Cultura

Los 8 elementos de un mapa: cuáles son y para qué sirven

La cartografía ha sido, es y será esencial para representar todo lo que nos rodea. Te contamos cómo se hace un mapa y por qué elementos está constituido.
Elementos mapa

Un mapa se puede definir desde un punto de vista clásico como un documento que representa una relación del ser humano con el espacio. A la vez que delimita el campo de acción de la persona que lo consulta en un contexto tridimensional, un mapa transmite un mensaje sobre cualquier punto de interés situado en su superficie.

También puede representar una evaluación de distancias, de las orientaciones, accidentes geográficos, distribución de elementos, grupos políticos y muchas cosas más. Cuando el ser humano ordena el entorno, este puede utilizar los parámetros objetivos y conceptos abstractos que desee para ello y, por esta razón, surgen mapas tan diferentes como uno geopolítico y otro del relieve.

Sin miedo a equivocarnos, podemos afirmar que existen más de 50 tipos de mapas (y seguramente más de 100). Cualquier cosa que se pueda plasmar en un entorno de 2D o 3D y reporte información de interés, formará o ha formado alguna vez parte de una representación cartográfica. Hoy venimos a mostrarte los 8 elementos de un mapa, pues en la correcta representación del entorno y la formación de entidades subjetivas se encuentra, en parte, la clave del desarrollo y expansión de nuestra especie.

¿Qué es un mapa?

Un mapa, como hemos dicho en líneas previas, es una representación gráfica simplificada de un territorio con propiedades métricas sobre una superficie bidimensional (generalmente) que puede ser plana, esférica e incluso poliédrica. Las propiedades dependen de cada mapa y lo que se quiera representar en él, pero existen una serie de elementos comunes que lo conforman.

Antes de comenzar con los elementos típicos de un mapa, vemos de interés resumir los tipos de estos instrumentos cartográficos de forma somera. Vamos a ello.

1. Según la escala de trabajo

Un mapa a pequeña escala, por contraintuitivo que pueda sonar, es aquél que representa amplias zonas de la Tierra. Se denomina así porque el nivel de detalle es pequeño, ya que la escala suele ser aproximadamente 1:100.000 en estos casos. Al obtener una imagen tan general, es necesario tener en cuenta la curvatura de la Tierra y otras propiedades físicas y geográficas de la misma. Ejemplos de estos mapas son los mundiales o los que representan países, por ejemplo.

Por otro lado, un mapa a gran escala es aquel con una aproximada de 1:10.000. Hay un gran nivel de detalle, y se suele utilizar para representar ciudades y otros elementos. A partir de una escala 1:2.000, no es necesario tener en cuenta la esfericidad de la Tierra.

2. Según su utilidad

Los mapas pueden ser topográficos y temáticos. Los primeros son aquellos que representan los principales elementos que conforman un segmento concreto de la superficie terrestre (vías de comunicación, núcleos poblacionales, recursos hídricos y más), mientras que los mapas temáticos se centran en un parámetro de interés, adaptando todo su formato para representarlo con la mayor destreza y simplicidad posible.

Mapa qué es

¿Cuáles son los elementos de un mapa?

Una vez hemos dibujado el concepto general del mapa y lo que implica, estamos preparados para mostrarte los 8 elementos que conforman a un mapa. Vamos a ello.

1. Portada del mapa

Sobre todo, cuando hablamos de mapas desplegables, es necesario que estos presenten una portada que reporte toda la información básica al realizar una ojeada rápida. Esta portada tiene que contener el nombre oficial de la serie del mapa, siglas que la identifican y el organismo que lo ha editado, entre otras cosas.

2. Información accesoria

En cualquier mapa que se precie, en su contraportada deberán figurar una serie de datos accesorios que pongan en contexto la información que se ha brindado. Por ejemplo, son de ayuda los gráficos de divisiones administrativas y las listas de términos políticos en los que se divide el terreno representado (localidades, capitales,etc).

3. Escala

Quizás el elemento más importante de un mapa, pues nada tiene que ver la representación de toda la Tierra con la de una ciudad: entre otras cosas, en una hay que tener en cuenta la esfericidad de la Tierra y en la otra no. La escala se puede definir como la relación de proporción entre las dimensiones reales de un objeto y las del dibujo que lo representa.

Si una escala es 1:20.000, significa que un centímetro del mapa está representando 20.000 centímetros en el espacio tridimensional real. Existen distintos tipos de escalas: naturales, de reducción y de amplificación. Te las listamos de forma somera:

  • Escala natural: cuando el tamaño físico representado en el plano es coincidente con la realidad.
  • Escala de reducción: cuando el tamaño físico del plano es menor que en la realidad. Como podrás imaginar, estas son las que se utilizan al crear mapas.
  • Escala de ampliación: justo lo contrario. Se amplifica lo plasmado en el mapa, cuando se quieren ver detalles muy pequeños.

En la escala de reducción, el denominador siempre es más alto que el numerador (1: 20.000, por ejemplo). Para conocer la medida real representada en el plano, hay que multiplicar la distancia del mapa (2,5 cm) por el denominador. En este caso, 2,5 cm en un mapa representan 50.000 cm en la realidad.

4. Leyenda

Quizá el segundo elemento más importante del mapa, pues de nada sirve representar elementos con dibujos si el lector nunca los va a entender. En cartografía, se conoce como leyenda a la explicación que el autor provee sobre los símbolos y colores que configuran el mapa.

La localización de la leyenda está estandarizada: en la zona inferior sobre el margen derecho del mapa, recuadrada sobre un fondo blanco para facilitar su lectura y distinguirla de la pieza cartográfica. Los símbolos usuales que deben ser explicados en las leyendas son los que representan ríos, caminos, vías férreas, rutas nacionales y edificaciones humanas de interés, como iglesias, aeropuertos, sedes gubernamentales y hospitales, por ejemplo.

5. Proyección cartográfica

Entramos en terrenos un poco más complejos. La proyección en un mapa es un sistema que establece la relación entre los puntos de la superficie curva de la Tierra y los de la superficie plana del papel. Como hemos dicho previamente, este sistema de referencia es esencial en los mapas que están a pequeña escala.

De todas formas, la cosa se pone más difícil si tenemos en cuenta que nuestro planeta no es una esfera perfecta, sino un elipsoide irregular. Por esta razón, resulta imposible representar un área esférica en un mapa bidimensional sin producir deformaciones o zonas vacías. Las proyecciones tratan de solventar este problema lo máximo posible.

6. Coordenadas geográficas

Las coordenadas son un sistema de referencia que permite a los seres humanos ubicar cualquier cosa presente en la Tierra mediante un lenguaje de números, letras o símbolos. Las que más se utilizan son las de longitud y latitud, es decir, el ángulo entre el meridiano de referencia y el meridiano que pasa por este punto y el ángulo entre el plano ecuatorial y la línea que pasa por este punto y el centro de la Tierra, respectivamente.

7. Vértices geodésicos

También suele ser de utilidad incluir en el mapa una lista de los vértices geodésicos que figuran en el terreno representado. Aunque pueda parecer un término un poco difícil de entender, un vértice geodésico es un punto señalizado exacto que indica una posición en una red de triangulación. Seguramente, si te gustan las rutas de montaña, habrás visto alguno de ellos en la cima de algún peñón sin darte cuenta.

8. Brújula

Históricamente se ha utilizado la brújula con puntos cardinales para localizar el mapa en el entorno tridimensional. Es esencial para conocer en qué dirección están las cosas, es decir, localizar todo punto en lo que a Norte, Sur, Este y Oeste se refiere.

Mapa elementos

Resumen

La realización de un mapa tiene mucha más complejidad y mérito de lo que en un principio podría esperar. No solo hay que pensar en cómo representar adecuadamente un espacio tridimensional en un papel, sino en los símbolos, ordenaciones y, en algunos casos, incluso el propio eje de la Tierra.

Desde luego, se trata de un proceso que requiere un excelente conocimiento en física, matemáticas y geometría. La cartografía es un arte, en resumen. Seguro que ahora, cada vez que consultes un mapa (ya sea físico o digital), lo verás con unos ojos un poco distintos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies