Las 80 mejores frases de Jesús de Nazaret (Jesucristo)

Jesucristo dejó muchas enseñanzas para la humanidad. Una selección de las reflexiones más poderosas del Hijo de Dios cargadas de conocimiento.
Frases Jesús Nazaret

Indiscutiblemente, uno de los personajes más controversiales que ha existido, existe y existirá es Jesús, ya que sus palabras están llenas de gran poder, lo que ha permitido que numerosas personas a lo largo de la historia hayan cambiado su manera de vivir. Ya seas creyente o no, las enseñanzas del Hijo de Dios, no solo abarca la parte religiosa, sino que también se pueden aplicar a cualquier aspecto de la vida.

Mejores frases de Jesucristo

Te presentamos estas 80 frases de Jesús, para que puedas aplicarlas en el trato hacia los demás y en muchas situaciones que podemos enfrentar en el camino.

1. Dejen que los niños vengan a mí, y no los estorben, porque el reino de los cielos es de los que son como ellos.

Con esta frase, Jesús nos invita a ser tan puros como un niño, para así ganarnos un lugar en el cielo.

2. Así que yo les digo: pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.

Debemos hablar con Dios como cuando lo hacemos con un amigo o con nuestro padre y exponerle todas nuestras necesidades.

3. El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra.

Nadie puede condenar a otros ya que todos somos pecadores.

4. Todo es posible para Dios.

Para Dios no hay nada imposible ya que su poder es inmenso.

5. Hay más dicha en dar que en recibir.

No hay nada más placentero que ayudar a otros.

6. Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá.

Jesús venció a la muerte y es el símbolo de vida eterna.

7. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.

Los amigos son un tesoro incalculable.

8. Retírate, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás”.

Dios es al único que debemos adorar.

9. El Reino de los Cielos es semejante: A un mercader que busca buenas perlas, que, hallando una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

Hay que vivir de manera tal que podamos ir al encuentro del Señor cuando nuestro fin ya ha llegado.

10. La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.

La mirada de una persona es el reflejo de su interior.

11. Porque el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Todos somos hermanos y madres de Jesús, si vivimos creyendo en su palabra y haciendo su voluntad.

12. Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen.

Frase pronunciada mientras Jesús estaba en la cruz y que intercede por las personas que lo crucificaron.

13. El que quiera ser mi discípulo debe negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.

Si quieres servirle a Dios, sigue a Jesús sin miramientos ni quejas.

14. Ánimo y levanten la cabeza porque se acerca su liberación.

Si oras con fe, Dios te escucha siempre.

15. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán.

La palabra de Dios es eterna.

16. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?

No debemos criticar a otros, sin haber primero ver nuestros errores.

17. No hace daño lo que entra a la boca, porque a la letrina va, sino lo que sale de ella.

Lo que hace daño es lo que dice el hombre, ya que eso proviene de su corazón.

18. Porque ¿de qué le aprovechará al hombre si gana el mundo entero y sufre la pérdida de su alma?

El dinero no es solo lo que necesita el ser humano.

19. Cuando des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

No debemos alardear de la ayuda que damos a los necesitados.

20. Y sabe que estoy contigo siempre; sí, hasta el final de los tiempos.

Jesús siempre nos acompaña.

21. Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Debemos creer siempre en el Señor, aún cuando no lo veamos, siempre está con nosotros.

22. Amaos los unos a los otros como yo os he amado.

Ama a tus amigos como a los que te han hecho algún daño.

23. Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis propios guardias pelearían para impedir que los judíos me arrestaran.

El reino de Jesús está en el cielo y él nos invita a estar allí.

24. Sígueme.

Frase muy corta que nos invita a andar en el camino que nos lleva a Jesús.

25. Ustedes juzgan según la carne; yo no juzgo a nadie, y si lo hago, mi juicio vale, porque no soy yo solo el que juzga, sino yo y el Padre que me envió.

El único que nos puede juzgar es Dios.

26. Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros.

No busquemos resaltar ante los demás, dejemos que sean otros que resalten nuestras virtudes.

27. El que quiera llegar a ser grande entre ustedes será su servidor.

Para ser grande ante las personas, tenemos que servir a quien lo necesite.

28. El que cree en el Hijo tiene vida eterna.

Aquel que cree en Jesús, siempre vivirá.

29. Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Todos tenemos el propósito de alegrar a otros, de servir sin reproche y ayudar sin recompensa.

30. No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Leer la Sagrada Escritura nos ayuda a alimentarnos espiritualmente.

31. Quien a ustedes recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado.

Recibir a un mensajero de Dios, es recibirlo a él.

32. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

No debemos angustiarnos por los problemas de la vida, siempre el Señor nos ayuda a encontrar una solución.

33. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

La generosidad, compasión y ayuda desinteresada deben ser prioridad en el día a día.

34. Yo y el Padre uno somos.

Frase que nos indica que El Hijo y El Padre son uno solo.

35. En los momentos más difíciles de tu vida, yo siempre estaré a tu lado.

En cada paso que damos, Jesús está a nuestro lado.

36. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos.

Dios es el Todopoderoso hoy, mañana y siempre.

37. Las decisiones de Dios son misteriosas, pero siempre a nuestro favor.

Aunque no entendamos los designios del Señor, siempre será para nuestro bien.

38. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.

Jesús es la luz de tu vida y del mundo.

39. Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Todo lo que decimos proviene del corazón, por eso hay que tener cuidado con lo que expresamos.

40. El reino de los cielos está dentro de vosotros.

Cada uno somos el templo de Dios.

41. Y otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de los Cielos.

Tener dinero no es malo. El problema radica cuando hacemos de él nuestro Dios.

42. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

Por medio de la oración, todo se puede.

43. El amor es la puerta que nos conduce del egoísmo al servicio.

El amor es el sentimiento que nos lleva a hacer cosas hermosas.

44. Por sus frutos los conoceréis.

El comportamiento de las personas denota su personalidad.

45. ¡Ama a tu enemigo! ¡Hazle el bien! Entonces tu recompensa será grande.

Si esa persona que te hizo daño necesita de ti, no le niegues tu ayuda.

46. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente. Éste es el primero y el más importante de los mandamientos.

Haz de Dios tu camino, roca y fortaleza.

47. Acumula tesoros en el cielo donde las cosas no pierden valor. Pues donde esté tu tesoro, ahí también estará tu corazón.

Busca la palabra de Dios y conviértela en tu tesoro.

48. Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre. El que crea en mí no tendrá nunca sed.

Confía en Jesús, él nunca falla.

49. La desesperación es el peor pecado que existe.

Aun cuando las situaciones se vuelvan muy negras, la luz de Cristo te ayudará a encontrar el camino.

50. Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.

El mal camino siempre es el más atractivo.

51. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Orar en familia da muy buenos resultados.

52. Traten a los demás como ustedes quisieran ser tratados. Esta es la esencia de todo lo enseñado por la ley y los profetas.

No le hagas a otros lo que no te gusta que te hagan a ti.

53. Sean perfectos, como perfecto es su Padre Celestial.

Debemos aspirar a ser como Jesús.

54. Más numerosos que los cabellos de mi cabeza son los que me odian sin motivo.

Siempre nos encontramos personas que nos tienen rabia y nos odian y no sabemos la razón. En ese caso, hay que bendecirlas.

55. No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes.

No juzgues a ninguna persona, porque así como tu condena, Dios te juzgará.

56. Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí. Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran.

El camino hacia Jesús es angosta y difícil, pero lleva a un lugar hermoso.

57. No se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa.

No apagues nunca tu luz.

58. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Si no tenemos odio, rencores ni resentimientos, la vida es más hermosa.

59. No se puede servir a Dios y al Dinero.

No dejes que el dinero gobierne tu vida.

60. Todo lo que pidan en oración, crean que ya lo han recibido y lo obtendrán.

En la fe radica toda victoria.

61. Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor.

Si te arrepientes de corazón de todos tus pecados y te llenas de amor, entonces Dios te perdona.

62. No busco hacer mi voluntad, sino cumplir la voluntad del que me envió.

Si lo que hacemos es la voluntad de Dios, entonces, se hará.

63. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

Jesús siempre está, eres tú el que decide si lo aceptas o no.

64. En el amor no hay temor; mas el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor conlleva castigo. Y el que teme no ha sido perfeccionado en el amor.

No permitas que el miedo se apodere de ti.

65. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de Él.

Dios envió a su hijo para que sea nuestro apoyo en momentos difíciles.

66. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Todos somos llamados a formar parte del ejército de Jesús.

67. Si confesamos nuestros pecados Dios nos perdonará. Él es fiel y justo para limpiarnos de toda maldad.

No importa qué tan grande son nuestros pecados, si lo ponemos en las manos de Dios, él nos perdonará.

68. Muchos son los llamados y pocos los escogidos.

No le digas que no al Señor, cuando te llame.

69. Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

La persona que tiene la fe como su bandera, nada se le niega.

70. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Si estás pasando por una injusticia, solo confía en Dios y todo estará bien.

71. Tu fe te ha curado.

La fe cambia todo.

72. Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Debemos dar a cada cosa su lugar.

73. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

Si no crees en Dios, no le niegues la oportunidad a otros de conocerlo.

74. ¡No mintáis, y no practiquéis lo que odiáis!, porque todo se revela delante del rostro del Cielo.

No seas malvado ya que Dios lo ve todo.

75. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.

Jesús te conoce tal y como eres, conócelo tú a él.

76. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consuelo.

Es bueno llorar de vez en cuando, pues sana el alma.

77. Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues y aprended lo que significa: misericordia quiero y no sacrificio.

Dios nos llama hacer personas piadosas, empáticas y compasivas.

78. Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Di siempre la verdad para no tener ataduras.

79. No amemos de palabra y con la boca, sino con obras y de verdad.

Demuestra tu amor con acciones no con frases bonitas.

80. También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado.

Debemos propagar las enseñanzas de Jesús.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies