Autobiografía: qué es, partes y pautas para realizarla

En la autobiografía, el propio autor narra los eventos y anécdotas más relevantes de su propia vida. Si estás pensando escribir una, descubre aquí cómo realizarla como un profesional.

Autobiografía

La escritura se puede definir como un sistema de representación gráfica de un idioma, por medio de signos trazados, en nuestro caso letras. Esto no hace en absoluto justicia en lo que a significado se refiere cuando acudimos a la escritura: la redacción y la lectura son un arte, un medio de comunicación ancestral, una ordenación de símbolos que es capaz de evocar alegría, tristeza, enfado, miedo y todas las emociones presentes en el ser humano.

Dentro del mundo de la lectura, podemos distinguir distintos tipos de géneros literarios, en base al contenido y estructura de la obra. Todos estamos familiarizados con cuentos, novelas, fábulas. Aun así, existen otros materiales de índole más didáctica, como pueden ser los ensayos, tratados científicos, oratorias y otras muchas más variantes.

Dentro de la corriente literaria didáctica (que trata de enseñar algo) y entrando en la narrativa encontramos un género especialmente llamativo y poco explorado por la población general: la autobiografía. Si quieres conocer qué es, cuáles son sus partes y las pautas para realizarla correctamente, continúa leyendo.

¿Qué es una autobiografía?

Para comprender este término correctamente, lo mejor es acudir a su etimología. La palabra autobiografía proviene de 3 conceptos griegos: autos (de uno mismo), bio (vida) y grapho (escribir). La premisa es sencilla: la propia persona narra su vida.

Desde un punto de vista menos circunscrito a la terminología griega, podemos definir a una autobiografía como un género narrativo en el que el propio autor emprende un recorrido por los principales episodios de su vida, haciendo especial hincapié en situaciones vitales e hitos definitorios, tanto a nivel personal como social. Se considera un punto intermedio entre la narración y los textos históricos, pues al fin y al cabo las vivencias propias son subjetivas y no siempre se ciñe 100% a la realidad.

Podemos definir 5 grandes rasgos que definen a cualquier autobiografía que se precie. Estos son los siguientes:

  • Generalmente está escrita en primera persona. De todas formas, esto no es obligatorio, pues hay casos redactados en tercera persona.
  • Es de orden narrativo y se centra en el proceso vital del autor.
  • No tiene por qué estar regida por un orden cronológico. El escritor puede decidir en qué momento comenzar a narrar, en base a lo que considere más llamativo/importante.
  • Existe una gran libertad en cuanto a estructura y lenguaje empleado. No se trata tanto de la forma, sino del contenido.
  • No hay límite de extensión. Una autobiografía puede durar 10 páginas o 1.000 dependiendo de lo que el autor tenga que contar en sus líneas.

Así pues, seas escritor/a o no, siempre puedes decidir sentarte a plasmar tus vivencias y logros más importantes cuando te sientas con el humor para ello. No hace falta que tu obra se convierta en un Best seller, pues una autobiografía puede ser un formato perfecto para el recuerdo y la memoria de tu figura en las siguientes generaciones de la familia que crezcan después de ti.

Autobiografía qué es

Partes de una autobiografía

No debes olvidar que la autobiografía es un género situado entre la literatura y la historia, así que se requiere objetividad, pero también arte y recursos llamativos que mantengan la atención del lector. Si una autobiografía es 100% objetiva y carece de recursos lingüísticos que hagan la lectura amena, es posible que se convierta en un vaso de cemento difícil de digerir.

En general, una autobiografía sigue la estructura típica: introducción, desarrollo y desenlace. En la primera sección se suele introducir al personaje (es decir, a ti mismo), en el desarrollo se cuenta el grueso vital del mismo y en la conclusión se otorga el crédito o importancia objetiva o subjetiva al personaje, una vez se ha revisado su historia. De nuevo, este esqueleto puede servir como punto de partida, pero recuerda que estamos ante un género que se beneficia de un estilo libre: haz lo que quieras, siempre y cuando sea interesante de leer.

Pautas para realizar una autobiografía

Como dice el refrán “a cada maestrillo, su librillo”. La página es un lienzo por pintar, y cada uno puede elegir el método que más le convenga para expresarse de forma libre. De todas formas, aquí te presentamos unos consejos que te pueden ayudar a romper la barrera del folio en blanco.

1. Elabora una cronología vital

Antes de ponerte a escribir, lo mejor es que dibujes una línea que represente tu recorrido en la vida desde que naciste hasta la actualidad. Una vez la tengas delante, comienza a colocar cronológicamente los hechos que te parezcan más relevantes: ¿dónde creciste y con quiénes? ¿cuáles fueron las actividades que marcaron tu edad escolar? ¿qué estudios has cursado y cuáles te habría gustado cursar? ¿qué trabajos has realizado a lo largo de tu vida?

Además de estos datos que se pueden colocar fácilmente en una línea cronológica, hay otros mucho más abstractos que también se deben listar: las personas que más hayan influido en tu vida, tus deseos y fracasos, metas, gustos, preferencias y otras muchas cosas más también son elementos importantes que ayudarán a dar forma a tu figura entre las letras de la obra.

2. Busca anécdotas y cosas interesantes que contar

No todo pueden ser hechos cuantificables: me gradué en 1998 y trabajé en el sector privado hasta el 2006. Luego me mudé a Italia, y trabajé de nuevo 10 años, pero esta vez en el sector público. ¿Te imaginas una obra entera en este formato? Como no quieres aburrir al lector ni a ti mismo escribiendo, lo mejor es que intercales tus eventos importantes, logros y metas con anécdotas que amenicen la lectura y te conviertan más en una persona y no en un personaje.

Hasta los recuerdos más sencillos pueden adornar a la perfección una autobiografía: el color del cabello de tu madre y el olor de sus postres, aquél día que te quedaste encerrado en el baño del colegio, la calidez del primer beso o el viaje más alocado de tu vida. Todo lo que sea relevante para ti puede ser incluido en tu obra, pues solo tú juzgas qué ha sido importante para formar a tu persona.

3. Ten en cuenta el contexto histórico

De poco sirve contar tus vivencias si no las casas con el contexto sociocultural que te rodeaba. Debes tener en cuenta que no todos los lectores de tu obra van a ser de tu generación y, por tanto, puede que no entiendan muchos de los detalles de tus vivencias si no las colocas adecuadamente en el tiempo.

Si bien no es necesario convertir tu escrito en un estamento geopolítico, siempre viene bien dibujar un panorama general de tu entorno y cómo te influenció este a nivel personal (o tú a la sociedad, en contraposición).

Escribir

4. Elige un punto de partida

Quizá esto sea lo más difícil. Imagínate una autobiografía que comenzara de la siguiente forma: Nací del vientre de mi madre en 1970, en Cádiz, en un hospital público. Esto queda, cuanto menos, un poco extraño. Por ello, puedes comenzar a relatar dónde y cuándo quieras, pero debes intentar que sea un punto de partida interesante, que a lo mejor suscite preguntas al lector que serán respondidas en páginas posteriores.

5. Sé honesto y realista

Aunque cierta gente utilice sus autobiografías como armas arrojadizas, no creemos que esto sea lo más ético. Estás plasmando tus vivencias y tu percepción, pero esto no tiene por qué salpicar a la gente de tu entorno que no te agrada, menos aún si no se puede defender de ninguna forma.

Una autobiografía no es una herramienta para que el autor se coloque por encima del resto: todos somos humanos, todos tenemos cosas que contar y todos jugamos un papel esencial en la sociedad, pues si no no seríamos parte de ella. El hecho de que quieras contar tus vivencias no hace que estas sean más importantes que las del resto, así que la humildad y el objetivo no deben perderse en ningún momento.

Busca opiniones externas, contrasta los eventos vividos con compañeros y familiares, envía bocetos a las personas de tu entorno y acepta los distintos puntos de vista. Una autobiografía relata tu propia vida y es completamente subjetiva, pero los ataques hacia otras personas y el sentimiento de elevación nunca son platos de buen gusto para el lector.

Resumen

En realidad, todas estas directrices son orientativas, pues una autobiografía permite una libertad casi absoluta en lo que a formato y redacción se refiere. Puedes escribir cómo y dónde quieras, siempre y cuando no estés faltando a la verdad.

La autobiografía es un recurso literario excelente, sobre todo si quieres dejar una huella imborrable en posteriores generaciones. Todos los seres humanos somos importantes a nuestro modo, pero muy pocos se atreven a darse la relevancia que se merecen contando su propia historia. Y tú, ¿te atreves?

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies