Los 15 tipos de mentiras (y cómo identificarlas)

La mentira está rodeada de mala fama y nada es más desagradable que ser descubierto mintiendo. Sin embargo, no todas las mentiras son iguales. Aunque algunas son malintencionadas, otras pueden ser necesarias. Veamos qué clases de mentiras existen.

Tipos mentiras

A nadie le gusta ser tachado como mentiroso. Mentir es una conducta muy castigada socialmente y suele asociarse con la maldad y las malas intenciones. Paradójicamente, no hay una sola persona en el mundo que no haya mentido nunca en su vida. De hecho, la mayoría lo hacemos de forma diaria, a veces de forma tan automática que ni siquiera somos conscientes de ello.

La mentira puede cobrar muchas formas y puede aparecer en múltiples situaciones ante diversos desencadenantes. Es decir, que nunca mentimos siguiendo la misma dinámica ni motivación. A pesar de la visión negativa que se tiene del acto de mentir, en ocasiones este supone un mecanismo protector para nosotros mismos y también para los demás. Además, mentir no siempre requiere contar algo falso, pues a veces basta sólo con contar una parte de la verdad.

Esto puede ser necesario en determinadas situaciones sociales en las que decir toda la verdad sería contraproducente para nuestras relaciones y nuestra vida en general. Cuando acabamos de conocer a alguien, la mentira también nos permite mantener en la privacidad cuestiones personales e incluso transmitir una imagen favorable al otro. Esto es importante de cara a proteger nuestra intimidad sin exponernos en exceso y causar buena impresión.

Pensemos en ejemplos de la vida diaria: cuando un familiar nos pregunta si nos ha gustado un regalo que nos horroriza, cuando nuestro jefe nos pregunta si nos importa hacer un par de horas extras, cuándo tenemos un compromiso y no deseamos acudir...En todas estas situaciones lo más habitual es que mintamos. Realmente la mentira debe ser analizada en el contexto donde se produce, ya que en ocasiones es un indicador de que entendemos cómo piensan y reaccionan los demás, y, por tanto, de que hemos aprendido las reglas del juego de las relaciones con los otros.

Si te identificas con las situaciones que hemos contado y quieres saber un poco más sobre la tendencia humana a la mentira, en este artículo vamos a repasar los diferentes tipos de mentiras y a analizar por qué se producen y en qué consisten exactamente.

¿Qué clases de mentiras existen?

Como acabamos de adelantar, existen muchos tipos de mentiras. Aquí hemos decidido recopilar los quince tipos más frecuentes y la función de cada uno.

1. Mentiras piadosas

Las personas no siempre mienten por un fin egoísta o malicioso. Hay personas que, debido a su gran inteligencia emocional, son capaces de valorar ciertas situaciones en las que mentir es lo más adecuado. En la vida es frecuente toparse con escenarios complicados en los que no contar la verdad resulta necesario. Generalmente, las mentiras piadosas tratan de evitar sufrimiento o dolor a otras personas. Por ejemplo, si un amigo nos pregunta si está atractivo con esa ropa nueva que no nos gusta en absoluto, probablemente le mentiremos para evitar herirle y que se sienta seguro de sí mismo.

2. Mentiras intencionadas

Este tipo de mentiras son aquellas que se llevan a cabo de forma intencional, generalmente con objetivos egoístas o malévolos. Ejemplo de ello puede ser mentir a la dependienta de una tienda diciéndole que queremos devolver una prenda que en realidad sí hemos utilizado.

Mentira intencionada

3. Mentiras por omisión de la verdad

A veces mentir no requiere relatar información falsa, sino ocultar partes de la verdad que resultan importantes. Este tipo de mentira es frecuente cuando tratamos de convencer o persuadir a alguien de algo. Tratamos de ofrecer la parte de la realidad que más nos conviene, escondiendo la que menos nos favorece.

4. Autoengaño

Este tipo de mentira tiene una característica particular y es que va dirigida a uno mismo. Es por ello por lo que suele ser un proceso inconsciente que actúa como mecanismo protector. La realidad tal cual es puede ser dolorosa, por lo que mentirnos reduce la disonancia cognitiva y, por tanto, el malestar.

5. Rumores

Todos en algún momento hemos oído rumores o cotilleos sobre otras personas. Por desgracia, no se sabe con seguridad si esta información es cierta o no. Este tipo de mentira es algo así como el juego del teléfono escacharrado, en el que una serie de personas va transmitiendo un mensaje que se acaba distorsionando por el boca a boca, perjudicando muchas veces a los protagonistas de la historia.

6. Exageración

Mentir a veces tiene que ver con modificar la envergadura de los hechos que se cuentan. A veces se magnifica algo que ha ocurrido de forma deliberada para generar interés o atención, pero otras veces exageramos un relato sin ser conscientes. Esto tiene que ver con la forma en la que recuperamos la información de nuestra memoria, ya que este proceso está influido por nuestras emociones. Si estamos relatando una escena que vivimos muy divertida, es probable que magnifiquemos algunas partes sin ser conscientes debido a este sesgo.

7. Copia o plagio

Este tipo de mentira puede constituir un delito, ya que consiste en apropiarse de las ideas o trabajos de otras personas para hacerlas pasar por propias. Es una mentira claramente malintencionada, donde la persona persigue lucrarse a costa del esfuerzo de los demás.

8. Mentiras compulsivas

Este tipo de mentiras implican la existencia de un trastorno psicológico, pues la persona miente de forma reiterada y casi automática, incluso en situaciones en las que la mentira no reporta ningún beneficio. Este tipo de mentira suele ser habitual en personas con una autoestima pobre, que necesitan construir una realidad paralela a la suya para tratar de agradar a los demás.

Mentiras compulsivas

9. Promesas quebrantadas

Son muchas las promesas que se hacen y luego nunca llegan a cumplirse. Esto puede considerarse un tipo de mentira más, que además puede tener serias repercusiones en la relación que mantenemos con la persona a la que hemos fallado. La ruptura de una promesa merma la confianza. Sentirse engañado, especialmente por alguien a quien queremos, puede resultar muy doloroso.

10. Mentira engañosa

Las mentiras de este tipo consisten en afirmaciones que, siendo ciertas, pueden generar confusión debido a su ambigüedad. También hablamos de mentiras engañosas cuando la persona trata de desviar la atención a otra cuestión u omitir partes importantes de los hechos que conoce. Ejemplo de ello son las estafas, donde muchas veces se vende un producto con ciertas condiciones sin dejar muy clara la letra pequeña.

11. Mentira utilitarista

Este tipo de mentiras se llevan a cabo por cuestiones puramente prácticas y egoístas. Permiten a la persona evitar consecuencias negativas o sacar provecho de alguna situación. Ejemplo de ello puede ser el fingir estar enfermo para no acudir al trabajo.

12. Mentira compensatoria

Las mentiras de este tipo se llevan a cabo debido a que la persona necesita encubrir su realidad, adornarla o manipularla para favorecer su imagen de cara a los demás. Está muy relacionada con la mentira compulsiva, ya que en este caso también se puede hablar de un malestar psicológico subyacente.

13. Mentira traslatoria

Este tipo de mentiras persiguen achacar un mérito o una responsabilidad a otra persona. La mentira traslatoria más frecuente tiene que ver con la culpa, ya que mintiendo se puede lograr trasladar la responsabilidad de un hecho a otra persona. Por supuesto, esta mentira esconde una mala intención, en la que quien es realmente responsable no asume las consecuencias de sus actos.

14. Farol

Un farol consiste en simular una intención o habilidad que, en realidad, no existe. Es una estrategia que permite confundir a otras personas. Ejemplo de ello lo vemos en secuestros donde los secuestradores amenazan con matar a su rehén si no reciben el dinero que piden. Aunque puede que la intención sea real, muchas veces estas amenazas son simples faroles que tienen como fin último lograr esa ganancia.

15. Elusión

La elusión tiene que ver con mantener oculta la opinión que se tiene sobre ciertos temas controvertidos por distintas razones. Por ejemplo, en política es habitual que las personas no indiquen a qué partido político van a votar durante las elecciones.

Elusión

Conclusiones

En este artículo hemos repasado los distintos tipos de mentiras existentes, la función que cumplen y las situaciones en las que cada uno de ellos tiene lugar. La mentira es un fenómeno que ha sido ampliamente estudiado en psicología, debido al enorme interés que despierta en la población general. Se trata de una cuestión muy contradictoria, ya que está rodeada de tabú y al mismo tiempo es una respuesta natural en todos los seres humanos.

El objetivo de este artículo no es simplemente quedarnos en la superficie, ya que todos conocemos qué es mentir. Realmente, se trata de ver en la mentira un indicador que nos puede dar valiosa información sobre la persona. Por ejemplo, quién miente de forma piadosa está denotando grandes dosis de empatía y asertividad con los demás. De igual manera, la mentira compulsiva puede hablarnos de una autoestima muy dañada.

Por su parte, el autoengaño puede darnos una pista de cómo una situación complicada puede estar afectando a una persona en un momento dado. Y por supuesto, una mentira utilitarista o claramente intencional nos enseña que esa persona no es de fiar debido a que solo vela por sus propios intereses egoístas. La mentira no es solo algo natural en nosotros, sino que es útil, necesaria e informativa.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies