Las 5 enfermedades genéticas más comunes: causas, síntomas y tratamiento

Existen miles de enfermedades genéticas, pues toda parte del genoma es susceptible a sufrir mutaciones a lo largo de las generaciones. Aquí te presentamos las más comunes.
Enfermedades genéticas

El ser humano contiene, en cada una de sus células, 23 pares de cromosomas. Dentro de cada par, un cromosoma proviene de la madre y otro del padre, permitiendo así una característica conocida como diploidía. Este rasgo es esencial en la evolución de muchísimas especies, pues al tener dos copias de un mismo gen (una maternal y otra paternal), se espera que una sea capaz de enmascarar los fallos que pueda contener la otra.

Así pues, podemos afirmar que cada gen que codifica nuestras características presenta dos variaciones o alelos diferentes, uno en el cromosoma pertinente paterno y otro en el materno. Se dice que un alelo es dominante (A) cuando se expresa sin importar su pareja, mientras que uno recesivo (a) debe tener la otra copia igual a él para poder manifestarse.

Una persona puede ser homocigota dominante para un gen (AA), homocigota recesiva (aa) o heterocigota (Aa). En el último caso, siempre se expresará la variante del rasgo codificada por el alelo dominante. Con toda esta teoría expuesta y condensada, estamos preparados para abordar las 5 enfermedades genéticas más comunes. No te lo pierdas, pues la heredabilidad es un mecanismo fascinante que explica muchísimo más de lo que parece sobre medicina.

¿Cuáles son las enfermedades genéticas más frecuentes?

Hablar de genes sin herencia es una imposibilidad, pues si una mutación en un gen concreto provoca una enfermedad que no causa infertilidad, asumimos de base que el parental afectado puede transmitirla a la descendencia. En base a esta premisa, te mostramos algunas de las variantes que se consideran en los patrones de heredabilidad:

  • Enfermedades monogénicas: su aparición viene condicionada por la alteración de la secuencia de un solo gen. Pueden ser autosómicas (en los cromosomas no sexuales) o sexuales, ligadas a los cromosomas X e Y. También pueden ser dominantes (A) y recesivas (a).
  • Enfermedades oligogénicas: varios genes actúan en la manifestación del cuadro clínico.
  • Enfermedades poligénicas: una combinación de factores ambientales y varios genes codifican la enfermedad. Encontrar un agente causal exacto en estos casos es muy difícil.

Así pues, una enfermedad genética no tiene por qué responder a una mutación exacta en un solo gen. Múltiples posiciones del genoma pueden codificar una disfuncionalidad y, además, en ciertos casos es necesario que un agente ambiental desencadene los mecanismos subyacentes. Vamos aún más lejos, ya que ciertos marcadores epigenéticos (fuera del genoma) pueden inducir la expresión/inhibición de ciertos genes y modificar la salud del individuo.

Como puedes ver, una enfermedad genética no siempre se puede categorizar en base a un gen mutado. A continuación, te ponemos algunos ejemplos de enfermedades genéticas comunes en la sociedad, se hayan encontrado las mutaciones exactas o no. No te lo pierdas.

1. Enfermedad renal poliquística

La enfermedad renal poliquística nos viene como anillo al dedo, pues se trata de una patología genética conocida con herencia mendeliana. Estamos ante una condición genéticamente heterogénea con 3 genes implicados: el PKD1 (en el cromosoma 16p13.3), el PKD 2 (en el cromosoma 4q21-23) o el PKD3, aunque las mutaciones en el primero de ellos son mucho más comunes (el 85% de los casos).

Respectivamente, estos genes codifican para las proteínas policistina 1 y 2, esenciales para el correcto mantenimiento de los riñones. La ausencia de la policistina funcional fomenta que aparezcan quistes líquidos en los tejidos, los cuales van aumentando en número y tamaño con el tiempo e imposibilitan la correcta funcionalidad de los riñones.

Curiosamente, esta enfermedad tiene dos variantes: autosómica dominante y autosómica recesiva. La primera es mucho más común que la segunda (recordemos que al ser dominante, con que uno de los dos alelos esté mutado basta) pero, por suerte, se trata de la variante menos grave. Por otro lado, la PKD recesiva suele ser letal, ya que la mayoría de los infantes que la sufren mueren al nacer.

Sin duda, la enfermedad renal poliquística es la enfermedad genética más común en el mundo. Afecta a más de 12,5 millones de personas en toda la Tierra y su variante dominante está presente en una de cada 800 personas, una cifra nada desdeñable.

Enfermedad renal poliquística

2. Síndrome de Down

¿Acaso este trastorno genético requiere presentación? Más que una mutación en los genes, en este caso hablamos de una trisomía, ya que el cromosoma 21 se presenta en el núcleo de las células con tres copias distintas, en vez de las dos esperables. El 95 % de los pacientes con este síndrome deben la condición a un error durante la segunda división meiótica, proceso esencial para dar lugar a los gametos del padre y de la madre antes de que el feto sea fecundado.

A nivel mundial, la prevalencia del síndrome de Down es de 10 por cada 10.000 nacimientos vivos, lo que implica unos 8 millones de personas con la condición. De todas formas, preferimos no dirigirnos a estas personas como “pacientes” o “enfermos”, sino que se tratan de casos que se traducen en patrones no neurotípicos. El hecho de que algo se escape de la norma, no implica que se trate siempre de un cuadro patológico: cambiar el lenguaje es el primer paso para evitar la discriminación sistemática.

3. Fibrosis quística

La fibrosis quística es una patología genética de herencia autosómica recesiva, es decir, la mutación que la causa no se encuentra en los cromosomas sexuales y se requieren las dos copias del alelo mutante para que se pueda presentar.

En este caso, estamos ante mutaciones en el gen 7q31.2, presente en el cromosoma 7. Este gen es el responsable de codificar el factor regulador de la fibrosis quística, un mecanismo que actúa a nivel de las membranas en los tejidos afectados. Como no trabaja correctamente, el paciente genera una sustancia mucosa anormalmente espesa y pegajosa que se acumula en los pulmones y el páncreas.

Su incidencia varía entre 1 de cada 3.000 y 1 de cada 8.000 recién nacidos vivos, pero resulta muy chocante conocer que 1 de cada 25 humanos son portadores de las mutaciones en el gen 7q31.2. Por suerte, como se necesitan dos copias de dichos alelos defectuosos para que la enfermedad se desarrolle, esta no se manifiesta con facilidad.

Fibrosis quística

4. Talasemia

La talasemia es un trastorno sanguíneo hereditario que provoca una disminución en la cantidad de hemoglobina en el organismo del enfermo. Existen dos de entidades clínicas dentro de este grupo, dependiendo si los genes mutados son los que codifican la globina alfa (alfa talasemia) o la globina beta (beta talasemia).

Sea como fuere, un 5% de la población mundial presenta genes mutados que intervienen en el proceso de síntesis de hemoglobina y unos 300.000 niños nacen con síntomas de talasemia en todo el mundo por año. De nuevo, estamos ante una enfermedad de herencia autosómica recesiva, así que ambos padres deben presentar genes defectuosos para que su descendencia pueda llegar a manifestarla.

5. Síndrome X frágil

Es la segunda causa genética de discapacidad intelectual en todo el mundo, solamente superada por el síndrome de Down. En resumidas cuentas, esta condición se produce por un aumento anormal en el número de nucleótidos por repetición dentro del cromosoma X, concretamente en el gen FMR-1. Cuando el número de repeticiones supera un umbral específico, el gen pierde su funcionalidad.

Este evento genético suele traducirse en un paciente con deficiencia mental, hiperactividad, habla reiterativa, contacto visual escaso y bajo tono muscular, entre otros muchos signos clínicos más. Se asocia a 1 de cada 4000 varones y 1 de cada 6000 mujeres, independientemente de la etnia o grupo social analizado. Aunque se considere una enfermedad rara, es una de las más comunes dentro de este grupo.

Síndrome X frágil

Resumen

¿Qué te ha parecido esta lista? Te hemos presentado 5 de las enfermedades genéticas más comunes, pero desde luego existen muchísimas más. Sin ir más lejos, se calculan hasta unas 8.000 enfermedades raras en el mundo y el 80% de ellas tienen una base genética heredable. Prácticamente, se puede presentar una disfuncionalidad en tantos genes como organizaciones cromosómicas presentes en el organismo.

De todas formas, la reina indiscutible de la lista es la enfermedad renal poliquística. Al actuar lentamente y presentar un carácter autosómico dominante, es relativamente fácil que un padre pueda transmitirle la enfermedad a su descendencia sin darse cuenta. Las patologías recesivas o letales al momento del nacimiento son mucho menos comunes, por razones reproductivas que podrás imaginar: si una persona muere antes de dejar descendencia, la mutación no se transmite.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies