Diferencias entre venas, arterias y capilares

Explicamos las diferencias entre los tres vasos sanguíneos del cuerpo humano.
Diferencias entre venas, arterias y capilares

Las venas, arterias y capilares comparten una característica común: los tres son vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos transportan y distribuyen la sangre a través de todo el cuerpo, formando el sistema circulatorio.

Este sistema, en los seres humanos, es cerrado; así, la sangre circula por el interior de este sistema de conductos, que denominamos vasos sanguíneos.

Estos tres conductos sanguíneos pueden confundirse. Sin embargo, presentan notables diferencias en cuanto a sus características y funciones. En este artículo conoceremos las 6 diferencias entre venas, arterias y capilares. Además, explicaremos con detalle qué es cada uno de ellos y qué función ejerce en nuestro organismo.

Diferencias entre venas, arterias y capilares: ¿qué es cada uno?

Para poder entender las diferencias entre venas, arterias y capilares, vamos a definir qué es (y cómo es) cada uno de estos vasos sanguíneos. Conoceremos sus características más relevantes y sus funciones.

1. Venas

Las venas son los vasos sanguíneos encargados de transportar la sangre desde los diferentes órganos hacia el corazón. La primera de las diferencias entre venas, arterias y capilares que encontramos es que la pared de las venas es más fina y menos resistente que la de las arterias, como veremos más adelante. Sin embargo, los capilares son aún más finos que las venas.

Esto es así (que la pared de las venas sea más fina y menos resistente) porque la sangre que circula por las venas lo hace con menor presión que la ejercida en las arterias.

En el interior de las venas encontramos una válvulas, llamadas válvulas venosas (o válvulas semilunares) que actúan impidiendo el retroceso de la sangre hacia los órganos de origen. Como veremos, en las arterias también se localizan unas válvulas que ejercen la misma función (impedir el retroceso de la sangre).

2. Arterias

Las arterias son aquellos vasos sanguíneos encargados de llevar la sangre que sale del corazón hacia las diferentes partes del organismo (es decir, hacia los diferentes órganos). Así que, acabamos de encontrar otra de las diferencias entre venas, arterias y capilares: las venas salen de los órganos hacia el corazón, y las arterias hacen justo lo contrario (salen del corazón hacia los órganos).

¿Cómo son las arterias y qué características presentan? Están formadas por una pared elástica y a la vez resistente. Dicha pared les permite soportar la presión con la que la sangre sale de nuestro corazón. Cuando el corazón se contrae, la sangre sale de golpe, “disparada”, y se acumula en la arteria. Esta arteria, al recibir la sangre, se hincha.

Entonces, las paredes de las arterias lo que hacen es presionar a la sangre que no puede retroceder hacia el corazón, ya que existen unas válvulas que lo impiden: las válvulas sigmoideas. Así, la sangre es empujada hacia adelante, e inicia su recorrido por todo el cuerpo. Podemos decir, pues, que es gracias a esa presión ejercida que la sangre puede circular y distribuirse por el organismo.

Finalmente, comentar que las paredes de las arterias presentan una serie de orificios por los que la sangre fluye hacia los diferentes tejidos del cuerpo.

3. Capilares

Finalmente, los capilares son los vasos sanguíneos encargados de intercambiar diferentes sustancias entre la luz de los capilares y el intersticio celular de los tejidos. Su grosor es extremadamente fino (como veíamos, otra de las diferencias entre venas, arterias y capilares es que los capilares son los vasos sanguíneos más finos).

De hecho, su nombre (“capilar”) proviene de este grosor tan fino, asimilándose al grosor de un cabello.

En cuanto a la pared de los capilares, esta está formada por el endotelio, una única capa de células. Dicha capa permite que se filtren los componentes de la sangre hacia las células y los desechos de las mismas hacia la sangre.

Todos los órganos de nuestro cuerpo tienen un sistema de capilares propio. Técnicamente, las arterias se van “convirtiendo” en capilares, ya que conforme estas se alejan del corazón, se van ramificando en otros vasos más finos, llegando a los órganos en forma de capilares. Dichos capilares se unen y originan vasos cada vez más gruesos, que son las venas y que tienen la función de devolver la sangre al corazón, como hemos visto anteriormente-

Las 6 diferencias entre estos vasos sanguíneos

Ahora que ya hemos conocido las definiciones y características de cada uno de estos vasos sanguíneos, así como algunas de las diferencias existentes entre ellos, vamos a sintetizar las diferencias entre venas, arterias y capilares más importantes (algunas ya las hemos mencionado).

1. La presión de la sangre

La sangre que fluye por las arterias conversa cierta presión (la presión que “proviene” del corazón); en el caso de venas y arterias, en cambio, dicha presión no existe.

2. Origen y destino

Otra de las diferencias entre venas, arterias y capilares es el origen y destino de la sangre: mientras que en las venas la sangre sale de los órganos hacia el corazón, en las arterias sale del corazón hacia los órganos; finalmente, en el caso de los capilares, estos son en realidad las “terminaciones” de las arterias, que se han ido ramificando al final de los órganos (destino).

3. Grosor de las paredes

La siguiente de las diferencias entre venas, arterias y capilares la encontramos en el grosor de sus paredes. Así, mientras que las arterias tienen las paredes más gruesas de todas, las paredes de las venas son ligeramente más finas, y las de los capilares son las más finas de todas. Además, las paredes de los capilares no se asocian a tejidos musculares.

4. Grado de flexibilidad

Mientras las paredes de las arterias son gruesas y resistentes (tiene flexibilidad para volver a su forma original al ser aplastadas), no ocurre así en las arterias y capilares. Así, las arterias son los únicos vasos sanguíneos capaces de recuperar su forma original ante una deformidad o fuerza externa.

5. Presencia de válvulas

La quinta de las diferencias entre venas, arterias y capilares hace alusión a la presencia de válvulas. Tanto las venas como las arterias presentan válvulas en su interior, que tienen la función de evitar que la sangre retroceda hacia atrás.

Las válvulas de las arterias se denominan válvulas sigmoideas y las de las venas, válvulas venosas o semilunares. En el caso de los capilares, estos no presentan válvulas.

6. Oxigenación de la sangre

La sangre que transportan las arterias y los capilares es sangre oxigenada (con oxígeno); en cambio, la sangre de las venas no es oxigenada.

Esto es así porque las venas transportan la sangre hacia el corazón, proveniente de otros órganos; por lo tanto dicha sangre ya ha transportado el oxígeno a través del organismo, es decir, dicho oxígeno se ha “perdido” (distribuido) por el camino.

Referencias bibliográficas

  • Barderi, M.G. (1998): Biología: Citología, anatomía, fisiología, genética, salud y enfermedad. Editorial Santillana.

  • Tortora, G.J. y Derrickson, B. (2013). Principios de anatomía y fisiología. México. Médica Panamericana (13a ed.).

  • Vadot, I. y Dasi, M.S. (1976). Fisiología humana: La circulación. Barcelona (España). Marban. Alianza SIDALC.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como AZSalud y Psicología y Mente.