Los 17 tipos de alucinaciones (y sus características principales)

Las alucinaciones pueden formar parte de nuestra cotidianidad, a pesar de tratarse de un complejo fenómeno psicológico.
Abandonar terapia

Cuando pensamos en alucinaciones, por lo general se nos viene a la mente alguna persona que esté pasando por un episodio de alteración mental causado por un traumatismo, alucinógenos o por alguna enfermedad psicológica. Pero, ¿sabías que podemos experimentar cierto grado de alucinación en cualquier momento? Todo va a depender del impacto psicológico que algún evento tiene en nosotros.

Por supuesto, la mayoría de las personas que sufren de alucinaciones se debe a que poseen algún tipo de enfermedad mental, entre las más comunes podemos destacar: esquizofrenia, depresiones, ansiedades, temores o episodios psicóticos. Sin embargo, el cansancio al que sometemos a nuestro cerebro con las exigencias de la vida cotidiana, puede llevarnos por un camino muy similar en cuanto a generar alucinaciones.

Esto se debe a que existen diversos tipos de alucinaciones que tienen sus propias características y que podrás conocer a continuación en este artículo.

¿Qué son las alucinaciones?

Es una representación subjetiva sensorial que solo puede ser experimentada por la persona que las sufre y la vive como una experiencia realista, a pesar de que no existe ningún estímulo o razón externa aparente que cause la aparición de estos. Sin embargo, eso no evita que la persona que experimenta estas alucinaciones las perciba como a cualquier elemento del exterior, ya que lo hace con los mismos canales receptores de los estímulos comunes que todos podemos distinguir.

Esta alteración sensorial fue conceptualizada por primera vez en el año 1830 bajo el término ‘percepción sin objeto’ por el psiquiatra francés, Jean Étienne Dominique Esquirol, conocido también por fundar las ‘maison de santé’ o psiquiátricos.

En la actualidad sabemos que no es necesario sufrir de algún tipo de trastorno mental para tener alguna alucinación y además que no solo se manifiestan de manera visual o auditiva (como se presentan en la mayoría de los caso), sino que se pueden advertir en todos los sentidos y manifestaciones. Por ello es importante saber reconocer cuándo una de estas alucinaciones es esperada y cuando es necesario acudir a un especialista psicológico.

¿Por qué se originan las alucinaciones?

Existen diversas razones del por qué las personas suelen tener alucinaciones, generalmente relacionadas con una alteración o afección cerebral, las cuales generan la activación de ciertas e y la sobreexcitación de la sinapsis neuronal. Este fenómeno puede tener distintos causas y orígenes, como por ejemplo los siguientes.

1. Trastornos mentales

Es la causa más común del origen de las alucinaciones, ya que estas presentan una perturbación o desfiguración de la funcionalidad neuronal correcta del cerebro y sus partes. Se evidencia más en las enfermedades de esquizofrenia, demencia, trastorno bipolar, trastornos psicóticos, depresión y enfermedades degenerativas.

2. Lesiones cerebrales

Estas pueden deberse a una malformación fetal, problemas en el alumbramiento, enfermedades genéticas u orgánicas como cáncer, tumores o epilepsias. Las cuales afectan los lóbulos del cerebro o sus estructuras principales.

3. Consumo de drogas

Las drogas tienen efectos alucinógenos gracias a sus componentes psicoactivos, los cuales hacen que la persona pueda experimentar toda clase de sensaciones.

4. Estrés excesivo

Cuando sometemos a nuestro cuerpo a una cantidad de estrés desmesurado, le privamos de tener un descanso adecuado, lo cual puede provocar alucinaciones como una muestra de su agotamiento, ya que estamos en constante tensión, ansiedad y preocupación.

Tipos de alucinaciones y sus características

A continuación conocerás cuáles son los distintos tipos de alucinaciones que pueden estar presentes en la cotidianidad de las personas afectadas

1. Según se grado de complejidad

En estas las alucinaciones se miden por su gravedad e intensidad perceptiva.

1.1. Alucinaciones simples

También conocidas como alucinaciones elementales, son las más comunes y leves de las alucinaciones y se presentan en distintas ocasiones. Se tratan ruidos generales, silbidos, zumbidos, resplandores, brillos, puntos o empañamiento de la vista (llamados también fotopsias).

1.2. Alucinaciones complejas

Estas son alucinaciones más graves, ya que se trata de representaciones más formadas o escénicas. Tales como figuras, formas, música, voces, de sensación tangible, por lo que experimentan como parte de los objetos de la realidad.

Alucinaciones

2. Según su modalidad sensorial

Estos son los tipos de alucinaciones más conocidas, ya que se experimentan a través de los sentidos.

2.1. Alucinaciones visuales

Esta, junto a la auditiva son las clases de alucinaciones más comunes. En este tipo de alucinación, la persona puede ver cosas que no están en el entorno, desde formas sin sentido o luces, hasta personas, entes, objetos y a sí mismo como si estuviese afuera de su cuerpo (autoscopia).

2.2. Alucinaciones auditivas

Como lo mencionamos antes, son otra de las más comunes y pueden presentarse con un contenido tranquilizador o uno amenazador (que ocurre en la mayoría de los casos) aunque esta suele manifestarse de forma más común en personas con esquizofrenia. Se experimentan de distintas maneras:

  • En forma de amenazas u órdenes de lastimar a terceros

  • Como una ‘voz interna’ que dirige a la persona

  • Creer que otros están hablando sobre él

  • Como murmullos y susurro

  • Como palabras al azar y sin significado claro

  • Como ruidos de fondo (sonidos comunes, zumbidos, silbidos, etc.)

2.3. Alucinaciones olfativas

Son una de las menos frecuentes y suele ser una manifestación de la gravedad del estado esquizofrénico de una persona o por el uso excesivo de drogas. En esta se experimentan olores fuertes y desagradables, junto con migrañas.

2.4. Alucinaciones gustativas

También son poco frecuentes y suelen ir acompañadas de las olfativas, de igual forma, se experimentan sabores desagradables o de cualquier otro tipo que no están presentes.

2.5. Alucinaciones hápticas

Conocidas como alucinaciones táctiles y hacen referencia a las sensaciones cutáneas, es decir, a sensaciones que experimentan en su piel, cuerpo o dentro del organismo interno. Pueden ser de varios tipos:

2.5.1 Pasivas

Estas se experimentan cuando las personas sienten que alguien les hizo algo a su piel, como tocarlos, mojarlos, quemarlos, etc.

2.5.2. Activas

En esta es el individuo que siente que está tocando o agarrando algún objeto o ser que no está en su entorno.

2.5.3. Térmicas

Este tipo de alucinación hace que la persona experimente distintos grados de temperatura corporal que no coinciden con el que hay en el ambiente o que magnifique la temperatura real del mismo.

2.5.4. Parestésicas

Durante esta alucinación, la persona puede sentir una especie de hormigueo sutil o intenso recorrer su piel. Este tipo de alucinación es más frecuente en las personas que consumen drogas o que tienen otros trastornos psicóticos.

2.3. Alucinaciones somáticas

En esta aparecen sensaciones corporales que pueden ser leves o más extremas, como por ejemplo, sentir que un músculo está adormecido o que se tiene parálisis. Pero también suelen experimentarse sensaciones de petrificación, desgarro, torsión o disección.

2.4. Alucinaciones kinésicas

Llamadas también como alucinaciones cinestésicas, se relaciona con el movimiento del cuerpo propio, por lo que la persona puede sentir que se está desplazando, levitando o movido sin tener ningún control.

3. Según su etiología

Esas alucinaciones se determinan según su forma de aparición en la persona que lo experimenta.

3.1. Alucinaciones fisiológicas

Están relacionadas a espejismos corporales, es decir, se experimentan imágenes o ruidos inusuales dependiendo de la condición física que la persona tenga en ese momento. Estas por lo general ocurren cuando el cuerpo está sometido a estrés o una posición extrema (como deshidratación, desorientación, falta de oxígeno o de agua).

3.2. Alucinaciones funcionales

Estas alucinaciones se presentan cuando un factor desencadena un estímulo similar a su rango sensorial. Es decir, por ejemplo, que un elemento visual puede desencadenar la alucinación de una visión relacionada o, al tocar la piel de alguien sienta que su propia mano arde.

3.3. Alucinaciones orgánicas

Estas alucinaciones son causadas por alguna enfermedad somática cerebral, que esté causando la alteración de la sinapsis (tumores, epilepsias o enfermedades degenerativas).

3.4. Alucinaciones reflejas

Es parecida a las alucinaciones funcionales, solo que en esta ocasión, el estímulo desencadenador y la alucinación generada no poseen el mismo campo sensorial. Por ejemplo, ver un mueble y creer que una melodía está saliendo de él.

3.5. Alucinaciones ambientales

Este tipo de alucinaciones se manifiestan en personas que tienen una sobrecarga o una falta de estimulación sensorial, debido a que están expuestos a elementos abrumadores o por el contrario, se encuentran en aislamiento total.

3.6. Alucinaciones negativas

En este tipo de alucinación la persona cree que un objeto que está presente en su entorno (que puede ser tangible, verificable y observable) en realidad no existe, ya que no es capaz de percibirlo.

3.7. Alucinaciones extracampinas

La percepción aquí está alterada a nivel del campo de visión, por lo que la persona puede creer que todo está fuera de su alcance ya que no puede determinar dónde se encuentra el objeto realmente.

3.8. Alucinaciones del sueño

Estas son las más comunes entre las personas que no tienen ninguna alteración cognitiva, que no consuma drogas o presente algún tipo de enfermedad. Se dan antes de del sueño o antes de despertar.

3.8.1. Hipnagógicas

Estas son las que se manifiestan entre la etapa de la vigilia-sueño, es decir, antes de quedarnos por completo dormidos y pueden ser visuales, auditivas y cinestésicas.

3.8.2. Hipnopómpicas

Estas alucinaciones (visuales, kinésicas y auditivas) se manifiestan antes de despertar, por lo que tiene relación a lo que conocemos también como ‘parálisis del sueño’.

¿Has tenido alguna clase de alucinación?

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como EstiloNext y AZSalud.