Los 5 tipos de psoriasis (causas, síntomas y tratamiento)

La psoriasis es una enfermedad dermatológica que cursa con manchas rojas y escamosas en la piel. Veamos cómo se clasifica en función de sus aspectos clínicos.
Tipos psoriasis

La psoriasis es una enfermedad dermatológica que causa manchas rojas y escamosas de naturaleza pruriginosa en la piel. Es una patología inflamatoria crónica con una fuerte predisposición genética y cuadros clínicos mediados por la respuesta inmune del paciente. Se estima que la prevalencia de esta condición es del 0,2 al 4,8% de la población mundial, con una media que oscila el 2% en muchos de los países consultados.

La psoriasis puede aparecer de novo en el entorno familiar, pero si uno de los padres la presenta, las probabilidades de que la descendencia desarrolle esta condición es de un 10%. Si ambos padres manifiestan síntomas de esta enfermedad, la probabilidad de desarrollarla en los niños es de un 50%. En general, 1 de cada 3 pacientes con psoriasis tienen antecedentes familiares. Se han detectado hasta 25 regiones del genoma que podrían asociarse a esta patología, si bien aún no se han dilucidado del todo sus causas.

La fisiopatología de la psoriasis comprende la infiltración de linfocitos T inmunes en la piel, lo que promueve la proliferación de queratinocitos (células epiteliales). Esto se traduce en la formación de placas densas, inflamación y picor localizado, pues las células epidérmicas no son capaces de secretar correctamente los lípidos necesarios para mantener la piel hidratada, firme y sana. Si quieres conocerlo todo sobre los tipos de psoriasis y sus particularidades, sigue leyendo.

¿Cuáles son los tipos de psoriasis?

Como ya hemos dicho en líneas previas, de forma general, la psoriasis se describe como una afección cutánea que provoca la formación de escamas plateadas, enrojecimiento e irritación de la piel. En una persona con esta condición, se acumulan los queratinocitos (células epidérmicas) muertos en la piel, lo que se traduce en la aparición de las escamas características.

A pesar de que las lesiones son similares en todas sus variantes, la psoriasis es una entidad médica con una gran variabilidad a nivel clínico y evolutivo. Por ello, a continuación te contamos los 5 tipos de psoriasis, sus causas y posibles abordajes. No te lo pierdas.

1. Psoriasis guttata

Corresponde a aproximadamente el 8% del total de los pacientes con psoriasis. En esta variante, aparecen manchas rojas y descamativas con costras plateadas en forma de “lágrimas” en el tronco y extremidades del paciente. (Guttata= en gotas). Es frecuente, sobre todo, en niños y adultos jóvenes.

Curiosamente, este tipo de psoriasis tiene un inicio brusco, en general tras una infección estreptocócica en las vías respiratorias altas. Otros tipos de infecciones, el consumo de ciertas medicinas, la inflamación de las amígdalas, lesiones mecánicas en la piel y estrés continuado también podrían ser otros posibles desencadenantes de la afección.

Como muchos de los cuadros de psoriasis guttata están relacionados con cuadros infectivos, a veces puede ser necesario un tratamiento antibiótico inicial. De todos modos, las formas más leves se pueden tratar desde casa, con soluciones tópicas que contengan cortisona, que actúa como antiinflamatorio y, además, reduce la agresividad de los cuadros alérgicos. Se espera que se alcance una recesión completa de los síntomas tras el tratamiento adecuado.

Psoriasis guttata

2. Psoriasis pustulosa

Esta variante es bastante menos frecuente que la anterior, ya que afecta al 3% de los pacientes totales con psoriasis, de forma aproximada. Este tipo de psoriasis se considera una complicación grave de la enfermedad, en la cual aparecen pústulas estériles (granos de pus no infecciosos) sobre las placas previamente descritas. Dependiendo de su forma de presentación, existen varias sub-variantes:

  • Psoriasis pustulosa general (PPG): afecta a distintas áreas corporales del paciente. Esta variante suele desarrollarse de forma repentina y se acompaña de escalofríos y fiebre, entre otras cosas.
  • Psoriasis pustulosa palmoplantar (PPP): es una psoriasis de difícil tratamiento, que afecta principalmente a mujeres de mediana edad. En este caso, las pústulas aparecen en las palmas de pies y manos.
  • Acropustulosis: afecta únicamente a las puntas de los dedos de manos y pies.

La PPG se ha considerado históricamente como el polo del espectro más grave posible en la psoriasis, sin embargo, estudios genéticos e inmunológicos recientes parecen demostrar que su etiología es diferente a la de otras variantes. En la PPG, el componente inflamatorio se encuentra mucho más acentuado y, por ello, el eritema y la sensación de ardor son peores que en la psoriasis vulgar. Se cree que una mutación del gen IL36RN (que codifica para una citoquina) podría ser la causante de este grave cuadro clínico.

Esta patología se trata con fototerapia (empleando radiaciones electromagnéticas) y un tratamiento tópico y sistémico específico, siempre en un ambiente hospitalario. Si crees que puedes sufrir una psoriasis pustulosa (sobre todo en la variante generalizada), acude a urgencias con rapidez, pues sin tratamiento y monitorización, esta enfermedad puede causar desde manifestaciones extracutáneas hasta la muerte.

3. Psoriasis en placas

Es la variante más común, pues del 80 al 90% de los pacientes con psoriasis la manifiestan. Por ello, se conoce a nivel médico y social como “psoriasis vulgar”, la típica en la que pensamos al nombrar este cuadro clínico.

En esta variante, aparecen las ya nombradas placas enrojecidas y pruriginosas, que surgen por la interacción del sistema inmune con los queratinocitos cutáneos. Los linfocitos T infiltrados en la piel promueven su proliferación, lo que causa que se acumulen células cutáneas muertas en forma de placas densas. La piel se muestra con núcleos enrojecidos “en parches”, inflamados, secos, rasgados y que causan picor.

De nuevo, las infecciones, el consumo (o dejar de consumir) ciertas medicinas, las lesiones en la piel, el aire seco, el estrés o demasiada exposición a la luz solar pueden provocar que aparezcan estas placas. Se suele abordar con cremas tópicas calmantes (corticosteroides, retinol y otros), tratamientos orales o inyectables sistémicos (esteroides, ciclosporina o medicamentos biológicos) y/o fototerapia. Como ves, el tratamiento suele ser multidisciplinar.

Psoriasis placas

4. Psoriasis eritrodérmica

La variante más rara de toda la lista, pues solo se presenta en un 2% de los pacientes incluidos dentro del cuadro psoriásico. En esta ocasión, la psoriasis afecta prácticamente a todo el cuerpo del paciente, presentándose con un enrojecimiento severo de casi toda la epidermis, una exfoliación muy agresiva, dolor y picor severos e, incluso, un aumento en la frecuencia cardíaca. Dicho de un modo más informal, los pacientes con psoriasis eritrodérmica parecen haberse quemado gravemente todo el cuerpo.

Como podrás imaginar, la psoriasis eritrodérmica grave pone en riesgo la vida del paciente, en menor o menor medida. Por ello, al igual que con la variante pustulosa generalizada, solo se concibe su tratamiento inicial en un ambiente hospitalario. Lo primero en los pacientes graves es la hidratación, recuperación del equilibrio hídrico y normalización de los parámetros de temperatura corporal: esto puede salvar vidas si se hace con rapidez.

Este tipo de psoriasis requiere tratamiento con fármacos específicos que no se venden libremente, apósitos húmedos con medicación reparadora y esteroides de aplicación tópica. Una vez los peores síntomas han pasado, el abordaje puede variar y adaptarse a la estancia del paciente en el hogar.

5. Psoriasis inversa

Esta variante es más común que las dos primeras, pero menos que la típica. Aproximadamente el 20-30% con una psoriasis normal terminan desarrollando la de tipo inverso a lo largo de su vida. Esta entidad clínica provoca la aparición de manchas lisas e inflamadas en ciertas áreas de la piel, que se muestran enrojecidas. Surgen principalmente en las axilas, ingle, genitales y debajo de los senos (lugares con pliegues cutáneos).

Este tipo se diferencia del común en que, en esta ocasión, los parches enrojecidos no presentan una conformación seca “en escamas”. Esto se debe a que las lesiones aparecen en zonas protegidas de la sequedad ambiental, como los pliegues cutáneos que se forman entre los senos y el tronco. Como podrás imaginar, la psoriasis inversa es más común en personas con sobrepeso u obesidad.

Como estas zonas de la piel afectada son proclives a sufrir infecciones fúngicas y bacterianas, pueden ser necesarios ciertos tratamientos que resequen el área vulnerable, por contraintuitivo que esto parezca. También se le suele recomendar al paciente que evite cubrir las lesiones, además de los abordajes clínicos ya citados en el resto de variantes.

Psoriasis inversa

Resumen

Como has podido ver, existen 5 tipos de psoriasis principales, algunos con sus propias sub-variantes. La psoriasis en placas es el tipo más común e inocuo, pero por desgracia, la pustulosa generalizada (PPG) y la eritrodérmica pueden llegar a causar incluso la muerte del paciente si no se tratan a tiempo. De todas formas, es necesario recordar que estas variantes afectan a menos del 3% de los enfermos, así que se tratan de cuadros clínicos excepcionales a lo que no hay que temer.

Generalmente, los corticosteroides tópicos son los tratamientos de elección para un manejo sostenido de los síntomas. Si estos se mantienen o empeoran con el tiempo, se puede acudir a la fototerapia y otros abordajes más novedosos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies