Las 70 mejores Proverbios Aztecas (y su significado)

Una de las más grandes culturas milenarias ofrece su sabiduría en interesantes proverbios. Con esta selección haremos un viaje hasta el imperio azteca.
Proverbios aztecas

La cultura Azteca o náhuatl como es también conocida, es considerada como una de las más antiguas y ricas del antiguo mundo americano, donde la felicidad, la vida y las buenas costumbres se tenían en alta estima como aspectos importantes para ser heredados por sus pobladores.

En este artículo, traemos las mejores frases y proverbios de esta cultura milenaria sobre diversos aspectos de la vida que te harán analizar la filosofía de los antepasados.

Mejores proverbios y citas Aztecas

Proverbios cortos y metafóricos que nos muestran el mundo desde la perspectiva Azteca.

1. Ti nou’ dxiña, ti nou’ guídi’. (Una mano suave, y una mano firme.)

Acá se hace una metáfora sobre actuar con delicadeza cuando es necesario.

2. No se llega al alba sino por el sendero de la noche.

Puede parecernos la versión antigua de ‘hay luz al final del túnel’.

3. Hrunadiága’ ne hrusiá’nda’, hrúuya’ ne hriétenaladxe’, hrune’ ne hriziide’ (Escucho y olvido, veo y recuerdo, hago y aprendo.)

En este proverbio se refleja la clave de la sabiduría azteca: vivir sin complicaciones pero siempre teniendo presente lo que pasó solo si ellos mismos pueden constatarlo.

4. ¿Cómo ha de actuar mi corazón? ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra?

Podemos observar una clara crisis existencial, un reflejo sobre la antiquísima búsqueda del sentido a la vida.

5. ¿Cómo hay que vivir al lado de la gente? ¿Obra desconsideradamente, vive, el que sostiene y eleva a los hombres?

¿Será acaso dios un ser benevolente? ¿Es nuestro deber actuar bien? Podemos decir que los aztecas no eran para nada malos en el arte de filosofar y cuestionarse.

6. Ni mo yolpachojtok (Tengo el corazón aplastado)

Un alegato a la tristeza, no hay nada que sea capaz de aplastar nuestro corazón como lo hace la tristeza misma.

7. Dentro del cielo tú forjas tu designio. Lo decretarás: ¿acaso te hastíes y aquí nos escondas tu fama y tu gloria en la tierra? ¿Qué es lo que decretas?

Aún en nuestra cultura nos preguntamos sobre los mandatos de los dioses de cada religión.

8. Los proverbios son las lámparas de las palabras.

Los proverbios son capaces de dar luz a través de la lógica de sus palabras.

9. He venido a estar triste, me aflijo. Ya no estás aquí, ya no, en la región donde de algún modo se existe. Nos dejaste sin provisión en la tierra. Por esto, a mí mismo me desgasto.

Para los Aztecas, la muerte era algo muy sagrado.

10. Ni mitz yolmajtok (Mi corazón te siente)

Un reflejo escrito de ese amor que traspasa distancias, tanto amor de pareja como de amigos o familia.

11. Ome tlamantli nictlazohtla ome tlamantli noyollo, in xochimeh ihuan tehuatzin, in xochimeh cemilhuitica ihuan tehuatzin momoztla. (Dos cosas, amo dos cosas en mi corazón, las flores y a usted, las flores un día y a usted todos los días)

Un claro ejemplo del sentimiento de amor experimentado por la cultura azteca, un amor natural y sencillo, en tiempos naturales y sencillos.

12. El mundo es tuyo, pero tienes que ganártelo.

Es sabido que la civilización azteca logró formar un imperio impresionante, construcciones megaliticas y sistemas socioeconómicos tan complejos como los de la antigua Grecia.

13. Mira a todos con alegría, no desprecies a nadie; cuando sea necesario expresa tu disgusto. (Códice Florentino)

Un claro ejemplo de la aplicación de la humildad. Lo curioso es ver como un valor como este se ha mantenido intacto a través de los siglos.

14. Ten cuidado de las cosas de la tierra: haz algo, corta leña, labra la tierra. Planta nopales, planta magueyes.

Aunque parezca una amenaza, es más bien un proverbio de respeto hacia la tierra, donde se refleja que debemos cuidarla y no destruirla.

15. Como una pintura nos iremos borrando. Como una flor hemos de secarnos sobre a tierra, cual ropaje de plumas del quetzal, del zacuán, del azulejo, iremos pereciendo.

Más que una reflexión sobre la muerte, vemos aquí una reflexión sobre lo efímeros que resultamos en este mundo.

16. Vive en paz entre la gente; respeta y reverencia a todos, no los ofendas con nada, no te pongas en nada contra ellos. (Códice Florentino)

Es lógico pensar que para los Aztecas que vivían en guerras constantes, la paz sea un bien tan preciado como para conservarlo a cualquier costo una vez la han obtenido.

17. Nisa hri dxi’ biraru’ mani dushu’ dxaa ndani’. (Agua estancada, gérmenes dañinos contiene.)

Nuestra vida, como el agua, puede estancarse, y también como en el agua, una vez la vida se estanca comienza a echarse a perder. Por eso, es importante siempre avanzar.

18. Tendrás que comer, tendrás que vestir. Con eso estarás en pie, serás verdadero, con eso andarás. Con eso se hablará de ti, se te alabará. Con eso te darás a conocer.

A través de este proverbio se nos dice que solo seremos reconocidos cuando vivamos nuestra vida a nuestra manera.

19. El sustento merece todos nuestros cuidados.

En este caso se refiere a aquello que da el sustento, en los tiempos aztecas fue la agricultura y la cacería.

20. ¿Acaso vendrán una vez más, acaso volverán a vivir? Solo una vez perecemos, sólo una vez aquí en la tierra.

Leemos un claro lamento a esas almas que se fueron y no pueden volver de ninguna forma.

21. Plantad en los campos el magueycito, el nopalito, el arbolito; ellos darán descanso a los pequeñuelos. Pues tú, joven fuerte, ¿no tienes ganas de fruta? ¿Y cómo va a haberla si no siembras tu milpa?

Para que las siguientes generaciones gocen de la naturaleza, es nuestro deber como generación vigente cuidarla y hacerla florecer.

22. Se vigilante, despierto, no duermas demasiado.

Debemos estar siempre atentos a todo, así como aprovechar el tiempo que tenemos.

23. Por fin lo comprende mi corazón: Escucho un canto, contemplo una flor: ¡Ojalá no se marchiten! (Nezahualcóyotl)

En algún punto de nuestras vidas todos hemos tenido luchas internas, capaces de consumirnos en cuerpo, alma y mente.

24. Tú mantente alerta, mira bien a tu enemigo, que nadie se mofe de ti.

De nuevo podemos apreciar la importancia que tenía para los Aztecas el permanecer en un constante estado de alerta. Algo vital considerando los peligros de su mundo.

25. Lo de esta vida es prestado, que en un instante lo hemos de dejar como otros lo han dejado. (Nezahualcóyotl)

En la cultura Azteca, se considera que lo que poseemos en vida es un préstamo de los dioses y de la tierra. Y al momento de morir, hacemos devolución de ese préstamo terrenal.

26. No te entregues al malviviente, al vagabundo, al jovenzuelo pervertido que se divierte.

Desde la antigüedad, las malas compañías han existido, llevándonos por mal camino si así lo permitimos.

27. El hombre venerado es defensor y sustentador, como el árbol de ciprés, en el cual las personas se refugian.

Para que un hombre sea venerado, este se lo debe ganar.

28. Hazte joven a tu tiempo, no te acabes prematuramente.

La juventud es algo biológico pero a la vez subjetivo. No debemos apresurar nuestro crecimiento, ni entrar a una madurez forzada.

29. ¿Hay alguien que no desee la felicidad?

Puede ser tomada como reflexión en el momento en que critiquen nuestras acciones cuando estas son en busca de la felicidad.

30. Aunque vivas con tu mujer, tu propia carne, ve con ella como la comida, no comas de prisa, es decir, no vivas con lujuria, no te sirvas con exceso.

Incluso con nuestras parejas, debemos tener en cuenta que la relación no se basa solo en sexo, sino en amor y compañerismo.

31. Sin violencia permanece y prospera en medio de sus libros y pinturas, existe la ciudad de Tenochtitlan.

¿Acaso es necesaria la violencia para sobresalir y perdurar?

32. Sé humilde, acepta tu condición, pero tampoco vistas harapos.

La humildad no significa tener una imagen desaliñada. Se trata de una actitud y no de una condición social.

33. El hereje no es el que arde en la hoguera, sino el que la enciende.

A lo largo de la historia y aún en la actualidad, hemos visto como muchos inocentes han sido castigados y condenados por cosas que no cometieron.

34. Ten calma en tus palabras, no alces la voz ni la bajes demasiado.

La comunicación es, fue y siempre será indispensable para la población, tanto como la forma en la que nos comunicamos.

35. Desde donde se posan las águilas, desde donde se yerguen los jaguares, el Sol es invocado.

Para los Aztecas, el Sol era un Dios, y en los sitios altos uno es capaz de ver mucho más.

36. No comas mucho; cena y desayuno son necesarios, y si te esfuerzas, si sudas, si trabajas, debes almorzar.

Una manera interesante para decir que solo debemos consumir lo necesario y no caer en la gula.

37. Si quieres ser rico, no tengas deseos.

La ambición es un impulso muy fuerte, pero de forma descontrolada acaba conduciendo a la ruina.

38. Seis formas para reconocer al tonto: se enoja sin motivo alguno, habla sin sentido y sin provecho, cambia sin progresar, pregunta sin tener motivo, pone toda su confianza en un extraño, y confunde a sus enemigos con sus amigos.

Para los Aztecas, la inteligencia era muy importante.

39. No dejes de ser calmado, que digan de ti lo que digan.

La calma nos trae claridad y nos permite manejar una gran variedad de opciones.

40. ¡Vive en paz, pasa la vida en calma! (Nezahualcóyotl)

Para los Aztecas, la paz es el objetivo primordial de la vida.

41. Escucha: ningún soberbio, ningún vanidoso, ningún desvergonzado o disoluto ha gobernado; ningún inútil, ningún apresurado, ningún impetuoso, ningún desbocado, ningún inepto ha gobernado ha estado en la estera, en la silla.

Para que la civilización Azteca pudiese llegar hasta donde lo hizo, necesito de buenos gobernantes aptos para el puesto.

42. Ora güilu’ diidxa saaniru guinabadiidxu’ oraque… gucaadia’gu. (Para dialogar, preguntar primero, después… escuchar.)

Es mejor preguntar antes de sacar conclusiones apresuradas que nos pueden llevar a errores garrafales.

43. Vive con modestia sin importar lo que llegues a ser.

Esto para los Aztecas estaba muy claro. Es mejor ser modesto siempre.

44. Que tu corazón se enderece: aquí nadie vivirá para siempre. (Nezahualcóyotl)

Un proverbio que trata sobre la importancia de poner nuestra emociones en orden.

45. Cuando seas llamado, que no se te llame dos veces, que no te griten dos veces; a la primera levántate y responde.

La responsabilidad y la puntualidad son algo que nos definen como personas y profesionales.

46. Una aspiración: hacer que algo bello que no existía, exista por mí.

Todos tenemos la capacidad de crear cosas hermosas.

47. Atrás de la cerca, sigue siendo dentro de la cerca.

Seguiremos siendo los mismos sin importar de dónde venimos o hacia dónde vamos.

48. Más aunque hayas nacido de tu madre y de tu padre, es más madre tuya aún el que instruye, el que educa, el que abre los ojos y los oídos.

Los Aztecas también consideraban que los padres no son quienes engendran, sino quienes crían.

49. Extiende tu compasión, estoy a tu lado, tú eres dios. ¿Acaso quieres darme la muerte? ¿Es verdad que nos alegramos, que vivimos sobre la tierra?

La compasión ha sido la más grande fortaleza de los humanos desde tiempos ancestrales.

50. Tú no te fijes para nada en la gente, y sobre todo, ya lo sabes, sé muy obediente, muy respetuosa, esfuérzate en lo más que puedas.

Solo debemos preocuparnos por lo que nosotros hacemos.

51. Todo lo que es verdadero (lo que tiene raíz), dicen que no es verdadero (que no tiene raíz).

Las verdades (incluso las obvias) suelen estar ocultas. Por eso es mejor indagar por nuestra cuenta en todo momento.

52. Primero recorrerás todos los caminos de este mundo antes de encontrarte a ti mismo.

Es normal que tengamos crisis existenciales acerca de quiénes somos y nuestro lugar en el mundo. Por ello, una gran recomendación es tomar todas las experiencias posibles para descubrirlo.

53. Para librar a sus hijos de esos vicios y calamidades, haz que desde niños se den a la virtud y trabajos.

Por eso debemos educar a nuestros hijos de buena manera desde pequeños, transmitir valores y responsabilidades.

54. He aquí la breve palabra, el deber de nosotros los viejos, las viejas, llévala por donde vayas, no la arrojes por ahí, desdichado de ti si te ríes de ella.

Nuestros ancianos han vivido tanto que han adquirido una cantidad igual o mayor de conocimiento. Sus palabras, muchas veces, son guías en forma de proverbios.

55. Que Dios me conceda serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; valentía para cambiar las que si puedo y sabiduría para ver la diferencia.

Siempre necesitamos serenidad para entender lo que nos sucede y así afrontarlo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies