Las 90 mejores frases de Friedrich Nietzsche

Uno de los personajes más destacables y respetados de la filosofía moderna nos deja sus mejores citas y reflexiones.
Nietzsche

Considerado como uno de los más fuertes, excéntricos e influyentes pensadores de su tiempo, Friedrich Nietzsche (1844 - 1900) tenía una visión muy peculiar de la vida, no por cómo se presentaba ante el mundo, sino por lo que en los hombres la convertían.

Pero los hombres no actúan por su propia cuenta y él lo sabía, por ello hizo duras críticas al sistema religioso y social que aún hoy en día sigue resonando como una reflexión a tener en cuenta sobre cómo son las bases culturales, morales y la hegemonía del poder en el mundo que nos rodea.

Para tener una aproximación de sus pensamientos e ideales, traemos en este artículo una recopilación con las mejores frases de su autoría.

Frases célebres de Friedrich Nietzsche

¿Crees que haya sido un genio o sólo estaba fuera de lugar? Sea como fuese, este filósofo tenía muy presente sus discursos y el impacto que estos dejarían.

Vamos a conocer a continuación las frases más célebres del gran Friedrich Nietzsche.

1. No es que me hayas mentido, es que ya no pueda creerte, eso me aterra.

Cuando alguien miente, lo que más cuesta recuperar de nuevo es la confianza.

2. Lo que no me destruye, me hace más fuerte.

Frase icónica para recordarnos el poder de nuestra fuerza de voluntad ante las adversidades.

3. Cuanto más nos elevamos, más pequeños parecemos a quienes no saben volar.

Cuando puedes seguir adelante con lo que amas hacer, las opiniones negativas de los demás dejan de afectarte.

4. Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.

Una dura crítica al salvajismo que muestran algunas personas y que los convierte en menos que seres pensantes.

5. Toda persona temerosa no sabe lo que es estar sola. Detrás de su sombra siempre hay un enemigo.

Si estás siempre en guardia y en desconfianza, tendrás miedo hasta de tus propios pensamientos.

6. El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu.

las personas buscan en todo momento destacar, en lugar de quedarse estancadas por una ideología.

7. La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

Hay ocasiones en que las personas se aferran mucho tiempo a algo sin saber el daño que les hace.

8. La mentira es una condición de la vida.

Todos mentimos, por distintas razones pero lo hacemos. porque es parte de la naturaleza humana.

9. Soportamos más fácilmente la mala conciencia que la mala reputación.

Las apariencias son en extremo sobrevaloradas para juzgar la importancia de una persona.

10. Las convicciones son enemigos más peligrosos de la verdad que las mentiras.

Cuando alguien se convence de una cosa, aunque esté equivocado o sea algo negativo, es muy difícil hacerle cambiar de opinión.

11. No existen fenómenos morales, sino solamente una explicación moral de los fenómenos.

A veces la ‘moralidad’ no es más que una justificación para los actos más convenientes para algunos.

12. El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices.

El futuro se construye a partir de sueños y convicciones positivas. Independientemente de tu pasado.

13. En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.

¿Quién dice que las emociones nos hace perder la cordura?

14. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado.

Es normal que en algún momento podamos sentirnos inseguros ante algo y que no contamos con el apoyo de nadie. Pero eso no debe detenernos.

15. Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".

Si tienes un objetivo fijo y claro, encontrarás la manera de llegar a él.

16. Todo lo que se hace por amor se hace más allá del bien y del mal.

El amor puede cegarnos de tal manera que caemos en la imprudencia.

17. Yo no creería más que en un dios que supiese bailar.

Tus creencias no tienen que ser las mismas que los demás, sino que tienen que ser positivas para tu vida.

18. Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.

De nada sirve aferrarse al pasado si eso te costará el futuro ideal que has deseado.

19. En otro tiempo fuisteis monos, y también ahora es el hombre más mono que cualquier mono.

Una dura analogía sobre el retroceso del hombre en cuanto a sus pretensiones moralistas y ambiciosas.

20. Sin música la vida sería un error.

¿Disfrutas de la música?

21. Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo.

Hay quienes por sus malas experiencias, terminan convirtiéndose en aquello que más odian.

22. Los que más han amado al hombre le han hecho siempre el máximo daño.

No hay una herida más dolorosa y grave que la que viene de la mano de un ser querido.

23. En el dolor hay tanta sabiduría como en el placer; ambas son las dos fuerzas conservadoras de la especie.

Todos tenemos experiencias satisfactorias y tristes que no dejan alguna enseñanza.

24. No puedo creer en un Dios que quiera ser alabado todo el tiempo.

Este era el punto de vista de Nietzsche sobre el egoísmo y la inflexibilidad que se manifiesta en las religiones

25. El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación.

En la cotidianidad nos podemos ver limitados, pero en nuestra mente somos capaces de hacer cosas imposibles.

26. Entre el sentido de culpabilidad y el placer, siempre gana el placer.

Una fuerte postura sobre aquellos actos de pasiones clandestinas.

27. Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.

Nunca desestimes la importancia de tener tu independencia, así sea en pequeños bocados de libertad.

28. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Al normalizar ciertas tendencias, rasgos o cualidades negativas, estas pueden convertirse en parte de tu propia personalidad.

29. Ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.

Sé tú mismo, sin importar si eso satisface o no a los demás.

30. No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.

Vive para preservar la felicidad en tu vida y enfrenta las tristezas, porque así es la única manera de ahuyentarlas.

31. La palabra más soez y la carta más grosera son más educadas que el silencio.

El silencio puede ser lo mejor que tienes para decir.

32. Disfrutar de nuestra alegría, no sufrir de nuestro sufrimiento, hace a alguien un amigo.

Un amigo es alguien que trae dicha a tu vida, no quien la ensombrece.

33. Donde uno no puede amar más debe pasar de largo.

Esta frase se puede aplicar tanto para una relación donde ya no se es feliz, como para un trabajo que no se disfrute.

34. El pensador sabe considerar las cosas más sencillas de lo que son.

Evita generar un drama de tus penas, para que no se expandan.

35. Es sencillo hacer que las cosas sean complicadas, pero difícil hacer que sean sencillas.

Una frase muy cierta a la manera en que percibimos las dificultades.

36. Tener fe significa no querer saber la verdad.

Para Nietzsche la fe y la veracidad no van de la mano, ya que son conceptos opuestos.

37. ¡Dios está muerto! ¡Dios queda muerto! ¡Y nosotros lo hemos matado!

Son las personas que son capaces de ver la verdad, entenderla y aceptarla quienes pueden dominar las creencias impuestas por la religión.

38. La mentira más común es aquella con la que las personas se engañan a sí mismas. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.

Para engañar a los demás, tienes que mentirte a ti mismo también, pues tienes que creer esa mentira.

39. El futuro influye en el presente tanto como el pasado.

El hoy es resultado de las experiencias del pasado y los sueños para el mañana.

40. Por lo que más se nos castiga es por nuestras virtudes.

Irónicamente, si a los demás no les gusta nuestro talento, nos convertimos en villanos.

41. Cuando se tienen muchas cosas que meter en él, el día tiene cien bolsillos.

Si aprendes de cada cosa, tus bolsillos nunca estarán vacíos.

42. Algunas madres necesitan tener hijos infelices, pues de otro modo su bondad maternal no puede manifestarse.

Una crítica dura y real sobre el papel materno sin sentir ni un apéndice de amor por ello.

43. Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya.

No te aferres a personas que se hunden en la desesperanza y no actúan en pro a salir de esta. Porque pueden arrastrarte con ellos.

44. Los diferentes idiomas, reunidos y comparados, muestran que con las palabras no se llega jamás a la verdad ni a una expresión adecuada: pues, de lo contrario, no habría tantos.

No son las palabras las que convencen a las personas, sino los actos que las validan.

45. ¿Es el hombre un fallo de Dios, o Dios un fallo del hombre?

Una postura un tanto interesante sobre las creencias desmedidas de las personas en cuanto al poder de la religión sobre el actuar de las personas.

46. El carácter está más determinado por la falta de experiencias que por aquellas que uno ha tenido.

Nuestra actitud se puede manifestar con mayor fuerza ante un evento desconocido que en la zona de confort.

47. La vida misma es la voluntad de dominar.

Nuestro camino al éxito no es más que una perpetua búsqueda de conquistar lo que podamos.

48. La intelectualidad se mide no por la inteligencia, sino por las dosis de humor que es capaz de utilizar.

Las personas no son inteligentes por su saber, sino por cómo se desenvuelven en el ambiente.

49. En este mundo de imágenes creado por nosotros mismos, nos hemos inventado como unidad, como aquello que permanece constantemente en cambio.

La forma en cómo percibes al mundo, es la que te permite adaptarte positivamente a los cambios.

50. El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.

Las religiones tienen un toque muy insistente y permanente de egoísmo y egocentrismo del hombre.

51. El amor no es ciego, sólo está cegado por la pasión que lleva dentro.

No es el amor lo que enloquece, sino el no saber controlar las emociones que eso conlleva al estar con una persona.

52. Hablar mucho sobre sí mismo también puede ser un medio para ocultarse a sí mismo.

No siempre el egocentrismo representa la confianza de una persona.

53. Yo no soy un hombre, soy un campo de batalla.

Las personas están marcadas por sus experiencias en la vida.

54. La edad de casarse siempre nos llega antes que el enamoramiento.

Hasta el amor puede verse controlado por los ideales morales.

55. Nada más hipócrita que la eliminación de la hipocresía.

Eliminar una actitud que no nos gusta, es un reflejo de una cualidad propia que no aceptamos.

56. Para llegar a ser sabio, es preciso querer experimentar ciertas vivencias, es decir, meterse en sus fauces. Eso es, ciertamente, muy peligroso; más de un sabio ha sido devorado al hacerlo.

No puedes considerarte un conocedor absoluto de algo, si no lo has experimentado en su totalidad.

57. La mujer perfecta es un ser humano superior al mejor de los hombres.

Una visión muy interesante sobre la perfección versus la perfección misma.

58. No hay hechos eternos, al igual que no hay verdades eternas.

Las cosas nunca prevalecen intactas por mucho tiempo, ya que están sujetas al cambio.

59. Se debe morir orgullosamente cuando ya no se puede vivir con orgullo.

Es mejor desistir de algo antes que nos consuma por completo.

60. La política divide a las personas en dos grupos: los instrumentos y en segundo, los enemigos.

La política siempre tiene o busca blancos para atacar.

61. Lo mismo que al árbol. Cuanto más quiere elevarse hacia la altura y hacia la luz, tanto más fuertemente tienden sus raíces hacia la tierra, hacia abajo, hacia lo oscuro, lo profundo, – hacia el mal.

No puedes abrazar tus fortalezas sin reconocer tus miedos, porque ambos van de la mano.

62. La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

Observar el espíritu infantil como un impedimento para crecer, es un error terrible para la salud de la vida misma.

63. La vida es demasiado breve como para aburrirnos.

Buscar siempre algo que nos interese nos mantiene en constante crecimiento.

64. La necesidad no es un hecho establecido, sino una interpretación.

No todo lo que de verdad necesitamos es real. Sino un capricho disfrazado.

65. Me angustia la idea de tener mi inteligencia solo para mi, porque vale más dar que tener.

Cuando tenemos algo bueno que dar, es imposible reservarlo para nosotros mismos.

66. La boca puede mentir, pero la mueca del momento revela la verdad.

Nuestras expresiones siempre dirán la verdad, la mentira perfecta no existe.

67. Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan.

No puedes pensar en algo solo por lo que obtendrás, porque sino nunca tendrás nada.

68. La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor.

La vida está llena de amor en cada rincón, solo debemos abrirnos a recibirlo y darlo.

69. El que no puede dar nada, tampoco puede sentir nada.

Si no eres capaz de ofrecer algo, no apreciarás lo que recibes.

70. El camino a todo lo grandioso pasa por guardar silencio.

Nunca presumas lo que vas a hacer, porque pueden surgir más obstáculos insospechados.

71. También suelen hacerse los amables contigo. Pero ésa fue siempre la astucia de los cobardes. ¡Sí, los cobardes son astutos!

No todos los que dicen ser buenos contigo, en realidad lo serán. Hay muchas personas que solo buscan su propio interés.

72. En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre.

Una postura muy interesante sobre las motivaciones pasionales femeninas.

73. La esperanza es un estimulante mucho más potente que la suerte.

La esperanza nos hace buscar y tener motivación. En cambio la suerte nos hace holgazanes.

74. Cada vez que crezco, soy perseguido por un perro llamado «ego».

El ego acecha a todos aquellos que están un poco más cerca del poder.

75. Las personas que brindan su plena confianza creen por ello tener derecho al de los demás.

Recuerda que no todos te darán lo mismo que tu ofreces, es por ello que es mejor no esperar nada de los demás.

76. La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso.

La fuerza surge con las vivencias en el camino que transitamos más que en el objetivo conquistado.

77. Lo que hacemos no es nunca comprendido, y siempre es acogido sólo por los elogios o por la crítica.

No te preocupes por los comentarios negativos de los demás, porque ellos siempre se mantendrán ignorantes a lo que tu ya sabes.

78. El sexo no es más que una trampa de la naturaleza para no extinguirnos.

El sexo era visto por Nietzsche como nada más una necesidad primaria.

79. Toda credibilidad, toda buena conciencia, toda evidencia de la verdad, viene de los sentidos.

Escucha tu instinto, ya que puede ser una mejor alerta que cualquier otra señal.

80. Entre particulares la locura no es frecuente. Grupos, partidos y pueblos, es la norma.

La locura puede venir de la percepción alterada de la realidad de toda una sociedad.

81. El hombre se define como ser que evalúa, como ser que ama por excelencia.

Las tendencias a juzgar y a desear amor son parte inherente de la naturaleza humana.

82. No se odia mientras se menosprecia. No se odia más que al igual o al superior.

El odio puede ser un reflejo de la envidia.

83. El remordimiento es como un perro mordiendo una piedra: una estupidez.

De nada sirve que te arrepientas de algo que ya no puede ser solucionado. Fíjate más bien en lo nuevo que se presenta.

84. No es la falta de amor, sino la falta de amistad lo que hace a los matrimonios infelices.

Amar no basta, es necesario que las parejas se conviertan en una unidad para hacer funcionar una relación.

85. El gran estilo nace cuando lo bello obtiene la victoria sobre lo enorme.

La belleza puede estar en las cosas más simples, no necesariamente en lo más ostentoso.

86. Todos los pozos profundos viven con lentitud sus experiencias: tienen que esperar largo tiempo hasta saber qué fue lo que cayó en su profundidad.

Cuando caes una y otra vez en lo mismo, debes evaluar qué te lleva a hacerlo.

87. Cualquier idealismo frente a la necesidad es un engaño.

El idealismo no es más que una ilusión que te hace perder el rumbo.

88. La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido.

Una sabia verdad acerca de las consecuencias reales de la guerra.

89. Yo amo a quienes no saben vivir de otro modo que hundiéndose en su ocaso, pues ellos son los que pasan al otro lado.

Las personas que están continuamente evaluándose y adaptándose son las que mejor se enfrentan al mundo.

90. Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz.

¿Es el hombre un animal desdichado?

Meritxell Xaloc

Meritxell Xaloc

Trabajadora Social y Psicóloga

Meritxell Xaloc (Barcelona, 1990) es Graduada en Psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona, y Graduada en Trabajo Social por la Universitat de Barcelona. Además, es Máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus pasiones destacan el ser una intrépida viajera y una amante de los animales, en especial de los felinos.