Los 18 tipos de volcanes (y sus características)

Los volcanes son estructuras geológicas que pueden emanar lava procedente del manto terrestre a través de periodos de actividad conocidos como erupciones. Veamos cómo se clasifican en función de su actividad, erupción y forma.

Tipos volcanes

Un volcán es una estructura geológica formada por una abertura o grieta en la corteza terrestre que conecta, mediante un conducto o chimenea, con una cámara magmática situada en el interior de la Tierra. Los materiales incandescentes, gases y vapor de agua de la cámara interna serán expulsados por el cráter o apertura en forma de humo, llamas y materias encendidas o derretidas, formando así, por deposición y acumulación, la estructura externa que vemos. En este artículo clasificaremos los distintos tipos de volcán, describiendo sus características más representativas así como nombrando algún ejemplo reconocido de cada uno.

¿Cómo se clasifican los volcanes.

Podemos clasificar los volcanes en distintos tipos según: su actividad, su erupción y su forma. Seguidamente los presentaremos.

1. Tipos de volcán según su actividad

Esta distinción entre volcanes se hará teniendo en cuenta la frecuencia de erupción de cada uno.

1.1. Volcanes activos

Los volcanes activos son aquellos que se encuentran en erupción o que están en periodo de latencia (periodo entre erupción y erupción) pudiendo erupcionar en cualquier momento. En este estado es en el que se encuentran la mayoría de volcanes, ya que no están continuamente en activo, sino que permanecen en reposo la mayor parte del tiempo, con la posibilidad de producir erupciones en diferentes épocas.

El tiempo que puede estar el volcán expulsando materiales incandescentes es muy variable y extenso, pudiendo durar desde horas o incluso años. En la actualidad, algunos de los volcanes que aún se consideran activos podrían ser: el Monte Vesubio en Italia, el Galeras en Colombia y el de la Cumbre Vieja en la Palma, Islas Canarias, volcán que actualmente, en 2021, se encuentra en erupción.

Volcanes activos

1.2. Volcanes durmientes o inactivos

Los volcanes inactivos o durmientes son aquellos que hace siglos que no entran en erupción. Que presentan un largo periodo de latencia, es decir, transcurre un largo periodo de tiempo inactivo entre erupción y erupción. Aun así, si que se encuentra una bajo o mínima actividad, pudiendo activarse de manera esporádica, mostrando la presencia de aguas termales, agua con una elevada cantidad de minerales que sale del interior de la Tierra de manera natural y mostrando una temperatura superior en 5ºC a la que se presenta en la superficie.

Dentro de este tipo de volcanes también pueden incluirse los que producen fumarolas, que es una mezcla de gases y vapores que salen al exterior a través de las grietas del volcán a elevadas temperaturas. Es importante recordar que estos no están extintos, siguen activos y con posibilidad de erupcionar, hecho que hace que sea posible observar movimientos o leves terremotos en las zonas cercanas a ellos. Por poner algún ejemplo de volcanes inactivos, podemos nombrar: el volcán Villarrica en Chile, el Teide en las Islas Canarias, España o el volcán Etna en Sicilia.

1.3. Volcanes extintos

Los volcanes extintos son aquellos que presentaron su última erupción hace más de 25.000 años. Todo y no haber presentado actividad durante un largo periodo de tiempo, esto no significa que en un futuro no pueda volver a erupcionar, por tanto, no se presenta completamente extinguido. También se clasifican como volcanes extintos aquellos que los movimientos de placas tectónicas han producido que su fuente de magma se desplace. Como ejemplos de este tipo de volcán podríamos mencionar: el Monte Kilimanjaro en Tanzania y el Diamond Head en Hawai.

2. Tipos de volcán según su erupción

Los volcanes también se podrán clasificar dependiendo del tipo de erupción que presentan, esta dependerá de cómo se el magma, que temperatura tiene, que viscosidad, como es su composición y qué elementos se encuentran disueltos de él.

2.1. Volcanes hawaianos

Los volcanes Hawaianos son los que presentan erupciones de lava fluida, poco viscosa, no se produce desprendimiento de gases ni se generan explosiones, ya que no tienen muchos materiales piroclásticos, mezcla caliente de gases, cenizas y fragmentos de roca. La lava se desliza con facilidad, liberando los gases poco a poco y sin producir explosiones, hecho que produce que las erupciones sean silenciosas. Tal como nos indica su nombre, este tipo de volcanes son los que se encuentran mayoritariamente en Hawai, como es el caso del Kilauea, uno de los volcanes más conocidos de este Estado.

Volcanes hawaianos

2.2. Volcanes estrombolianos

Este tipo de volcán presenta unas explosiones sucesivas, lanzando material piroclástico. La lava es viscosa y poco fluida, provocando que cuando esta desciende, se desliza, por las laderas y barrancos sin llegar a grandes distancias.

La consistencia menos fluida de la lava, provoca que esta a medida que va subiendo por el conducto o chimenea se cristalice y se produzcan lanzamientos de esta en forma de bolas de lava semiconsolidadas, que reciben el nombre de proyectiles volcánicos. La lava estromboliana produce gases abundantes y con facilidad, debido a esto no se observan pulverizaciones o cenizas. El nombre de este tipo de volcán coincide o se relaciona con el volcán Estrómboli, situado en Sicilia, Italia.

2.3. Volcanes vulcanianos

Los volcanes vulcanianos presentan erupciones muy violentas que pueden llevar a la destrucción del propio volcán. La lava es muy viscosa y hay fuertes explosiones que producen pulverizaciones y mucha ceniza.

Se generan grandes nubes de material piroclástico, con forma característica de seta u hongo. La lava, al ser poco fluida, se consolida con rapidez, llegando a poco alcance en el exterior y produciendo que el cono, parte externa del volcán presente una pendiente muy inclinada. Este tipo de volcán debe su nombre al volcán Vulcano situado en Italia.

2.4. Volcanes peleanos

Los volcanes peleanos producen lava muy viscosa que provoca que se consolide rápidamente formando un tapón en el cráter. La fuerza que sigue generando los gases internos para poder salir, hace que o bien se abran grietas laterales al ceder las paredes o la elevada presión que se ejerce acaba haciendo que se expulse el tapón de forma violenta. El ejemplo más conocido y por el cual recibe nombre este volcán es el de Monte Pelée en la isla Martinica.

Volcanes peleanos

2.5. Volcanes hidromagmáticos

La erupción de los volcanes hidromagmáticos se produce cuando el magma entra en contacto con agua subterránea o aguas superficiales, produciendo así la liberación de grandes cantidades de vapor. Estos tipos de volcanes presentan características similares a los ya nombrados estrombolianos, pero a diferencia de estos últimos la lava de los hidromagmáticos es más líquida. Encontramos este tipo de volcanes, por ejemplo, en la región de Campo de Calatrava en España.

2.6. Volcanes islándicos o fisurales

En los volcanes islándicos la lava producida es fluida y las erupciones son expulsadas de fisuras (grietas) que aparecen en el suelo, no por el cráter como hacen la mayoría. Este hecho, al salir la lava por grietas laterales, hace que se formen grandes mesetas en la zona del volcán creando un relieve plano, en vez de pendientes muy inclinadas. Tal como nos indica el nombre, este tipo de volcanes se suelen encontrar en Islandia.

2.7. Volcanes submarinos

Las erupciones que producen este tipo de volcanes tienden a durar poco, ya que se enfría la lava al entrar en contacto con el agua y por la erosión que provoca el mar. Por tanto, aunque resulte extraño que un volcán pueda erupcionar en el agua, este hecho es muy común, pudiendo generar así islas volcánicas cuando la lava llega a la superficie y se condensa al enfriarse. Un ejemplo de este tipo de volcanes cercanos a nosotros son los que dieron lugar a las Islas Canarias aquí en España.

Volcanes submarinos

2.8. Volcanes de erupción pliniana o vesubiana

La lava producida en las erupciones Plinianas es muy viscosa, de carácter ácido, dando lugar a explosiones muy violentas. Se expulsa continuamente gases a altas temperaturas y grandes cantidades de cenizas, estas pueden llegar a cubrir grandes superficies.

Las explosiones pueden generar unas coladas piroclásticas también denominadas nubes ardientes o flujo piroclástico, que son una mezcla de gases y materiales sólidos calientes y aire atrapado, que al ser expulsadas, precipitadas, al exterior del volcán, pueden sepultar grandes superficies de terreno en un muy corto periodo de tiempo, en minutos. El material condensado que se produce en las coladas piroclásticas recibe el nombre de roca ignimbrita. El caso muy conocido que aconteció en Pompeya y Herculano, quedando estas sepultadas por la erupción del volcán Vesubio es un ejemplo típico de este tipo de volcán.

2.9. Volcán de erupción freatomagmático o surtseyana

Este tipo de erupción se produce cuando el magma interacciona con el agua, ya sea del subsuelo, del deshielo o del mar. Al chocar los dos fluidos a temperaturas muy distintas, hace que la explosión sea muy violenta, ya que se une la energía del volcán a la expansión del vapor de agua.

La proporción de agua y magma tiene que ser determinada, por el contrario si hay mucha agua enfriará el magma y no se producirán explosiones y si por el contrario la cantidad de magma es mucho más elevada provocará que el agua se evapore y se consuma sin producir ningún efecto. Un ejemplo de este tipo de erupciones serían las producidas por el volcán Anak Krakatoa en Indonesia.

2.10. Volcán de erupciones de Cieno

Cuando el volcán se encuentra en reposo, se acumula en el cráter agua, formando lagos o hielo. Esto provocará que cuando el volcán vuelva a activarse las cenizas y material que expulsa se junte con el agua generando así avalanchas de cieno, lodo blando que se deposita al fondo de lugares donde hay agua acumulada.

3. Tipos de volcán según su forma

En este apartado clasificaremos los tipos de volcanes que existen según sea su forma.

3.1. Volcanes en escudo

La lava fluida y la acumulación sucesiva de erupciones crea volcanes de gran tamaño característicos por tener un gran diámetro pero escasa altura. El volcán en escudo con más actividad es el ya nombrado con anterioridad volcán Kilauea en Hawai.

3.2. Estratovolcanes

Esta forma de volcán se crea por la producción de manera alterna de erupciones violentas y erupciones tranquilas, dándole una forma cónica de gran altura. El material que constituye la forma del volcán son capas de lava junto a capas de roca. El volcán de fuego de Colima en México presentaría la forma de este tipo de volcán.

Estratovolcanes

3.3. Calderas volcánicas

Esta forma aparece al generarse grandes explosiones o hundimientos de la cámara magmática, dando lugar a un cráter de gran dimensión de más de 1 kilómetro de diámetro. La caldera de las Cañadas en la isla de Tenerife sería un ejemplo.

3.4. Conos de ceniza o escoria

Formados por la acumulación de ceniza y de pequeño tamaño, no más de 300 metros de altitud, esta forma volcánica es la que se presenta mayoritariamente en la Tierra. Un ejemplo de conos de ceniza es el volcán Paricutín en México.

3.5. Domo de lava

Los domos volcánicos, masa bulbosa, hinchada, de lava solidificada, se crean a partir de erupciones explosivas, la lava que se expulsa es viscosa, poco fluida quedando acumulada y tapando el cráter. Uno de los domos de lava más activos del mundo está situado en Monte Merapi en Indonesia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies