Tratamientos

Los 5 tipos de operaciones para no tener hijos en hombres

La vasectomía debe concebirse solo en casos muy específicos, pero hay otras opciones disponibles. Descubre cuál es la mejor que se adapta a tus necesidades.
Operaciones no tener hijos

La salud reproductiva es un tema de esencial trascendencia en el ámbito internacional. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta se define como el bienestar físico, mental y social asociados al proceso reproductivo. Al hablar de este importantísimo parámetro es esencial tener en cuenta el concepto de planificación familiar, el cual permite a los individuos decidir cuánta descendencia quieren tener y en qué momento hacerlo.

Gracias a la planificación familiar se evitan riesgos de la salud (como los asociados a edades muy tempranas o ancianas de parto) y abortos involuntarios. También se permite cierto control sobre el crecimiento poblacional general, disminuyendo las probabilidades así de efectos negativos para la economía global.

Como podrás ver, este concepto es esencial para el equilibrio poblacional general y para nosotros mismos como individuos. Si tú ya has llegado al “se acabó” o directamente no te planteas tener hijos por cualquier motivo personal, sigue leyendo, pues hoy te contamos los tipos de operaciones para no tener hijos en hombres y otras opciones igual de válidas.

¿Qué es la vasectomía?

Comenzamos con la vasectomía, el procedimiento reinante a la hora de limitar la descendencia en varones. Se estima que unos 50 millones de hombres se han sometido a este procedimiento en todo el mundo en el año 2017 y que en cabeza se encuentra Estados Unidos, con más de 500.000 operaciones anuales de esta índole.

La premisa de la vasectomía es simple: se cortan los conductos que llevan los espermatozoides al pene (conductos deferentes), impidiendo que estos alcancen el óvulo femenino durante el acto sexual en la eyaculación. Aun así, es necesario destacar que el paciente seguirá produciendo semen y teniendo orgasmos de forma natural, ya que la vesícula seminal (lugar donde se produce el 60% de este líquido) continúa comunicada con la uretra. Por esta razón, el individuo no se dará cuenta de que ha pasado por la operación en su vida normal.

Procedimiento de la vasectomía

La vasectomía casi siempre se realiza en la consulta de un cirujano con anestesia local, así que el proceso es completamente indoloro, a pesar de que el paciente esté despierto durante el tiempo que dure. El procedimiento es tan sencillo como hacer una incisión en el escroto (el saco que contiene a los testículos), localizar los conductos deferentes, cortarlos uno a uno y cerrar la herida. ¡Visto y no visto!

Aun así, en este punto, cabe destacar que existen dos variantes principales de la vasectomía. Te las contamos a continuación.

1. Vasectomía con incisión

Es el proceso típico, el cual te hemos descrito en líneas previas. Se realiza una incisión en el escroto y se cortan los conductos deferentes. En otras ocasiones, se puede recurrir a extraer un pedacito de cada uno de ellos, ligarse/bloquearse mediante grapas quirúrgicas o cerrarse mediante corriente eléctrica (proceso conocido como cauterización). Sea como fuere, los conductos deferentes quedan ligados.

2. Vasectomía sin incisión

Esta variante es diferente y menos conocida por la población general. En ella, el especialista realiza una punción diminuta para llegar a los conductos deferentes, sin necesidad de lesionar al escroto. A continuación, los conductos se ligan de las formas antes descritas y la punción diminuta cicatriza por sí sola con rapidez. No hace falta la aplicación de puntos y, además, en este método se reducen las probabilidades de aparición de sangrado y hematomas, entre otras complicaciones asociadas a la vasectomía con incisión.

Vasectomía

¿Qué esperar tras la operación?

Alrededor de los 3 meses tras la operación, el semen deja de contener espermatozoides, así que se puede comenzar a practicar sexo sin protección, siempre y cuando se conozca bien el estado de salud de la otra persona. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la vasectomía masculina es una buena opción en los siguientes casos:

  • Tener una relación a largo plazo en la que ambos compañeros han decidido que no quieren tener (más) hijos.
  • Tener una relación en la que el embarazo podría ser peligroso para el estado de salud de la mujer por condiciones propias.
  • Tener una relación en la que uno/ambos de los progenitores tienen trastornos genéticos que no desean trasmitir a su descendencia.

Desde luego, no está recomendado plantearse esta operación en relaciones inestables y volátiles, con el fin de contentar al otro compañero sexual o porque “simplemente no me apetece usar el preservativo más”. En muchos casos, los hombres acuden al “si me arrepiento, dono mis espermatozoides antes en un banco y que inseminen a mi mujer artificialmente”. Claramente, esta mentalidad es peligrosa y para nada recomendada.

La tasa de éxito de inseminación artificial es del 15-20% por ciclo menstrual de la mujer, lo que evidencia que para nada se trata de algo fácil. Tras cuatro ciclos, quizás alcances el 50% de probabilidades de embarazo, es decir, tan probable es que pase como que no. Toca intentar muchas más veces seguramente, pero es que el precio por ciclo es de unos 800 euros. Como podrás observar, la idea de donar esperma y “ya me preocuparé si luego quiero tener hijos” es, cuanto menos, un disparate.

Si soy joven y no quiero tener hijos, ¿qué puedo hacer?

Si estás en esta situación y te has cansado del uso del preservativo con tu pareja a largo plazo, te sorprenderá saber que existen otros caminos más allá de la vasectomía. Te contamos algunos de ellos a continuación.

1. Anticonceptivo en gel

A día de hoy está surgiendo una revolución anticonceptiva bajo nuestros ojos: el vasalgel es un gel que se inyecta en los canales deferentes del paciente y que, tras unos 15 minutos, permite el paso del fluido seminal pero no de los espermatozoides. Esto hace que la relación sexual sea completamente funcional, pero que las probabilidades del embarazo se reduzcan en un 97,3 %.

Además, el efecto del vasalgel es temporal (13 años de duración) y se puede revertir en cualquier momento a través de la inyección de una solución de bicarbonato de sodio. ¿El problema? Que este tratamiento aún está en fase de pruebas y no se encuentra a disposición al público. Nos toca esperar.

2. Píldoras masculinas

La píldora anticonceptiva masculina (DMAU) está constituida por derivados de hormonas femeninas, las cuales provocan una disminución de testosterona circulante en el hombre, lo que se traduce en una bajada en el número y efectividad de los espermatozoides de forma temporal.

Estas píldoras están envueltas en polémicas tanto médicas como sociales, pues pueden reportar efectos secundarios bastante desagradables para los hombres que las consumen. Por ello, tampoco se ponen a disposición del público.

3. Inyección anticonceptiva

Recientemente se ha desarrollado un inyectable compuesto por polímeros que bloquea la eyaculación, impidiendo así que los espermatozoides alcancen el útero feminino y fecunden al óvulo. La acción de este compuesto se extiende hasta los 10 o 15 años y, por suerte, se pueden aplicar otros fármacos para revertirla antes de tiempo. ¿La pega?: una vez más, nos movemos en terrenos experimentales.

En defensa del preservativo

Sí, a ningún hombre nos gusta el preservativo, pues “castra” mucho el placer que sentimos. Hacer el amor con o sin él es, en muchos casos, una diferencia entre la noche y el día. Aun así, quizá te sorprendería conocer que *una de las mayores utilidades del preservativo no es el no embarazar a otra persona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) habla por sí sola con esta serie de datos:

  • Cada 24 horas, más de 1 millón de personas contraen una Infección de transmisión sexual (ITS).
  • Anualmente, unas 376 millones de personas contraen alguna de estas cuatro infecciones de transmisión sexual: clamidiosis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.
  • Algunas ITS aumentan considerablemente las probabilidades de contraer el VIH.
  • Ciertas ITS como la sífilis durante el embarazo pueden ser letales. 200.000 fetos mueren anualmente por esta causa.
  • Algunas ITS pueden tener complicaciones mucho más allá del impacto inmediato, como infertilidad para siempre e incluso aparición de algunos tipos de cáncer (como es el caso de los herpesvirus).

Como habrás podido comprobar, una ITS no es solo un picor genital. A veces implica sangre, pus, malos olores, visitas al médico de urgencia y, en los peores casos, infertilidad permanente. El preservativo no nos gusta a nadie pero, te sometas a la operación que te sometas para no tener hijos, ante encuentros esporádicos vas a seguir teniéndolo que usar.

Preservativo

Resumen

Con esto no decimos que la vasectomía sea inútil, ni mucho menos: pongamos que un hombre de 50 años ya tiene dos hijos crecidos y quiere empezar a disfrutar del sexo con su mujer de una forma diferente. En este caso, la vasectomía es una opción perfecta, pues no pone en riesgo su salud ni su integridad reproductiva.

Ahora, pongamos a un joven de 20 años que no quiere tener hijos en ese momento y lo que le interesa es practicar sexo sin preservativo. Poco escenario es peor que este, pues la inseminación artificial es verdaderamente compleja, no se puede revertir el proceso y, además, el riesgo de las ITS sigue presente. Si eres muy joven, y siendo claros, una vasectomía solo te va a traer problemas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies