Salud y bienestar

Los 6 tipos de ictus (y sus características)

Los ictus o accidentes cerebrovasculares son unas de las primeras causas de muerte en los países de alto ingreso. Veamos cómo se clasifican en función de sus causas y gravedad.
Tipos ictus

El accidente cerebrovascular (ACV) es una afección médica que sucede cuando se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro. Estamos ante una patología de características muy preocupantes, pues se estima que en el mundo 17 millones de personas sufren un accidente cerebrovascular cada año. Esto se traduce, según la región estudiada, en unos 14 casos por cada 100.000 habitantes o, si lo prefieres, en que una de cada 6 personas sufrirá un ACV a lo largo de su vida.

El mundo de los accidentes cerebrovasculares es complejo tanto terminológicamente como en lo que a clasificación se refiere. Por ejemplo, en primer lugar debemos destacar que accidente cerebrovascular, ictus, infarto cerebral, derrame cerebral, apoplejía y ataque cerebrovascular son todos sinónimos: médicamente, estamos hablando de lo mismo aunque cambiemos las palabras.

Una vez hemos abordado de forma somera la situación de los ACVs a nivel global y el conglomerado terminológico que los definen, es normal hacerse la siguiente pregunta: ¿qué tipos hay? Si te ha asaltado esta duda mientras leías las líneas introductorias, no te preocupes. Aquí te traemos los 6 tipos de ictus y sus características.

¿Qué es un ictus?

Como hemos dicho anteriormente, un ictus o accidente cerebrovascular (ACV) se produce cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe o se reduce, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. Debido a esta falta de flujo sanguíneo, las células del tejido afectado comienzan a morir en cuestión de minutos.

Diversos estudios arrojan datos verdaderamente preocupantes en lo referente a esta patología. Por ejemplo, se calcula que en Chile en el año 2016 se produjeron casi 8.500 muertes por ACVs, lo que se traduce al 15% de las defunciones y causas de discapacidad combinadas en todo el país.

Además de todo esto, cabe destacar que aproximadamente el 30% de los supervivientes de un ictus presentan una discapacidad significativa para realizar tareas diarias y que, además, el 10% de ellos terminan desarrollando demencia en los 3 meses siguientes al accidente. Como podrás ver, el propio ictus es solo el principio del camino.

¿Cuáles son los tipos de ictus?

Los datos epidemiológicos son claros y concisos, pues los números no mienten. Por desgracia, las palabras están sujetas a interpretación personal y, por ello, ahora entramos en terrenos un poco farragosos. Te vamos a describir los tipos de ictus según portales profesionales, como son la Clínica Mayo y la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Aun así, debemos acotar que el criterio clasificatorio varía significativamente según las fuentes consultadas. El consenso es claro a nivel basal: hay dos tipos principales de ictus, los isquémicos y los hemorrágicos. Es en las ramificaciones de cada uno de ellos donde la cosa se complica un poco. Sin más dilación, nos ponemos a ello.

1. Ictus isquémico

Un ictus isquémico es aquel que sucede cuando una arteria queda obstruida, generalmente por un coágulo de sangre o un trombo. Este “tapón” limita parcial o totalmente el flujo sanguíneo, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega al cerebro. Es el tipo de ACV más común, ya que responde al 80-85% de los casos. En países como España se reporta que se dan unos 150-200 casos por cada 100.000 habitantes, generalmente en la edad adulta o anciana. A continuación, te presentamos cada una de sus variantes.

Ictus isquémico

1.1 Ictus isquémico de origen vascular y hemodinámico

Se caracteriza por una estenosis arterial (vasoconstricción) reactiva a multitud de procesos. Normalmente se debe a una disminución del gasto cardíaco, es decir, el volumen de sangre expulsado por un ventrículo del corazón en un minuto o, en su defecto, por una tensión arterial grave y mantenida.

1.2 De origen intravascular: ictus trombótico o aterotrombótico

Estamos ante fenómenos de aterosclerosis, es decir, el taponamiento de las arterias por lípidos, colesterol y otras sustancias. El fenómeno trombótico es el que se produce cuando se forma un coágulo en una arteria normal, mientras que la aterotrombosis tiene lugar cuando el tapón se establece en una zona lesionada preexistente.

Son factores de riesgo de los ictus trombóticos y aterotrombóticos la obesidad, hipertensión, diabetes o el aumento de colesterol en sangre. Por diferentes causas, los coágulos suelen producirse más a menudo en unas arterias que en otras. Por ejemplo, es especialmente frecuente el origen en las arterias carótidas internas, las cuales son esenciales para la irrigación cerebral.

1.3 Ictus embólico

También estamos hablando de un coágulo, pero en este caso se forma en otra parte del cuerpo, generalmente en las venas de la parte superior del pecho y el cuello o en el corazón. Este tapón o émbolo se desprende del lugar de origen y, tras viajar por el torrente sanguíneo, termina taponando un vaso sanguíneo de menor diámetro que en el lugar de origen.

El émbolo suele ser un coágulo sanguíneo que se forma en el corazón, pero también puede tratarse de una fractura, un tumor, un fármaco e incluso una burbuja de aire. Realmente, cualquier elemento que dificulta el flujo sanguíneo originado en un lugar distinto al que está taponando se puede considerar un émbolo.

1.4 Ictus lacunar

Empezamos a hilar fino, pues esta variante es bastante extraña. En algunos casos, ciertos factores de riesgo pueden promover que la propia pared de la arteria prolifere hacia su luz, llegando en ciertas ocasiones a ocluir el vaso totalmente. Este fenómeno suele tener lugar en arterias de pequeño calibre situadas en la profundidad del tejido cerebral, lo que explica su forma “lacunar”.

1.5 Ictus de origen extravascular

Utilizamos este último tipo de ictus isquémico como una suerte de cajón de sastre, ya que aquí podemos englobar todos los accidentes cerebrovasculares isquémicos de causas desconocidas (hasta el 20%) o cuyo origen no se encuentra en el propio vaso sanguíneo. En esta categoría caerían, por ejemplo, los ACVs que se producen por quistes y tumores que causan fenómenos compresivos sobre la arteria.

Como su propio nombre indica, el origen “extravascular” denota que es otro elemento externo al vaso sanguíneo el que está produciendo el pinzamiento, como puede ser un tumor, un quiste, un absceso y otros elementos.

2. Ictus hemorrágico

Volvemos al criterio clasificatorio inicial pues, como hemos dicho, existen dos grandes tipos de ictus: el isquémico y el hemorrágico. Igual que la primera variante se caracteriza por una falta de irrigación al cerebro, la segunda se produce cuando un vaso sanguíneo se debilita y termina por romperse. Esto produce una inundación del tejido circundante con sangre, lo que, como podréis imaginar, puede llegar a ser desastroso para el paciente.

Los ictus hemorrágicos son mucho menos comunes que los isquémicos (responden al 15% de los casos) y se deben, generalmente, a 3 causas. Te las contamos de forma somera en la siguiente lista:

  • Aneurisma: un aneurisma se define como un abombamiento de un vaso sanguíneo. No todos los aneurismas se rompen, pero los localizados en el cerebro que lo hacen dan lugar a un ACV o ictus hemorrágico.
  • Malformación arteriovenosa (MAV): una mala conexión entre las arterias y las venas.
  • Angiopatía cerebral amiloide (ACA): una enfermedad en la que las proteínas amiloides se acumulan en las paredes de las arterias del cerebro.

Un ictus hemorrágico también puede suceder por el consumo de ciertos fármacos o una presión arterial muy alta, aunque esto es menos común. También es necesario destacar que un ictus isquémico puede llegar a presentar sangrado, lo que le convierte en las dos categorías a la vez.

Ictus hemorrágico

Consideraciones finales

Hemos elegido este criterio clasificatorio porque es el más sencillo de todos, si bien los ictus isquémicos también se pueden clasificar según su extensión y localización (total, de circulación posterior o lacunar) y, por otro lado, los hemorrágicos según el tipo de sangrado (intraparenquimatoso, intraventricular, subaracnoideo).

Lo que queremos decir con estas acepciones es que la clasificación de una patología tan compleja dependerá mucho del criterio utilizado: origen, extensión del daño y posibles efectos, por ejemplo, son parámetros todos igual de válidos para compartimentalizar una enfermedad. Si te has quedado con ganas de más u otras opiniones, te recomendamos que le eches un ojo a la bibliografía presentada al final del artículo.

Resumen

Como habrás podido observar, el mundo de los ictus es uno extenso y tremendamente complejo. Los ictus isquémicos son mucho más comunes que los hemorrágicos porque, principalmente, pueden producirse por más causas (trombos, embolias o tumores, por ejemplo). Por otro lado, los ACVs hemorrágicos suelen ser causados por aneurismas cerebrales, si bien solo un pequeño porcentaje de los vasos dilatados terminan estallando e inundando el cerebro de sangre.

Referencias bibliográficas

  • ¿Qué es un ictus? Clinicbarcelona.org. Recogido a 7 de diciembre en https://www.clinicbarcelona.org/asistencia/enfermedades/ictus/definicion
  • ¿Qué es un ictus? RITHMI.com. Recogido a 7 de diciembre en https://rithmi.com/que-es-un-ictus/#:~:text=El%20ictus%20o%20m%C3%A1s%20com%C3%BAnmente,sangre%20que%20llega%20al%20cerebro.
  • Accidente cerebrovascular, medlineplus.gov. Recogido a 7 de diciembre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000726.htm
  • Espada, S. G., Abad, L. M., & Bermejo, R. M. H. (2016). Capítulo 4: Ictus y otras emergencias neurológicas. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 23(9), 40-50.
  • Gutiérrez-Zúñiga, R., Fuentes, B., & Díez-Tejedor, E. (2019). Ictus isquémico. Infarto cerebral y ataque isquémico transitorio. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(70), 4085-4096.
Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies