¿Por qué me despierto cansado? 7 causas frecuentes (y cómo evitarlas)

Dormir bien debería ser una de nuestras máximas prioridades. Pero hay veces en las que, por mucho que durmamos las horas necesarias, nos levantamos cansados. Veamos, en caso de que te ocurra, por qué pasa esto.

por-que-me-despierto-cansado

Sabemos que dormir es una necesidad básica para la regeneración y descanso de nuestro organismo y cerebro y que, por tanto, si no lo hacemos, este hecho derivará irremediablemente en la muerte del sujeto. Asimismo, es importante considerar las variables que pueden afectar a un buen descanso y comportar alteraciones en la salud del individuo.

Se han observado diversas causas que pueden generar problemas en el sueño y una consiguiente sensación de cansancio y falta de energía como puede ser la aparición de un trastorno del sueño (siendo los más típicos la insomnio y la hipersomnia), la afectación de otros trastornos mentales como la depresión, la presencia de ansiedad patológica, el consumo de sustancias, el tratamiento con fármacos o simplemente una mala rutina diaria o condiciones ambientales del dormitorio.

En este artículo te describimos cómo es el patrón normal de sueño, así como qué causas o alteraciones pueden afectar al buen descanso y, por tanto, que el sujeto se despierte cansado.

La importancia de un sueño saludable

El sueño es un proceso activo, con esta definición nos referimos a que durante el sueño se sigue registrando actividad electroencefálica. Durante el sueño nocturno se repiten ciclos de 90 a 110 minutos a lo largo de la noche. Asimismo, el sueño se divide en 5 fases que se diferencian según la actividad observada en el electroencefalograma, el electromiograma y el electro-oculograma.

De este modo, en la 1 fase se da la transición al sueño, siendo esta de corta dura, empieza a disminuir la actividad cerebral, esta fase aumenta su frecuencia cuando se produce sueño fragmentado; en la 2 fase aumenta la dificultad para despertarse; en la 3 y 4 la actividad cerebral alcanza el punto más bajo, en la 4 fase es cuando el cerebro descansa y hay actividad muscular y en la 5 fase la actividad cerebral es similar a la observada durante la vigilia, aumentan los movimientos oculares y no se registra actividad muscular, esta fase ayuda al desarrollo cerebral y al aprendizaje.

Se recomienda o se establece como normal dormir unas 7 horas y media y presentar 5 ciclos de 90 minutos durante la noche. Este criterio no es necesario que se cumpla siempre, así hay personas que necesitan dormir un poco más o un poco menos, del mismo modo habrá periodos en los que estemos más cansados. Este patrón de sueño también variará según la edad, a medida que nos hacemos mayores las horas de sueño disminuyen, aparecen más la fase 1 y 2 y el sueño será más fragmentado.

importancia-dormir-bien

Me levanto cansado: ¿por qué me ocurre esto aunque duerma?

Ahora que ya conocemos mejor cómo se produce y desarrolla el sueño veamos qué factores lo pueden alterar y hacer que no descanses bien por la noche. Veremos que las causas pueden ser múltiples vinculadas a afectaciones mentales, alteraciones fisiológicas o el seguimiento de una rutina no adecuada.

1. Trastornos del sueño

Dormir es una necesidad básica para la supervivencia. De este modo, alteraciones en este proceso generan afectaciones en la funcionalidad del sujeto considerándose entonces que tiene un trastorno mental sin causas orgánicas que lo justifiquen. Hay distintos trastornos clasificados dentro de esta categoría siendo, los más prevalentes el insomnio, que se define como una dificultad para iniciar o mantener el sueño o despertar pronto y no volver a dormir; e hipersomnia, característica por una somnolencia excesiva.

En las dos afectaciones planteadas observamos somnolencia o cansancio diurno que afecta a distintos ámbitos de la vida de la persona como en el ocupacional, académico o social. También hay otras alteraciones que pueden afectar a nuestro descanso y hacer que nos notemos cansados como: los trastornos del sueño relacionados con la respiración, estos serían las apneas o la hipoventilación; los trastornos del ritmo circadiano, se altera el patrón de horas de descanso; la narcolepsia que aparece una necesidad irrefrenable de dormir o las parasomnias.

En estas últimas alteraciones, las parasomnias, se clasifican: los trastornos del despertar del sueño no REM que son el sonambulismo, el sujeto se levanta de la cama y camina y los terrores nocturnos se produce un despertar brusco con terror; las pesadillas, se definen como sueños desagradables de larga duración; el trastorno del comportamiento REM, donde se producen despertares repetidos durante el sueño relacionados con vocalizaciones y/o comportamiento motor y el síndrome de piernas inquietas, que se da una necesidad de mover las piernas y sensación de incomodidad.

levantarse-cansado

2. Alteración en la higiene del sueño

Por higiene del sueño entendemos tanto factores vinculados con el estilo de vida como factores relacionados con el medio ambiente donde duerme el sujeto. De este manera el individuo puede no descansar bien y sentirse cansado al día siguiente sino lleva una rutina diaria adecuada como por ejemplo realizar deporte intenso poco antes de irse a la cama, cenar gran cantidad de comida, hacer siestas largas o las condiciones de su dormitorio no son adecuadas como por ejemplo hay mucha luz, ruido y la temperatura es muy elevada o muy baja.

Así pues, ayudará a un mayor descanso establecer unos buenos y saludables hábitos durante el día, una buena rutina de noche e intentar que las condiciones del dormitorio sean lo más favorables y adecuadas posibles.

3. Consumo de alcohol

Sabemos que el alcohol es una droga y que como tal actúa afectando al funcionamiento del cerebro. Se ha comprobado que esta sustancia afecta al sueño siendo un criterio de exclusión para poder diagnosticar un trastorno del sueño, es decir que los efectos que podremos observar serán similares a los vinculados a alteraciones como el insomnio o la hipersomnia, como es la sensación de cansancio.

Al tratarse de una droga sedante, tranquilizante, podemos creer que ayudará al sueño pero lejos de ser así a la larga, cuando el sujeto consume de manera repetida, observamos un peor descanso ya que el tiempo de duración de la fase REM es mayor, observándose mayor actividad cerebral.

alcohol-dormir

4. Ansiedad nocturna

Te ha sucedido en alguna ocasión estar cansado, querer dormir pero no conseguirlo, este hecho es típico que se dé cuando tenemos ansiedad nocturna. El sujeto se encuentra físicamente cansado pero la mente sigue activa rumiando y sin poder dejar de dar vueltas a las mismas ideas.

Del mismo modo que le sucede a los sujetos con obsesiones, el querer dejar de tener un pensamiento, tratar de eliminarlo, sólo hace que este se repita más, puesto que negarnos un pensamiento hace que este vuelva repetidamente a nuestra mente y como consecuencia en esta circunstancia no podamos dormirnos o descansar. Se recomienda para lograr la disminución de la actividad cerebral realizar técnicas propias de la relajación o la respiración.

5. Consumo de medicamentos o psicofármacos

De igual manera que acontece con las drogas o como hemos visto con el alcohol, en el caso de los fármacos también se puede observar una alteración en el patrón del sueño, pudiendo repercutir en este. Los fármacos son drogas terapéuticas y como tal también producirán cambios en el funcionamiento y actividad cerebral.

A parte de los fármacos recetados para tratar otras patologías que como efecto secundario alteran el sueño, también se ha visto que psicofármacos que son específicos para tratar los problemas sueño, como pueden ser la benzodiazepines con efectos tranquilizantes, pueden mantener sus efectos más allá de las horas de sueño y producir somnolencia durante el día, repercutiendo en el funcionamiento normal del sujeto. Igualmente también se ha observado que estos fármacos si se interrumpe su consumo de manera abrupta puede aparecer un insomnio rebote, donde el individuo muestra mayores problemas de sueño que inicialmente.

6. Trastorno depresivo

Un criterio que se puede cumplir en el trastorno depresivo es la aparición de alteraciones del sueño tanto insomnia como hipersomnia, por este motivo podremos observar que los sujetos deprimidos pueden mostrar cansancio o sensación de no haber descansado junto a otros síntomas característicos del trastorno depresivo.

Asimismo también se ha observado que algunos antidepresivos como puede ser el inhibidor de la recaptación de la serotonina, que es uno de los más utilizados, pueden producir como efectos secundarios alteraciones del sueño como por ejemplo insomnio.

depresion-dormir

7. Astenia

La astenia es un término médico que se utiliza para referirse a un cansancio crónico y patológico que afecta a la funcionalidad y vida del sujeto que la sufre. El paciente se siente extremadamente cansado y fatigado, haciendo que tenga dificultades para desarrollar su actividad diaria y esta se pueda ver reducida incluso a la mitad, no logra llegar realizar todo lo que hacía anteriormente. Las causas pueden ser múltiples, tanto orgánicas como psicológicas.

Esta sensación de cansancio y falta de energía, que es necesario que se mantenga durante 6 meses para poder hacer el diagnóstico, se acompaña de otros síntomas como: alteraciones en las capacidades psíquicas, como afectación en la atención, memoria o concentración; disfunciones sexuales, como disminución del deseo y de la capacidad excitatoria; alteración de la sensación de apetito, come menos o también se puede vincular a otros trastornos mentales como el trastorno de ansiedad o de personalidad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies