Mareo y Vértigo: las 6 principales diferencias entre ellos

Cualquier persona que haya experimentado episodios de vértigo saben que este trastorno no tiene absolutamente nada que ver con un simple mareo. Analicemos las bases clínicas de ambos conceptos.

mareo-vertigo-diferencias

Ambas alteraciones, tanto el mareo como el vértigo, se relacionan con problemas en el equilibrio y debilidad corporal y, aunque pueden mostrar síntomas similares, no es posible utilizarlas como sinónimo. Debemos saber qué características se vinculan con cada una.

Observamos diferencias en la causa, la sensación de vértigo se relaciona con una alteración interna del organismo en cambio el mareo con condiciones externas. Referente a la sintomatología muestra mayor gravedad la vinculada con el vértigo. Asimismo, al considerarse el mareo una alteración más leve se observa con más frecuencia en la población general, pudiendo aparecer a cualquier edad.

Las estrategias de prevención van dirigidas a conocer las situaciones o estímulos que desencadenan los síntomas para poder evitarlos. Finalmente no existe un tratamiento para reducir totalmente la aparición de episodios de vértigo o de mareo pero sí que podemos intervenir para intentar disminuir la gravedad de los síntomas, procurando que el malestar sea menor.

En este artículo hablaremos del mareo y del vértigo citando las principales características de cada uno sirviendonos del planteamiento de las diferencias que existen entre ambos.

Las diferencias entre los mareos y los vértigos

Seguro que en alguna ocasión has sentido que tu cabeza daba vueltas, que todo se movía a tu alrededor y que te era difícil mantener el equilibrio. Las sensaciones de mareo y vértigo se describen como estados de malestar en el que el sujeto no se encuentra en sus plenas capacidades y muestra dificultad para seguir con su vida normal. Aunque puede parecer que ambos términos son similares y sí que es verdad que pueden aparecer juntos, no son sinónimos ya que responden a características distintas. Veamos, pues, qué rasgos se relacionan con cada alteración para referir de forma correcta cada sensación.

1. Causas

Una de las diferencias entre vértigo y mareo se vincula a las causas que generan cada alteración. El vértigo sitúa sus causas en afectación orgánica, en el oído interno donde se sitúan los canales semicirculares y el utrículo y el sáculo que son los receptores del equilibrio, por tanto una afectación de estas estructuras comporta una alteración en el equilibrio que se vincula con la sensación de vértigo.

También se ha observado que alteraciones en el tronco del encéfalo y en el cerebelo así como las conexiones nerviosas que unen estas estructuras con las del oído interno, pueden derivar en vértigo. Por su parte, el marea se relaciona con una disminución en la irrigación cerebral, es decir, se reduce la sangre que llega al cerebro, esto genera una sensación inmediata de mareo, que poco a poco el propio cuerpo compensará.

Las causas detrás de la disminución de la sangre cerebral pueden ser distintas, desde calor excesivo, baja de tensión, falta de glucosa, ver algo que nos impacta o simplemente incorporarse o levantarse demasiado rápido. De este modo, vemos como el vértigo se debe a condiciones internas, vinculadas con estructuras orgánicas. En cambio el mareo tiende a relacionarse con alteraciones conductuales o variables que el propio sujeto puede poner remedio.

diferencias-mareos-vertigos

2. Síntomas

El mareo, relacionado con las causas antes comentadas de desregulación o desequilibrio del estado interno, genera en el sujeto una sensación de pérdida de estabilidad e inminente desmayo aunque si se procede de manera adecuada y se realizan las conductas pertinentes como beber un refresco con azúcar, tumbarse con las piernas en alto o simplemente sentarse y respirar hondo suele ser fácil evitar la pérdida de consciencia y el desmayo.

Los sujetos que sufren vértigo refieren sensación de movimiento propio y de todo lo que les rodea, sin que el movimiento se produzca realmente. A parte, el individuo también puede mostrar otros síntomas físicos como: dificultad para fijar la mirada, sentir las voces o ruidos del exterior más lejanas u oír un pitido continuado, pérdida de equilibrio y dificultad de mantenerse de pie, relacionada también con sensación de hipotonía o debilidad muscular, incluso puede vomitar o mostrar problemas para tragar saliva.

De este modo, nos damos cuenta que los síntomas vinculados con el vértigo son más intensos y generan mayor malestar, podemos observar que ante la sensación de vértigo también podemos referir sensación de mareo. Así el vértigo será más incapacitante y repercutirá más en la funcionalidad del sujeto en comparación con el mareo.

3. Cuánto dura cada episodio

Como ya hemos avanzado el vértigo muestra mayor afección, síntomas más graves, por tanto es más fácil deducir que la duración del episodios de vértigo será mayor y mostrará más dificultad de recuperación.

Si actuamos de manera adecuada normalmente la sensación de mareo suele durar segundos o como mucho alargarse unos pocos minutos. Pocas veces los síntomas empeoran o repercuten durante mucho tiempo en la vida del sujeto.

En cambio el vértigo se presenta con episodios más duraderos, pudiendo llegar a durar horas. La mayor gravedad de los síntomas hace que la sensación de malestar tarde más en disminuir y en permitir que el sujeto se recupere, repercutiendo así mucho más en la vida y funcionalidad del paciente. De este modo, es habitual que después del episodio permanezcan, durante algunos días, síntomas residuales no tan intensos pero que no permiten al sujeto sentirse al 100%.

vertigo-mareo

4. Prevalencia de cada afectación

Como es de esperar y teniendo en cuenta la diferencia de gravedad de cada condición, se observa distinta prevalencia de cada una. El mareo, referido como un alteración del estado puntual y de rápida recuperación, lo podemos observar con alta prevalencia en la población general, es decir, es fácil que todos nos sintamos en algún momento de nuestra vida mareados, puesto que no se vincula tanto con una alteración orgánica si no con el modo de actuar o variables del exterior. Como ya dijimos podemos marearnos cuando hace mucho calor o cuando damos vueltas sobre nosotros mismos con rapidez.

Sí que es verdad que hay sujetos que por sus condiciones, por ejemplo una baja presión arterial, pueden mostrar mayor riesgo de mareo. Así como las personas mayores que presentan mayor tendencia a la debilidad, es más probable que pueden marearse.

Contrariamente, el vértigo al vincularse con alteración orgánica, cerebral y del oído interno, solo se mostrará en sujetos que tengan estas afectaciones, reduciéndose mucho más la prevalencia, aproximadamente un 3% de la población general sufre episodios de vértigo. Del mismo modo, también se observada con mayor frecuencia en el sexo femenino y suele aparecer durante la edad adulta intermedia, 40 años o incluso más tardia a los 60 años.

5. Cómo prevenirlos

Las estrategias que pueden ser útiles para prevenir cada síntomas variará, así como será más fácil prevenir el mareo o las consecuencias negativas que comporta, en comparación con el vértigo. El mareo como ya sabemos se debe a actuaciones bruscas o situaciones externas que desestabilizan el estado de nuestro organismo, dificultando la llegada de la sangre al cerebro. Por este motivo, el modo de prevenirlo será sencillo, bastará con prestar más atención y ser más cuidadoso si sabemos que tenemos tendencia a marearnos.

Así evitaremos situaciones que sabemos que nos producen mareo o en el caso de no poder evitarles podemos intentar disminuir su aparición utilizando algunas estrategias. Por ejemplo, si nos mareamos en el coche, podemos sentarnos en el asiento de delante o si el mareo aparece con mucha facilidad nos podemos tomar alguna pastilla para el mareo que nos recete el médico.

Por su lado el vértigo muestra mayor dificultad de prevención, ya que no se vincula con una causa externa sino con una afectación orgánica. Por esta razón, podemos fijarnos e intentar evitar situaciones en las que hemos mostrado síntomas de vértigo, sobre todo situaciones que pueden ser peligrosas si desencadenan sensación de vértigo.

6. Tratamiento útil para cada alteración

En referencia al tratamiento recomendado para cada alteración irá acorde a los síntomas. Ninguna de las dos cuenta con un tratamiento que elimine la probabilidad de aparición por completo, lo que se intentará es concienciar al paciente para que evite conductas o situaciones que activen los síntomas y aplicar intervenciones como ya hemos mencionado que ayuden a reducir los síntomas.

La alta prevalencia del mareo y la leve gravedad de su síntomas hace que la mejor intervención sea actuar de manera preventiva, con las estrategias que ya hemos apuntado con anterioridad. Una vez se inician los primeros síntomas con el propósito que estos no vayan a más, realizaremos conductas que ayuden a nuestro cuerpo a recuperar el equilibrio y el riego sanguíneo del cerebro. Se recomienda sentarnos o tumbarnos, no hacer movimientos bruscos y respirar de manera pausada evitando aumentar nuestra ansiedad o temor ante la situación.

El tratamiento del vértigo también irá dirigido a disminuir los síntomas, pero en este caso sí que requiere mayor intervención o al menos mayor control médico que en el caso del mareo, puesto que como sabemos el vértigo tienen causas orgánica y por tanto se tendrá que estudiar si hay un modo de intervenir la alteración subyacente. Referente a los síntomas se pueden recetar medicamentos para reducir el malestar del individuo, sobre todo la sensación de náuseas y vómito. Asimismo se recomienda reposo para lograr una pronta recuperación e intentar evitar que los síntomas vayan a más.

vertigo-mareos-diferencias
Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies