Las 80 mejores frases de la Madre Teresa de Calcuta

La vida de la Madre Teresa de Calcuta estuvo llena de amor hacia el prójimo y esto se ve reflejado en todas sus frases célebres.
Frases Madre Teresa de Calcuta

La Madre Teresa de Calcuta fue una monja libanesa que durante más de 40 años dedicó su vida al servicio y ayuda hacia los enfermos y los más pobres, su labor la llevó a ser merecedora del Premio Nobel de la Paz, en el año 1979.

Esta gran mujer nos dejó un legado, en donde queda plasmado sus pensamientos llenos de amor, respeto, comprensión y sensibilidad, te presentamos una selección de sus frases más importantes.

Mejores frases de la Madre Teresa de Calcuta

Sus enseñanzas de amor y humildad han llegado a cada rincón del mundo y ahora pueden llegar hasta donde tu estás. Aquí tienes una recopilación de las mejores frases célebres de la Madre Teresa de Calcuta.

1. Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas.

Cada uno de nosotros tenemos distintas habilidades por lo cual podemos hacer cosas diferentes, pero si nos unimos, podemos hacer cosas grandiosas.

2. ¿El regalo más bello? El perdón.

Si quieres obsequiar un lindo presente, pues, perdona a quien te ha hecho daño.

3. Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido.

Ayudar a los más necesitados da sentido a la vida.

4. Nunca entenderé todo el bien que una simple sonrisa puede lograr.

Una sonrisa hace maravillas y logra cosas imposibles.

5. Sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo lanzar una piedra al agua para crear muchas ondas.

Ninguna persona puede cambiar al mundo, pero si puede dejar un granito de arena y hacer la diferencia.

6. Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años. Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Los años pasan y envejecemos pero en lo que realmente creemos no se va deteriorando con el tiempo.

7. No soy más que un pequeño lápiz en la mano de la escritura de Dios.

Los seres humanos somos pequeñitos ante la misericordia de Dios.

8. La vida es preciosa, cuídala.

El don de la vida es un regalo que Dios nos brinda, por eso debemos cuidarla como un gran tesoro.

9. En el amor es donde la paz se encuentra.

Para conseguir la paz hay que tener amor.

10. El ayer se ha ido. El mañana aún no ha llegado. Sólo tenemos el presente. Empecemos.

No nos quedemos en el pasado, ni pretendamos vivir en el futuro, solo enfoquémonos en el presente.

11. Nunca estés tan ocupado como para no pensar en los demás.

Siempre hay tiempo para ayudar al que lo necesita.

12. Nunca viajes más rápido que lo que tu ángel guardián pueda volar.

No vayamos deprisa en la vida, hay cosas hermosas que podemos no apreciar.

13. La alegría es una red de amor en la que se pueden coger almas.

Vivir siempre alegre pese a las dificultades es lo que permite a las personas estar en comunicación con Dios.

14. Vive sencillamente para que otros puedan simplemente vivir.

Hay personas que viven en condiciones inapropiadas, por eso debemos vivir solo con lo que realmente necesitamos.

15. Encontrémonos siempre el uno al otro con una sonrisa, la sonrisa es el principio del amor.

La sonrisa sea siempre lo primero que le demos a una persona.

16. Si juzgas a la gente, no tienes tiempo para amarla.

No nos corresponde juzgar a ninguna persona, eso es trabajo de Dios, solamente podemos mostrarle nuestro amor.

17. Si eres humilde nada te puede dañar, ni los elogios, la ni vergüenza, porque sabes lo que eres.

Cuando estamos consiente de lo que valemos y de lo que somos, nada nos podrá dañar.

18. Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto, para llenar el corazón del que amamos.

En muchas ocasiones solamente con dar un abrazo y un beso, esa persona se siente amada.

19. El amor comienza en casa, y no en lo mucho que hacemos… Es cuánto amor ponemos en cada acción.

En el hogar es en donde debemos empezar a fomentar el amor, para tener éxito en la vida.

20. La ciencia más grande en el mundo, en el cielo y en la tierra; es el amor.

El amor es la mayor fuerza que mueve al ser humano.

21. Las palabras que no procuran la luz de Cristo no hacen más que aumentar en nosotros la confusión.

La presencia de Jesucristo en nuestra vida es lo que nos libera de la oscuridad.

22. Si oramos, creemos. Si creemos, amaremos. Si amamos, serviremos.

El servir a los demás solo proviene del amor.

23. El que no sirve para servir, no sirve para vivir.

El servicio hacia los demás es lo que da sentido a la vida.

24. La oración dilata el corazón hasta el punto de hacerlo capaz de contener el don que Dios nos hace de sí mismo.

No podemos vivir sin tener una comunicación con Dios y eso se logra a través de la oración.

25. El trabajo sin amor es esclavitud.

En todo lo que hacemos debemos involucrar al amor.

26. Mientras el trabajo sea más repugnante, mayor ha de ser nuestra fe y más alegre nuestra devoción.

Hay trabajos que no nos gustan pero hay que realizarlo con la mayor alegría posible.

27. ¿El día más bello? Hoy.

El hoy es un regalo, por eso se llama presente. Vivámoslo con alegría.

28. El hambre de amor es mucho más difícil de eliminar que el hambre de pan.

Cuando tenemos hambre comemos y estamos satisfechos, pero cuando tenemos necesidad de amor, cuesta más satisfacernos.

29. La alegría es fuerza.

Estar siempre contentos aleja el desaliento y el desánimo.

30. No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

La Madre Teresa de Calcuta trabajó toda su vida sin descansar hasta que fue llamada por el Señor.

31. El problema con el mundo es que dibujamos el círculo de nuestra familia demasiado pequeño.

La familia por consanguinidad no debe ser solamente nuestro núcleo familiar, sino también el necesitado y el indigente.

32. Hay muchas personas dispuestas a hacer grandes cosas, pero hay muy pocas personas dispuestas a hacer las cosas pequeñas.

Siempre queremos hacer las cosas de mayor importancia, pero hay cosas muy pequeñas que también son relevantes y que muy pocos hacen.

33. La falta de amor es la mayor pobreza.

Una persona no es pobre porque no tenga recursos económicos sino porque le falta amor hacia sí mismo y hacia los demás.

34. Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos.

Si el trabajo no se realiza con amor, entonces no significa nada.

35. No necesitamos armas y bombas para llevar la paz, necesitamos amor y la compasión.

Las guerras no se combate con armas sino con obras llenas humildad, misericordia y amor.

36. Los pobres son la esperanza del mundo porque nos proporcionan la ocasión de amar a Dios a través de ellos.

El ayudar a los necesitados y pobres es una manera de acercarnos a Dios.

37. Seamos los servidores del pobre. Hemos de brindar al pobre un servicio generoso, sincero.

Cuando ayudemos a alguien que lo necesite, hagámoslo con amor sincero.

38. Los ojos son como dos ventanas a través de las cuales Cristo y el mundo penetran en nuestro corazón.

Para conocer el alma de una persona, hay que verlo a los ojos.

39. El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

Cuando tengamos alguna dificultad, tengamos un momento en silencio y encontraremos la respuesta.

40. No esperes que te amen, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona. Y si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.

El verdadero amor es aquel que se da sin esperar nada a cambio.

41. Cuando la puerta de la felicidad se cierra otra se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo la puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.

Algunas veces nos enfocamos en lo que perdimos y no nos damos cuenta de lo que tenemos frente a nosotros.

42. Si miro a las masas, nunca actuaré.

Cuando demos el primer paso para ayuda a quien lo necesita, no miremos a nuestro alrededor ni pongamos atención a lo que los demás dicen.

43. Al que es impecable no le importan las opiniones de los demás.

Si tenemos una conducta intachable, lo que digan otras personas no nos afecta.

44. La vida es un desafío, hay que tomarlo.

La vida se encuentra llena de retos, que tenemos que afrontar y vencer.

45. A veces sentimos que lo que hacemos es solo una gota en un océano. Pero el océano sería menos sin esa gota que falta.

Podemos creer que nuestras acciones no nos conlleva a nada, pero es al contrario, siempre tiene un impacto.

46. Es imposible caminar rápido y ser desdichado.

El fracaso y la tristeza no está presente cuando estamos activos.

47. Veo a Dios en cada ser humano. Cuando lavo las heridas del infectado, siento que estoy alimentando al Señor mismo. ¿No puede convertirse entonces, en una experiencia preciosa?

Dios se hace presente en cada ser humano, tanto en aquel humilde como en el enfermo.

48. Si el lujo se esparce, perdemos el espíritu de la orden de Dios.

Podemos vivir llenos de riqueza, lo negativo es cuando no ayudamos a los necesitados.

49. Recuerda siempre; en el mundo existe de vez en cuando un Jesús disfrazado.

Siempre nos podemos encontrar a Jesús en cualquier rostro humano.

50. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!

A pesar del paso de los años, nunca te detengas, sigue adelante.

51. Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.

Mantente firme y fuerte para que así en caso de cualquier dificultad puedas salir adelante.

52. Hay una cosa muy bonita: compartir la alegría de amar.

El dar amor la clave de la felicidad.

53. Sé feliz en este momento, eso es suficiente. Cada momento es todo lo que necesitamos, no más.

La felicidad es un sentimiento que debemos tener en todo momento.

54. Lo que construyes en años puede destruirse de la noche al día; constrúyelo de todas formas.

Que nada detenga tus sueños, puede ser que no vean la luz del día, pero lo importante es que lo intentaste.

55. Para mantener una lámpara encendida, tenemos que seguir poniéndole aceite.

Para poder seguir adelante es nuestra vida es necesario tener motivación.

56. Una vida no vivida por los demás no es una vida.

Para que la vida tenga sentido, debemos enfocarnos en prestar una ayuda desinteresada.

57. Todos somos lápices en la mano de Dios.

Nuestras vidas están en las manos de Dios.

58. La alegría profunda del corazón es como un imán que indica el camino de la vida.

La alergia siempre nos conduce a caminos lleno de paz y amor.

59. Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Hay personas que apuestan por tu fracaso, no le des el gusto de verte derrotado, sigue adelante a pesar de los contratiempos.

60. Darle a alguien todo tu amor nunca es garantía de que él también te amará.

Se supone que el amor es recíproco, pero muchas veces esto no es así.

61. A veces sentimos que lo que hacemos no merece la pena. Pero siempre hay alguien que lo agradecerá.

En muchas ocasiones creemos que lo que hacemos no conduce a nada, pero aunque no lo creas, alguna persona se beneficiará de lo que haces.

62. He descubierto la paradoja de que si amas hasta que duele, no puede haber más dolor, sólo más amor.

A medida que amas con gran intensidad, el amor se hace más fuerte.

63. No todos podemos hacer grandes cosas, pero podemos hacer pequeñas cosas con gran amor.

Las cosas que hagamos por muy pequeñas que sean, siempre darán buenos frutos.

64. Si estás desanimado es un signo de orgullo, porque demuestras confianza en tus propias fuerzas.

Dios siempre nos dará las fuerzas necesarias que no encontraremos por sí mismo.

65. Cuando no tienes nada, entonces lo tienes todo.

El tener una vida llena de comodidades no garantiza la felicidad.

66. Incluso si estás en el camino correcto, serás atropellado si solo te sientas en él.

No podemos ni debemos detenernos por ningún motivo en nuestro caminar, no importa si el motivo sea bueno o no.

67. Propaga el amor vayas donde vayas. No dejes que nadie venga a ti sin dejarlo más feliz.

Que tu camino siempre esté presente el amor, para que toda persona que lo transite sea invadido por él.

68. La forma de ayudar a sanar el mundo es empezar con tu propia familia.

Si quieres ayudar a cambiar al mundo, empieza por tu familia.

69. Una de las mejores maneras de demostrar mi agradecimiento hacia Dios es reconociendo todo, inclusive las complicaciones, con gran alegría.

Una de las mejores maneras de demostrar mi agradecimiento hacia Dios es reconociendo todo, inclusive las complicaciones, con gran alegría.

70. Si sabes lo que eres, si te conviertes en una persona humilde, nada te tocará, ni las alabanzas, ni mucho menos las desgracias.

El estar seguro de sí mismo y de lo que somos, nos convierte en personas centradas y firmes.

71. Si consideramos que el aborto no está mal, nada está mal en el mundo.

El aborto es un acto criminal e inhumano, es un asesinato.

72. Yo esperaba ser libre, pero Dios tiene sus propios planes para cada uno de nosotros.

Nuestras vidas están en las manos de Dios y él sabe lo que nos conviene y lo que no.

73. Dios no solicita que tengamos éxito, solo pretende que lo intentemos a pesar de las circunstancias.

El darse por vencido, no debe existir en nuestro vocabulario.

74. Si no puedes alimentar a cien personas, alimenta solo a una.

No te enfoques en hacer grandes obras, empieza por hacer cosas pequeñas.

75. Cada vez que sonríes a alguien, es una acción de amor, un regalo la otra persona, algo hermoso.

Comienza el día regalando sonrisas y mantente en esta actitud siempre.

76. Una de las mayores enfermedades es ser nadie para nadie.

Si creemos que no valemos nada y que no hay ninguna persona que nos aprecie, estamos cayendo en una enfermedad incurable.

77. Sé fiel en las pequeñas cosas porque en ellas reside tu fuerza.

No te preocupes si solo haces cosas pequeñas, enfoca todas tus energías y así podrás luego hacer cosas más grandes.

78. El amor intenso no solo se mide, simplemente se da.

El amor no es algo que se mida, sólo se da y punto.

79. Difunde el amor de Dios a través de tu vida, pero usa solo palabras cuando sea necesario.

Para dar a conocer el amor de Dios no hacen faltas palabras, solo hechos.

80. La soledad es la lepra del mundo moderno.

Así como la lepra alejaba a las personas, la soledad también lo hace hoy en día.

La labor de la Madre Teresa de Calcuta se ha extendido por todo el mundo gracias a la Orden de las Misioneras de la Caridad, una congregación de religiosas católicas que ayudan a las personas sin recursos.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como EstiloNext y AZSalud.