Los 8 tipos de Miopías: causas y síntomas

La miopía es un trastorno ocular caracterizado por problemas para enfocar objetos lejanos. Veamos cómo se clasifica esta patología en función de sus causas y de su gravedad.

tipos-miopias

La miopía es una alteración en el proceso de refracción del ojo, la imagen se forma antes de llegar a la retina lo que hace que los objetos que se sitúan lejos no se pueden percibir bien y se vean borrosos.

Clasificaremos distintos tipos de miopía según la causa, vinculada con alteración de distintas estructuras oculares, como la córnea, el cristalino o el globo ocular o según la gravedad de la afección, la consideraremos simple si las dioptrías no llegan a 6, es decir, es menos grave, en cambio diremos que es magna si superan las 6 dioptrías y se vincula con una patología ocular.

El tratamiento también puede variar según las características de la alteración o del sujeto, La miopía simple se puede corregir con gafas, con lentes de contacto o con una intervención quirúrgica. Por su parte la miopía magna necesitará de un control continuo del estado de alteración para evitar que derive en afecciones más graves y poder tratar las patologías oculares relacionadas.

En este artículo hablaremos de la miopía, qué tipos existen, cuáles son sus principales características, sus causas, la prevalencia, la sintomatología y los posibles tratamientos.

¿Qué es la miopía?

La miopía es una afección ocular que se produce por una alteración en el proceso de refracción de la luz en la retina. Cuando el ojo funciona normalmente, la imagen percibida se enfoca encima de la retina, en cambio en los sujetos con miopía, esta se enfoca antes. Esta variación en la refracción aparece cuando el objeto que observamos está lejos, el individuo lo verá borroso.

Existen distintos niveles de afectación, distintas graduaciones, haciendo que el sujeto vea más o menos borroso. Del mismo modo, cada ojo es independiente, lo que quiere decir que puede que uno de ellos tenga miopía y el otro no. Aunque lo más común es que si uno muestro problemas de refracción el otro también tenga, pudiendo variar el grado.

que-es-miopia

¿Cómo se clasifican las miopías?

Podemos diferenciar distintos tipos de miopías que mostrarán diferentes características pero manteniendo los rasgos esenciales de la afección. Así diferenciaremos según la causa y según el grado de alteración.

1. Según la causa

Clasificaremos distintos tipos de miopía según qué parte del ojo se muestra alterado y si la patología se presenta desde el nacimiento o es adquirida.

1.1. Miopía congénita

Como bien nos indica su nombre, la miopía congénita se observa en los niños desde el nacimiento, muestra causas genéticas vinculadas con una patología de la madre o con el parto prematuro del bebé. Las causas se relacionan con problemas estructurales del ojo y suelen mostrar graves alteraciones aunque no tienen tendencia a empeorar.

1.2. Miopía axial

La miopía tipo axial se produce cuando el globo ocular es más largo de lo normal, más de 24 milímetros. El globo ocular es más ovalado lo que hace que la imagen no llegue a refractarse en la retina y se proyecte antes.

1.3. Miopía de curvatura

La miopía de curvatura se relaciona con un aumento de la curvatura de la córnea, que es una capa transparente que recubre el iris, la pupila y la cámara anterior o del cristalino, que es una lenta situada entre el iris y el humor vítreo. Ambas estructuras permiten la refracción de la imagen. El incremento de curvatura se vincula pues con un refracción de la imagen antes de llegar a la retina.

1.4. Miopía de índice

La aparición de la miopía de índice se relaciona con un incremento de la potencia dioptría del cristalino, vinculado con la capacidad de modificación de la curvatura que muestra esta estructura del ojo con el propósito de ajustar y enfocar la imagen. Este proceso se conoce como acomodación. Así si se aumenta la potencia, aumentará la curvatura dificultando el enfoque y produciendo la visión borrosa de los objetos lejanos.

1.5. Miopía mixta

En el caso de la miopía mixta se observa más de una afectación estructural de las antes mencionadas.

miopia-curvatura

1.6. Falsa miopía

La falsa miopía, como podemos deducir, no se considera verdaderamente una miopía, puesto que no observa alteración estructural. Como ya hemos dicho, estructuras como el cristalino permiten que la imagen se enfoque gracias a su variación de curvatura, proceso que conocemos como acomodación. Pues bien, en la falsa miopía el problema se vincula con alteración en la acomodación, observamos que el cristalino sigue en tensión, contraído, al mirar objetos lejanos. De este modo, se mostrará visión borrosa por la dificultad de relajar la musculatura ocular y por la consiguiente mayor curvatura.

Normalmente las causas de esta dificultad de enfoque transitoria se debe a estar expuesto a condiciones de baja luz o por el exceso de acomodación vinculado con un traumatismo o enfermedades que afectan al cuerpo entero como la diabetes.

Dado que la distinción se vincula con la alteración o no de las estructuras internas del ojo es difícil de diferenciar entre una falsa miopía y una verdadera. Una característica que nos lo puede indicar es una gran variación de dioptrías, ya sea en incremento o disminución, en un corto periodo de tiempo. Asimismo, si con la administración de gotas de ciclopléjico vemos que el problema disminuye o desaparece, con alta probabilidad se vincula con la falsa miopía.

2. Según la graduación

Ahora bien la distinción que se realiza con más frecuencia es según la graduación de la miopía, es decir, teniendo en cuenta la gravedad de la alteración.

2.1. Miopía simple

La miopía simple es la más frecuente y se relaciona normalmente con un grado de dioptrías inferior a 6. Es decir, es menos grave y se vincula con una menor probabilidad de mostrar patologías oculares con respecto a otros tipos de miopía, pero sí que presenta mayor riesgo de complicaciones si comparamos con población normal. Suele iniciarse antes de los 5 años, aumenta durante la adolescencia y se estabiliza a partir de los 18 0 20 años.

Al mostrarse desde edades tan tempranas, puede que los niños recuerden siempre haber visto mal,por tanto para ellos la visión borrosa de estímulos lejanos será normal. Pueden utilizar estrategias para intentar mejorar la visión, como entrecerrar los ojos, para lograr enfocar o acercarse más al objetivo para reducir la distancia y no verlo desde lejos.

Asimismo, este tipo de miopía no la podemos prevenir aunque si nos mantenemos atentos a posibles indicadores ya mencionados que pueden mostrar los niños, podremos pedir la realización de un examen ocular y corregir con el tratamiento más adecuado ya sea con gafas, lentes de contacto o intervención quirúrgica refractiva, siempre y cuando las dioptrías ya se muestran estables, se tenga la graduación adecuada para intervenir, más de 18 años y buena salud ocular.

Existen dos tipos de cirugía refractiva: la láser, que como bien nos indica el nombre la intervención consiste en la utilización de un láser que impacta sobre la córnea para poder así recuperar la capacidad de enfoque y la intraocular que consiste en implantar un lente intraocular fáquica, colocándolo en el interior del ojo, entre el iris y el cristalino y permaneciendo de forma indefinida, realizando la función de corregir los problemas refractivos vinculados con la miopía.

2.2. Miopía magna

La miopía magna o alta miopía es menos frecuente y muestra una alteración mayor que la miopía simple, con más de 6 dioptrías y producida por un aumento anormal de la longitud del globo ocular superior a 26 milímetros. Es hereditaria, se observa con mayor frecuencia en mujeres y suele iniciarse en la infancia normalmente antes de los 10 años. Es común que se produzca un aumento de la alteración con el paso de los años.

Como hemos mencionado es más grave que al miopía simple vinculandose pues con enfermedades oculares como: cataratas precoz; glaucoma, afección que daña el nervio óptico; desprendimiento de retina; o alteraciones en la mácula, que es el centro de la retina, sensible a la luz. Los individuos con miopía magna pueden referir pérdida de visión y percibir las líneas rectas de manera ondulada. Dada su consideración como enfermedad ocular y la posibilidad de progresar en una mayor afección, es necesario realizar revisiones periódicas con el oftalmólogo para poder prevenir mayores alteraciones futuras.

Si la miopía magna empeora pasa a considerarse miopía patológica o degenerativa. En este caso a parte de las alteraciones típicas de la miopía magna observamos cambios en la retina y un estrechamiento de la esclerótica, que es una capa exterior que protege el ojo de posibles daños del ambiente y ayuda a mantener la presión ocular. Los síntomas de esta miopía son baja visión o incluso ceguera. Actualmente es una de las principales causas de ceguera a nivel mundial y se ha visto incrementada su prevalencia.

La gravedad y patologías vinculadas con la miopía magna y la posibilidad de derivar en alteraciones más graves hace que, como hemos dicho, sea imprescindible realizar controles rutinarios para comprobar que la situación no empeora y poder así actuar de manera precoz. El tratamiento que se realiza será el propio vinculado a la patología con la que muestra relación, como por ejemplo las cataratas.

falsa-miopia
Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies