Las 9 partes y huesos del oído humano (y sus características)

El oído está implicado en la audición, pero también en procesos fisiológicos básicos como la masticación y el mantenimiento del equilibrio. Un repaso por sus secciones.
Partes huesos oído humano

La audición está constituida por los procesos psicofisiológicos que proporcionan a los seres vivos la capacidad de oír. Los seres humanos no somos los únicos que presentamos este sentido y, en realidad, cabe destacar que nuestra capacidad auditiva es muy limitada. Mientras que nuestra especie llega a escuchar una frecuencia auditiva de 20 kHz (20.000 hercios), una polilla puede llegar a percibir ondas sonoras de 300 kHz, muchas magnitudes por delante.

Dicho de forma rápida y sencilla, el pabellón auricular concentra las ondas que vienen del medio, estas viajan por todas las estructuras auditivas y provocan la transformación de las ondas en información que viaja al cerebro. De este paso clave se encargan las células ciliadas, situadas en el órgano de Corti. Estos cuerpos son permanentes y si se dañan no se pueden reparar, razón por la cual se hace especial hincapié en que no sometamos a nuestros oídos a niveles sonoros demasiado altos.

El sentido de la audición es verdaderamente interesante, no solo en humanos. Muchos mamíferos, por ejemplo, pueden orientar gracias a su musculatura craneal el pabellón auditivo y recibir la información de forma más rápida y exacta. En términos evolutivos, escuchar un sonido un segundo antes puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. Con base en estas premisas y muchas otras más, a continuación te lo contamos todo sobre las 9 partes y huesos del oído humano.

¿Cuál es la morfología del oído?

El oído humano se divide en tres secciones bien diferenciadas: externo, medio e interno. Además de su importancia fisiológica, esta clasificación es esencial en el ámbito clínico, pues nada tiene que ver una infección ótica externa con una rotura ósea en el oído interno. A continuación, te presentamos las 9 partes y huesos del oído humano según su localización. No te lo pierdas.

Partes oído

1. Oído externo

Es la parte más externa del oído, como su propio nombre indica. En ella se encuentran el pabellón auditivo y el conducto auditivo externo.

1.1 Pabellón auricular

Es la única parte visible del oído y actúa como “campana” de captación de las ondas sonoras. Curiosamente, algunos científicos argumentan que ciertas secciones de estas estructuras pueden considerarse vestigiales. A pesar de que presentemos musculatura que podría llegar a direccionar el pabellón auricular (como es el caso de los zorros, por ejemplo) hacia la fuente de sonido, esta está atrofiada y no parece tener ninguna utilidad clara.

1.2 Conducto auditivo externo

Un conducto de unos 2,5 centímetros de longitud y 0,7 milímetros cuadrados de ancho, que se extiende desde el pabellón auricular hasta el tímpano. La pared externa de este conducto se asocia de forma directa con la articulación temporomaxilar. Por este motivo, durante una otitis se dificultan tareas tan aparentemente sencillas como masticar o bostezar.

2. Oído medio

Una cavidad llena de aire de forma casi cuadrada, ubicada en la porción petrosa del hueso temporal. A nivel anatómico, el oído medio se localiza en la parte superior del cerebelo, entre las masas encefálicas y el tímpano. Te contamos cada una de sus partes.

2.1 Tímpano

El tímpano es una membrana semitransparente, elástica y en forma de cono que comunica el canal auditivo del oído medio con el oído externo, sellando la primera cavidad. La vibración de la membrana timpánica es el primer paso para la conversión de las ondas sonoras en las señales nerviosas que el cerebro puede interpretar.

2.2 Caja timpánica

Una cavidad ubicada tras el tímpano que comunica con las fosas nasales. Está dividida en varias paredes: techo, piso, sección posterior y sección anterior, que comprende la entrada de la trompa de Eustaquio. Está recubierta por mucosa y una lámina epitelial de tipo plano simple en su parte posterior, mientras que la anterior se encuentra revestida por un epitelio cilíndrico estratificado ciliado.

2.3 Huesecillos del oído

Quizá las partes más importantes de toda la sección auditiva. Estos huesos cortos e irregulares conforman una cadena situada en la cavidad timpánica del oído medio, cuya función es transmitir las vibraciones emitidas por la membrana timpánica hacia el oído interno, a través de la ventana oval (membrana que recubre la entrada de la cóclea). Podemos citar las siguientes generalidades de estas tres estructuras óseas:

  • Martillo: está formado por una cabeza, un cuello, un manubrio y dos apófisis. Mediante la articulación incudomaleolar, transmite las vibraciones del tímpano al yunque.
  • Yunque: con un cuerpo y dos ramas, este hueso irregular se conecta con el martillo mediante la articulación incudomaleolar y con el estribo por la articulación incudoestapedial.
  • Estribo: tiene cabeza, cuello, dos cruces (una anterior y otra posterior) y una base. Conecta con el yunque y la ventana oval, y su disfuncionalidad provoca otosclerosis.

En resumen, estas complejas estructuras se encargan de transmitir las vibraciones timpánicas a la trompa de Eustaquio, siguiente paso en el oído medio.

Huesecillos oído

2.4 Trompa de Eustaquio

La trompa de Eustaquio es la autopista de conexión entre el oído medio, la parte trasera de la nariz y la nasofaringe (garganta). Su funcionalidad principal versa en mantener e igualar la presión aérea dentro del oído medio con la que está fuera de él. Cuando la trompa no se abre durante la deglución o el bostezo, se generan diferencias de presiones y aparecen patologías diversas a nivel ótico y auditivo

3. Oído interno

El oído interno es la parte final del sistema auditivo. Está dividido en un laberinto anterior y uno posterior. Te contamos sus partes.

3.1 Cóclea

Antiguamente llamada caracol, la cóclea hace referencia a una estructura en forma de tubo enrollado en espiral situada en la porción anterior del oído interno. A su vez, está dividida en tres secciones diferentes: rampa timpánica, rampa vestibular y conducto coclear. De todas formas, lo más importante de esta estructura es que dentro de ella se encuentra el órgano de Corti, encargado de la audición propiamente dicha.

Dentro de este órgano se encuentran unas 3.500 células ciliadas externas y 12.000 externas. Estas células contienen estereocilios apicales que se mueven con las vibraciones sonoras, lo cual genera un potencial eléctrico en el entorno celular. Este mecanismo de transducción permite la transformación de la onda sonora en impulsos eléctricos que podrán ser analizados por el cerebro.

3.2 Vestíbulo

Es la región del oído interno que se encarga de la percepción del movimiento corporal, así que se asocia históricamente (y a nivel médico) con el mantenimiento del equilibrio en mamíferos. El vestíbulo contiene células ciliadas, pero en este caso su función es detectar las aceleraciones o desaceleraciones lineales que se producen en cualquiera de los tres planos del espacio. Los otolitos (cristales) de esta sección, según su posición fisiológica, pueden informar a las células pilosas de la posición de la cabeza y los movimientos que está realizando el ser vivo en el espacio.

3.3 Conductos semicirculares

Una compleja estructura formada por tres tubos muy pequeños, cuya finalidad también es ayudar a mantener el equilibrio. Están orientados en los tres ejes del espacio y se encargan de detectar cualquier movimiento de aceleración angular en cualquiera de los planos físicos.

Cuando el vestíbulo o los conductos semicirculares fallan, el paciente experimenta una serie de problemas de equilibrio muy marcados. Estos se manifiestan en forma de mareos, vértigo, inestabilidad, caídas, cambios en la visión y desorientación. Por todos estos motivos, los fallos en el oído interno son muy evidentes desde un punto de vista clínico.

Resumen

En esta oportunidad te hemos presentado las 9 partes del oído, comenzando con el pabellón auricular y la recepción del sonido y terminando con el equilibrio humano. Si queremos que te quedes con una idea general, esta es la siguiente: las ondas son recibidas por la oreja, el tímpano resuena y transmite las vibraciones pertinentes por todas las cadenas óseas y, en última instancia, las células ciliadas del órgano de Corti transforman este movimiento en señales nerviosas eléctricas.

Además de la audición en sí misma, las estructuras auditivas también son esenciales en otros procesos, como el mantenimiento del equilibrio y ciertos movimientos mecánicos situados en la cabeza (como la masticación). Sin duda, este sistema biológico es una verdadera obra de arte desde un punto de vista evolutivo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies