6 remedios para el dolor de espalda

El dolor lumbar es el padecimiento musculoesquelético más común en todo el mundo. Un repaso por sus posibles remedios, tanto en el hogar como en manos de especialistas.
Remedios dolor espalda

Los trastornos musculoesqueléticos son un problema social y sanitario muy importantes a nivel global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 1.700 millones de personas en todo el mundo sufren problemas osteoarticulares y/o musculares, englobados en más de 150 trastornos descritos de forma clínica.

De todos ellos, el dolor de espalda (más específicamente el lumbar) es el que más problemas reporta, pues se estima que lo sufren en cualquier momento dado casi 570 millones de habitantes en todo el mundo. El dolor de espalda afecta al 15-20% de la población de forma anual, con un valor que asciende al 50% en algunos ámbitos laborales.

Además, este padecimiento no entiende de edades: el 30% de los adolescentes han sufrido al menos un episodio de lumbalgia, si bien el pico epidemiológico se localiza en la edad adulta, entre los 20 y 40 años. Sorprendentemente, más del 80% de los cuadros clínicos permanecen como idiopáticos, es decir, no se conoce ninguna causa atribuible al malestar.

Con todas estas cifras, nos queda más que claro que el dolor de espalda es un problema muy común en la sociedad y que, en la mayoría de casos, requiere un abordaje multidisciplinar. Por ello, hoy te traemos 6 remedios para combatir el dolor de espalda, a nivel tanto comportamental como clínico. No te lo pierdas.

¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para el dolor de espalda?

En primer lugar, cabe destacar que el dolor de espalda puede ser agudo o crónico. Ocho de cada 10 personas sufren malestar en esta zona en algún momento de sus vidas, pero en la mayoría de los casos se trata de un signo clínico transitorio. Por ejemplo, el 80% de los casos de lumbalgia son agudos, mientras que solo un 20% se catalogan dentro de la cronicidad. Para que un dolor sea crónico, debe presentarse de forma continuada por más de tres meses.

Cuando el dolor de espalda es atribuible a un mal movimiento y no resulta imposibilitante, es posible tratarlo desde casa. De todas formas, si el malestar forma parte de la rutina del paciente desde hace meses y su cuadro no mejora, no hay consejo que valga: toca acudir al médico. Con base en estas premisas, te contamos los 6 remedios para el dolor de espalda.

1. Aplicación de compresas calientes o frías

El Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrames (NIH) avisa de que, hasta ahora, no se ha demostrado que la aplicación de fuentes calientes y/o frías pueda eliminar la fuente de molestia de espalda en todos los casos.

De todas formas, sí que se sabe que la aplicación de calor reduce la rigidez muscular, el dolor y la inflamación local y, además, aumenta el flujo sanguíneo a las zonas afectadas (por vasodilatación en respuesta al estrés térmico). Por ello, se indica en trastornos musculoesqueléticos y contracturas agudas y subagudas.

El frío, en cambio, sirve para abordar lesiones. Aplicar hielo en una lesión inflamada disminuye la temperatura tisular, causa vasoconstricción, disminuye el metabolismo y tiene un efecto antiinflamatorio. De todas formas, el hielo solo se recomienda para las primeras 48-72 horas tras la lesión, cuando se produce el pico de inflamación.

En general, el frío es el tratamiento indicado a corto plazo ante una lesión, mientras que los malestares agudos difusos a largo plazo suelen abordarse mejor con calor local. Si tienes cualquier duda con respecto a esta temática, consúltalo con un médico antes de idear tus cuidados en el hogar.

Compresa espalda

2. No permanecer en reposo

El reposo en cama debe ser muy limitado. Durante un cuadro clínico de lumbago común, solo se concibe la permanencia en la cama en los primeros momento de dolor intenso, con un máximo de reposo inamovible de 4 días, siendo lo ideal menos de 24 horas. La respuesta predominante del músculo esquelético cuando el paciente permanece postrado en la misma posición es la atrofia, la cual se hace más evidente cuanto más mayor sea el individuo.

Estudios han calculado que, durante un reposo de 14 días, el volumen muscular del cuádriceps se reduce en un 8,3% de media en ancianos. En jóvenes el valor es menor (5,7%), pero nada desdeñable. Cuanto más permanezca el paciente en cama, más se atrofian los músculos y más le costará recomponerse posteriormente.

Por ello, a menos que la condición clínica sea concreta y un médico exija reposo, no se debe permanecer en cama de forma prolongada. La afirmación de que esto ayuda a la recuperación es totalmente errónea, pues provoca todo lo contrario: que los músculos de la zona de la espalda se debiliten más aún.

3. Medicamentos analgésicos narcóticos

Los analgésicos tienen como fin reducir el dolor en el paciente, ya sea de cabeza, musculoesquelético o sistémico. En este caso abordamos los opiáceos mayores o menores, también conocidos como narcóticos, que se utilizan para tratar los dolores tan graves que impiden al paciente trabajar, moverse y llevar una vida digna.

Dentro de este grupo encontramos a la codeína, morfina, fentanilo, hidrocodona y otros muchos más. Estos fármacos se fijan de forma química a los receptores del dolor del cerebro, bloqueando su sensación. Esto significa que el paciente percibirá menos el malestar causado por la patología, pero por desgracia, los narcóticos no atajan el agente etiológico primario.

Tras el análisis de ensayos médicos con más de 5.000 pacientes, se ha demostrado que los narcóticos ayudan a aliviar el dolor de espalda grave. De todas formas, se pone en duda que estos fármacos sean más efectivos que otros y, además, no se concibe su administración por más de cuatro meses (salvo contadas excepciones). Los opiáceos son altamente adictivos, así que solo se venden bajo receta en casos concretos.

Analgésicos dolor espalda

4. Medicamentos analgésicos AINEs

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) son los analgésicos por todos conocidos, pues muchos se venden de forma libre y se utilizan rutinariamente para paliar los dolores leves. El más famoso de todos es el ácido acetilsalicílico, conocido popularmente, aunque también existen muchos más: diclofenaco de potasio, indometacina, diflunisal, etc.

En adultos y mayores de 16 años, se concibe el consumo de una dosis de aspirina normal cada 4-6 horas según las necesidades, pero nunca se pueden tomar más de 8 comprimidos al día. De todas formas, el uso diario de estos fármacos aumenta el riesgo de sufrir úlceras estomacales y otros padecimientos, así que solo deben usarse a corto plazo (a menos que el médico indique lo contrario).

5. Fisioterapia

Los tratamientos fisioterapéuticos ayudarán a los pacientes con dolor de espalda a mantener su postura y prevenir contracturas y, además, también permitirán al individuo fortalecer los grupos musculares en la zona lumbar. Estos abordajes personalizados no solo permitirán al enfermo manejar mejor su dolor, sino que también se evitará que aparezcan de nuevo en el futuro.

Fisioterapia dolor espalda

6. Cirugía

Cuando todos los tratamientos fallan (o si la causa es una disfuncionalidad concreta), toca pasar por quirófano, guste o no. Este tipo de procedimientos solo se reservan para los casos más graves y crónicos, es decir, el 5% de todos los pacientes con dolores de espalda.

Entre las típicas cirugías cervicales, se destacan las siguientes: disectomía cervical anterior, corpectomía cervical, facetectomía, laminoplastia, laminectomía y otras. No nos vamos a detener en sus particularidades, pues basta con saber que se modifican/extraen/liman y perfeccionan ciertos elementos de la columna vertebral con el fin de reducir o eliminar permanentemente el dolor.

Resumen

Por desgracia, la mayoría de los dolores de espalda solo se abordan con paciencia, antiinflamatorios de venta libre, calor y actividad moderada. Quedarse en cama nunca es aconsejable, ya que solo se logra atrofiar aún más la musculatura y prolongar el tiempo de recuperación. En estos casos, es necesario encontrar un equilibrio entre la demanda física absoluta y la inmovilidad.

Por otro lado, si el dolor es persistente y empeora con el tiempo, es posible que exista una causa patológica subyacente que deba ser solucionada para eliminar el dolor de espalda. Cuando este malestar sordo y continuo permanece por más de tres meses, se hace necesaria la visita inmediata a un profesional médico.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies