¿Qué es un Dildo y cómo usarlo correctamente?

El placer sexual puede garantizarse a través de distintos métodos que podemos explorar.
Dildo

La salud sexual es tan importante como nuestra salud física o mental, ya que nos permite disfrutar de un lado placentero de la vida que nos llena de vida, energía y satisfacción que no es posible encontrar en otro lugar, además de darnos una ventana abierta para conocernos mejor íntimamente y conocer todos aquellos aspectos de las sexualidad que nos gusta y aquellos que preferimos evitar.

Pero ¿por qué es tan importante conocer nuestros gustos sexuales? Existen personas que no disfrutan por completo o desconocen cómo obtener placer a la hora de mantener relaciones sexuales con su pareja, llegando al punto de desestimar el sexo, estancarse o incluso temerle, por lo que tienden a quedarse en una rutina cerrada que les permite tener una zona de confort. Esto sucede debido al desconocimiento del placer propio a través de la masturbación, el cual sigue siendo un tema tabú (incluso hoy en día), así como el atreverse a explorar opciones diversas para el mismo.

Una de las opciones más conocidas es la del uso de dildos o consoladores, los cuales bailan constantemente en la línea entre el tabú y lo más cotizado para el autoplacer. ¿Conoces lo que es un dildo? Si tu respuesta es tanto afirmativa como negativa, te invitamos a quedarte en este artículo donde hablaremos sobre esta herramienta de placer y cómo puedes utilizarla de manera adecuada.

¿Qué es un dildo?

Primero entremos en materia, un dildo (como es conocido en los países de habla inglesa) o consolador, es un juguete sexual que puede ser utilizado para la masturbación o durante las relaciones sexuales.

Es una especie de asistente o herramienta sexual que te garantiza la obtención de placer extra. Estos tienen por lo general una forma fálica o imitan lo más posible a un pene, están hecho de distintos materiales (siendo los más comunes los de silicona) y poseen distintos tamaños, longitudes, grosores y formas, inclusive existen aquellos que vienen con texturas o colores para añadir un toque estético.

Muchas veces este tipo de juguete sexual se emplea para el placer femenino sin embargo ¿sabías que los hombres también pueden utilizar dildos? Esto se debe a que no solo existen diferentes estilos de dildos, sino que puedes elegirlos según el lugar que quieras estimular. De esta forma existen opciones para estimular la vagina, el clítoris o el ano, así que todos pueden disfrutar sin restricción de alguno de los consoladores.

Dildos, vibradores y consoladores... ¿son lo mismo?

No, no son lo mismo y aquí te explicaremos por qué. Comencemos con los consoladores, aunque esta es la palabra más allegada a su traducción es español, la verdad es que es poco utilizada en las ‘sex shop’ o tiendas eróticas, ya que se les conoce solamente como dildo. La palabra en sí tiene un origen más remoto, proveniente de la época antigua donde las mujeres utilizaban un instrumento fálico generalmente hecho de cuero, madera laqueada o tallada, para sustituir al pene masculino cuando estos estaban ausentes.

Se tiene registros pictóricos e históricos de dildos, hechos de manera artesanal, desde la era de la grecia antigua (conocidos como olisbos) e incluso de la cultura China milenaria. Así que, en términos de comparación, los consoladores serían la versión original y primitiva de los dildos como los conocemos hoy en día.

Ahora, con respecto a los vibradores, como su nombre lo indica, poseen un mecanismo que hace que vibren, causando mayor estimulación en el área donde se aplique. Existen vibradores que vienen con distintos niveles de intensidad, patrones, pulsos o velocidad de vibración, siendo esta la característica que más lo diferencia de los dildos, ya que estos no poseen ese mecanismo de vibración interna.

Aunque sí comparten las formas fálicas con las que vienen representados, sin embargo existen una cantidad increíble de vibradores con distintas formas (incluyendo esponjas de baño y labiales) que en serio debes ver para creer. De igual manera, puedes encontrarlos para ser introducidos en las vaginas o para estimular el ano, el punto G y el clítoris.

Placer

¿Cómo utilizar correctamente un dildo?

El uso de un dildo no requiere de mucho esfuerzo, es más sencillo de lo que piensas, sin embargo es natural que puedas sentir nervios o miedo de intentar probarlo por primera vez. Por ello, toma en cuenta estos tips que te presentaremos a continuación.

1. Deja el tabú a un lado e infórmate

Lo primero que necesitas hacer es dejar a un lado el estigma y abrir tu mente a las múltiples opciones que te puede brindar el uso de los dildos para tu placer sexual o para darle más sazón a la intimidad con tu pareja. Para ello debes informarte todo lo que puedas sobre los dildos: de qué material están hechos, cuáles son los tamaños y formas disponibles, cuál te conviene usar por primera vez, cómo debes mantenerlos, etc.

No tengas miedo de preguntarle a alguien que sabes que utiliza dildos, de ir a una consulta con tu ginecólogo o a un sexólogo e incluso de asesorarte en la misma sex shop. Eso sí, te recomendamos que te fijes bien en el material de fabricación y optes por aquellos que sean hipoalergénicos para evitar cualquier tipo de reacción alérgica.

2. Relájate y disfruta

El segundo paso es que, una vez que hayas adquirido tu dildo, practiques en la comodidad de tu casa por tu propia cuenta primero, en privado y a tu ritmo para que te vayas familiarizando con el mismo y así tengas una agradable experiencia. ¿Por qué necesitas hacerlo solo? Para evitar que te sientas presionado o ansioso, así cuando domines el uso de tu dildo, puedes compartir con tu pareja y magnificar los encuentros.

Es necesario que te encuentres en total calma y relajación para que no existan dolores o molestias al tensar los músculos, respira profundamente, concéntrate en las caricias que recibe tu cuerpo y en las reacciones obtenidas. Recuerda que mientras más suelto te encuentres mejor se sentirá todo.

3. Comienza poco a poco

Tu primera experiencia con el dildo será parecida a tu primer encuentro sexual, de manera que no puedes introducir el dildo de una vez, sino que debes hacer una ronda de juegos previos para que tu cuerpo se acostumbre. Comienza con calma y lentitud, primero estimúlate por encima de la ropa interior, luego puedes pasar el dildo por tus senos (o por tu pene si eres hombre), juega con tus labios, con tu clítoris hasta que te sientas lo suficientemente húmeda para comenzar a introducirlo y moverlo dentro de ti.

Esta recomendación también aplica en el caso de que adquieras un vibrador, primero puedes comenzar por utilizar el estimulador sobre tus senos, clítoris, labios o ano antes de introducir el vibrador en tu interior.

4. Juega con el ritmo

Una vez que te hayas acostumbrado al tipo de dildo o vibrador que tienes, es momento de que explores con él distintas posiciones, intensidad y profundidad en la penetración, ya que es posible que en un primer momento no puedas introducirlo por completo. Es por ello que necesitas revisar los tamaños para que sepas cuál se adapta mejor a tu cuerpo en un primer momento y después si quieres explorar más tamaños o tipos de dildos.

En cuanto a los vibradores, es necesario que vayas con un ritmo tranquilo y lento, cuando te sientas cómoda en este aumenta poco a poco la intensidad de las vibraciones o juega con los niveles de la misma, pasando de lento a rápido.

5. No exageres

Muchas mujeres suelen dejar de usar estos juguetes sexuales porque tuvieron una reacción dolorosa o les ha causado molestias. Ten en cuenta que, no todas las mujeres tienen el mismo umbral de sensibilidad y puede que tu tengas uno muy bajo, por lo que no resistas las vibraciones, pero tranquila, si este es tu caso entonces coloca el vibrador por encima de tu clítoris o acariciando la parte superior de tus labios, así no causarán molestias.

Por otro lado, utiliza el dildo para estimular tu clítoris según la intensidad que puedas soportar y que te cause placer. De la misma forma sucede con los tipos de dildos que escojas, existen algunos que son lisos (los clásicos) y otros que vienen con texturas o en forma de perlas, para tu primera vez es mejor que optes por el más clásico posible y de un tamaño regular para que así no sufras ninguna complicación.

6. No olvides la higiene

Este es un paso muy importante que por nada del mundo debes olvidar, cada vez que utilices tu juguete sexual es necesario que tengas una buena rutina de limpieza básica. Esta se trata de lavar bien tu dildo antes y después de utilizarlo con agua templada y jabón con ph neutro de uso corporal. Luego deja que se seque al aire libre, ya que si lo secas con un paño o una toalla puedes dejar restos del material en este, mientras que si lo secas con un secador puedes dañarlos.

En cuanto a los vibradores, es necesario que retires las pilas antes de lavarlo y para guardarlo, de manera que evitas que se oxiden o se estropeen. Otra recomendación es que, si necesitas utilizar lubricante, opta por aquellos que sean a base de agua y no de aceite para evitar alguna reacción alérgica o causar irritaciones.

Ahora sabes la manera correcta de comenzar a añadir un dildo a tu vida sexual.

TÓPICOS
Sexualidad
Violeta Suárez

Violeta Suárez

Filóloga y Escritora

Violeta nació en Huelva en 1985. Estudió Filología Clásica en la Universidad de Barcelona (UB), y ha trabajado en diferentes sectores dentro y fuera de Europa. Nunca ha dejado de lado sus mayores devociones: viajar y escribir. EstiloNext representa una forma de expresarse libremente al mundo sobre diversos temas que le interesan.