salivales, el paladar y los dientes.

Por ejemplo, la saliva, además de ablandar el bolo alimenticio y favorecer la masticación, también presenta lisozimas que destruyen a las bacterias presentes en la comida, protegiendo así nuestro tracto intestinal de posibles infecciones. Los dientes, por su parte, también tienen una clara función fonatoria más allá de la masticación, pues la pronunciación y el tono se obtienen, en gran medida, por la colocación y salud del aparato dental.

Con todos estos datos, evidenciamos que las estructuras bucales cumplen muchas más funciones de lo que en un principio podría parecer. Sigue con nosotros, pues hoy te lo contamos todo sobre los 6 tipos de dientes y sus características, destacando algunas de sus funcionalidades que seguro no conocías.

¿Cómo se clasifican los dientes?

Como ya sabrás, la función principal de los dientes es la masticación. Gracias a ellos, podemos cortar, mezclar y despiezar la comida que ingerimos, proceso que permite a la lengua y la laringe formar un bolo que sea fácilmente tragado. Estas estructuras de tejido mineralizado comienzan a formarse desde la etapa embrionaria e inician su erupción en los primeros meses de vida, marcando la transición de una dieta líquida a otra eminentemente sólida.

A la hora de hablar de tipos de dientes, podemos recurrir a la clasificación típica (incisivos, caninos, premolares y molares). Abordaremos todos estos conceptos en futuras líneas, pero antes, queremos hacer una distinción esencial en lo que al aparato dental se refiere.

1. Tipos de dientes según su permanencia

Comenzamos analizando la tipología dentaria según su permanencia a lo largo de la vida del individuo, o lo que es lo mismo, diferenciamos a la dentición decidua de la permanente. Vamos a ello.

1.1 Dientes deciduos o “de leche”

Los dientes deciduos son aquellos que emergen de nuestra boca desde las primeras etapas vitales, generalmente a partir del sexto mes de edad. Los primeros en salir suelen ser los incisivos (6 meses), mientras que los segundos molares aparecen a los 33 meses, completando un desarrollo dentario deciduo a los 3 años, de forma aproximada.

Estos dientes, mucho más frágiles y menores en número (son solo 20 totales, en comparación con los 32 definitivos) acompañan al infante hasta los 7 años en el caso de los incisivos, periodo que se extiende hasta los 10-12 en los segundos molares. Son mucho más pequeños y menos resistentes, ya que las capas de dentina y esmalte son finas. A la entrada de la pubertad, ya se ha producido el recambio dentario completo.

Dientes leche

1.2 Dientes definitivos

Los dientes definitivos, como su propio nombre indica, son aquellos que nos acompañan por el resto de nuestras vidas. Están compuestos por una durísima capa de esmalte externa (hecha de hidroxiapatita, el tejido mineral más duro del mundo), un grueso lecho de dentina, cemento radicular, pulpa dentaria y periodonto. Son estructuras extremadamente resilientes, ya que soportan el estrés mecánico que supone la masticación durante 70 años o más.

2. Tipos de dientes según su localización

Una vez hemos fijado nuestra atención en la dentadura definitiva, cabe destacar que esta está compuesta por 32 dientes, 16 en el maxilar superior y 16 en el inferior, que se reparten de la siguiente forma: (4 incisivos + 2 caninos + 4 premolares + 6 molares) x 2 = 32 dientes totales.

La función de estos dientes es mayoritariamente masticatoria, pero también juegan un papel esencial en la emisión de voz, la estética e higiene individual y la preservación del arco mandibular, es decir, la forma de la mandíbula y su relación con el resto de la cara. A continuación, te presentamos cada uno de los tipos de dientes definitivos según su localización.

Dientes clasificación

2.1 Incisivos

Los 8 dientes anteriores con los que nos encontramos en el maxilar inferior y superior (4 + 4) se denominan incisivos (incisors en inglés), término que hace una referencia clara a su potencial para despiezar y disgregar alimentos, pero sin molerlos. Los incisivos que se presentan de forma frontal son los centrales, mientras que los adyacentes reciben el nombre de laterales.

Estos aparatos dentarios tienen una única raíz y un borde afilado, conocido en inglés como sharp incisal edge. Si cuantificamos la funcionalidad total de cada diente con un valor máximo del 100%, podemos decir que la labor masticatoria de los incisivos es solo del 10%, pero que presenta funciones fonadoras y estéticas en un 90% de su espectro. La falta de incisivos disgrega completamente la estructura facial de quien lo sufre, así que se consideran un componente estético muy importante en la sociedad actual.

2.2 Caninos

Tras los 4 primeros incisivos (centrales y laterales) encontramos a los caninos, uno a cada lado del arco dental, lo que hace un total de 4 (2 en el maxilar inferior y 2 en el superior). Los caninos son considerados la pieza angular de este arco, pues junto con los primeros molares, se cree que son los dientes más importantes para la labor masticatoria.

Estos dientes tienen una forma triangular (con una sola cúspide y una raíz) y su funcionalidad principal es la de desgarrar los alimentos. Son importantísimos para las dinámicas mandibulares y el deslizamiento de unos dientes sobre los otros en los movimientos masticatorios y, por ello, tienen la raíz más profunda y más anclada al hueso de todo el aparato dentario. Su funcionalidad es un 20% masticatoria y un 80% fonética/estética.

2.3 Premolares

Son un total de 8, 2 a cada lado del arco dentario, tanto arriba como abajo. Están situados adyacentes a los caninos, con 3-4 cúspides y 1-2 raíces dentarias. Los premolares no existen en la dentición primaria, de ahí que el número de dientes en infantes sea tan reducido. Son los primeros de la lista encargados en asistir y realizar la trituración, o lo que es lo mismo, la disgregación de alimentos en piezas muy pequeñas que formarán el bolo digerible.

Del total de toda su funcionalidad, los premolares tienen un 60% de labor masticatoria y un 40% de trabajo fonatorio/estético. Casi no se ven en situaciones normales y no están en contacto con la punta de la lengua, así que la mayoría de su funcionalidad es eminentemente mecánica.

2.4 Molares

Son un total de 12, 6 arriba y 6 abajo, 3 a cada lado del arco dentario, así que suponen el grueso de las estructuras dentales totales. Son los que presentan la superficie más plana, unas 4-5 cúspides y 2 raíces. Su funcionalidad es triturar el alimento, así que deben presentar una forma grande y amplia que permita realizar este movimiento mecánico de la forma más efectiva posible.

Curiosamente, existe una tendencia creciente en la población a no desarrollar los terceros y últimos molares, también conocidos como “muelas del juicio”. Este fenómeno se conoce como agenesia, y aproximadamente el 20-30% de las personas del mundo carecen de alguno de los terceros molares.

La ausencia de los terceros molares es un claro ejemplo de los mecanismos de vestigialidad que se dan en los seres vivos. Se cree que nuestros antepasados desarrollaron los terceros molares para disgregar más correctamente el follaje y materia vegetal, pues así “compensaban” de alguna forma la dificultad que nuestra especie presenta a la hora de digerir celulosa. Ante una dieta mayoritariamente herbívora y frugívora, los molares se abren paso por delante de los incisivos y caninos.

En la actualidad, estas muelas se han vuelto completamente inútiles y en muchos casos son incluso dañinas, ya que pueden provocar presión y desajustes en los dientes adyacentes, debido a su gran tamaño y crecimiento accidentado. Curiosamente, se ha detectado que su desarrollo está completamente vinculado a la herencia: la expresión del gen PAX9 es la responsable de la falta del tercer molar.

Resumen

Como has podido observar, el mundo de los dientes va mucho más allá de la masticación. Más allá de despiezar los alimentos, estos elementos duros son esenciales para mantener la forma de la boca, el tono, la vocalización y diversos atributos de índole estética. Gracias a ellos, somos capaces de ingerir el alimento que nos da la vida y comunicarnos entre nosotros, ni más ni menos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies