Las 5 diferencias entre mito y leyenda

Estos dos tipos de narrativa literaria suelen confundirse, pero lo cierto es que tienen características diferentes.
Diferencias mito y leyenda

Seguro que has escuchado a hablar alguna vez sobre los mitos y las leyendas. Es probable que conozcas algunas de estas formas de narrativa. Pero, ¿sabrías decir cuáles son sus diferencias?

Aunque compartan características, son conceptos diferentes. En este artículo conoceremos las 5 diferencias entre mito y leyenda. Primero, pero, explicaremos en qué consiste cada una de estas formas de narración.

Mito y leyenda: ¿en qué consisten?

El mito y la leyenda son dos formas de narrativa literaria. Se trata de diferentes maneras de explicar historias y, además, cada una de ellas incorpora elementos y aspectos diferentes. Como veremos, se fundamentan en elementos diferentes, persiguen objetivos diferentes y sus personajes también varían.

Sin más dilación, vamos a ver en qué consisten exactamente un mito y una leyenda.

1. Mito

Un mito es un relato de hechos maravillosos. Normalmente su protagonista es un personaje sobrenatural (o varios), es decir, un Dios, un monstruo… o extraordinario, como por ejemplo un héroe.

Generalmente, el mito es una historia que describe una cultura, así como el orígen de sus elementos típicos. Se trata de un tipo de narración.

Para entender mejor qué es un mito, pongamos algunos ejemplos; el mito de cómo se creó la vida, de cómo surgieron los primeros animales, de cómo empezó el mundo, de cómo se originaron ciertas costumbres…

Se trata de historias que tratan de responder a todo esto. La mayoría de culturas tienen mitos; antiguamente, incluso, se les daba mayor valor, y la mayoría de las personas entendía o vivía los mitos como historias reales.

2. Leyenda

El término “leyenda” procede del latín medieval, de la palabra “legenda”, que significa “lo que ha de ser leído”. Pero, ¿qué es una leyenda y qué diferencias existen entre mito y leyenda?

Una leyenda es un relato tradicional, normalmente típico de un lugar o de una zona geográfica concreta (por ejemplo un pueblo, una ciudad, una región…). Las leyendas también pueden agrupar narraciones relacionadas entre sí.

Normalmente su historia o trama se basa en hechos imaginarios, que sin embargo, se consideran reales.

Una característica de la leyenda es que puede mezclar sucesos reales con sucesos de ficción. Sin embargo, su origen generalmente se basa en una situación verídica, que realmente ha sucedido.

5 diferencias entre mito y leyenda

Ahora que hemos explicado, a grandes rasgos, en qué consiste un mito y una leyenda, vamos a hablar de las 5 diferencias entre mito y leyenda más importantes.

1. Personajes

La primera de las diferencias entre mito y leyenda que encontramos tiene que ver con sus personajes.

Así, en los mitos, los personajes (y protagonistas) suelen ser, como hemos visto, personajes sobrenaturales, como dioses, monstruos… En cambio, en la leyenda, los personajes que suelen aparecer en la narrativa pueden ser de diferentes tipos: seres humanos que realmente han existido, seres ficticios o personajes sobrenaturales.

Es decir, que los personajes de los mitos nunca han existido realmente, y los personajes de la leyenda, pueden haber existido en el pasado, en la vida real (al menos algunos de ellos).

2. Origen

La segunda de las diferencias entre mito y leyenda tiene que ver con el origen de la historia dentro de su propio relato. En el caso de los mitos, utilizan especialmente elementos metafísicos a los que el hombre no ha tenido acceso; por ejemplo hablan de Dios como el creador del hombre, o de los espíritus como causantes de “X” situaciones, etc.

Además, en los mitos se entiende que ha sido Dios (o un espíritu) quien ha “decidido” transmitir dicha historia a los seres humanos.

En cambio, en las leyendas, se entiende que el origen de las historias son las propias personas, que han presenciado o vivido ciertas situaciones y las han ido explicando de generación en generación. Es decir, la historia nace porque ciertas personas han sido testimonio de ciertas situaciones (por ejemplo “la leyenda de la chica de la curva”, que es de terror).

3. Elementos en los que se fundamentan

Otra diferencia hace alusión a la siguiente cuestión: ¿en qué se fundamenta cada tipo de narración (mito o leyenda) El mito, por su parte, se fundamenta en la fantasía; es decir, es un relato creado a partir de elementos ficticios combinados con elementos simbólicos y reales.

En cambio, la leyenda se basa en un evento histórico que realmente ocurrió; a dicho evento se le van agregando otros elementos que, además, van modificándose con el tiempo (también producto de la propia transmisión).

4. Situación temporal y espacial

La cuarta de las diferencias entre mito y leyenda tiene que ver con la situación temporal y espacial de la propia historia.

En el mito, el período temporal y la ubicación de la historia se sitúan “fuera” del mundo real; es decir, es un lugar ficticio, que no se puede reconocer porque no existe. A veces se trata de situaciones (temporales y espaciales) muy ambiguas y abstractas, como por ejemplo “al final de los tiempos”, o “al principio de una nueva era”.

En cambio, en la leyenda, la situación temporal (período temporal) es más concreta, y además es real (un momento histórico concreto, por ejemplo). Además, la situación espacial también existe; en el caso de que no exista, se puede contextualizar, ubicar o imaginar en una parte del mundo más especificada.

5. Qué explican

La última de las más importantes diferencias entre mito y leyenda responde a la siguiente cuestión: ¿qué pretende explicar cada historia (mito o leyenda)?

Esta diferencia hace alusión a la función o el objetivo de cada una de estas narrativas (o más bien, a su objetivo principal). Así, por un lado, los mitos tienen el objetivo de explicar una realidad, pero de forma más mística; además, buscan que las personas entiendan el por qué de las cosas, así como su origen.

Por otro lado, las leyendas tienen una función más “educativa”; así, tratan de explicar o transmitir una historia, remarcando sus valores (es decir, se busca transmitir un valor o un mensaje importante). Para ello se centran en un evento histórico importante, así como en personajes reales.

Conclusiones

Como hemos visto, existen 5 diferencias entre mito y leyenda que son clave, aunque podrían existir algunas más. Estas serían, pero, las más importantes. Tanto mito como leyenda refleja, una vez más, la necesidad del ser humano de explicar historias, de transmitir valores, de crear… esta necesidad es intrínseca en el ser humano, y por ello estos tipos de narrativa han existido desde siempre.

A modo de síntesi, y para lograr una idea global de estos dos tipos de narrativa, podemos decir que: los mitos se originan en una época remota y surgen de la imaginación o de la fantasía de un pueblo, y las leyendas surgen de hechos reales, a través de explicaciones maravillosas o sobrenaturales.

Los mitos son, en cierta manera, explicaciones no racionales de hechos sobrenaturales; las leyendas, en cambio, tienen la finalidad de enseñar o transmitir ciertos valores o hechos.

Referencias bibliográficas

  • Pierre, G. (2008). Mitologías: Del Mediterráneo al Ganges. Madrid: Editorial Gredos.

  • Valero, A.L. y Fernández, E.E. (2001). De mitos, leyendas y cuentos: necesidad didáctica del género narrativo. Contextos Educativos, 4: 241-250.

  • Villa, E. (1989). La literatura oral: Mito y Leyenda. Academia Educativa, 38-42.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como AZSalud y Psicología y Mente.