Soñar que lloras: ¿qué significa y qué nos dice sobre tu personalidad?

Este sueño puede tener varias interpretaciones posibles.
Soñar que lloras

¿Alguna vez has soñado que llorabas? ¿O que veías llorar a alguien? ¿Recuerdas si había alguna emoción que acompañara tal momento en el sueño?

En este artículo te contamos qué significado(s) tiene soñar que lloras, a través de la consulta a diferentes manuales de interpretación de sueños. Como verás, existen muchas variantes de este tipo de sueño, que te contamos más adelante.

Llorar: ¿qué implica a nivel psicológico?

Normalmente, relacionamos las lágrimas con el sentimiento de tristeza. Sin embargo, también es cierto que podemos llorar de alegría.

Desde un punto de vista psicológica, llorar es saludable, ya que nos supone una vía de escape a través de la cual liberar tensiones y angustias. Cuando lloramos nos desahogamos, y después de ello podemos incluso ver las cosas desde otro punto de vista: con más serenidad y calma.

Lógicamente, cuando el llorar se relaciona con conductas victimistas constantes, o simplemente cuando hablamos de personas que no pueden contenerse nunca, esto tampoco es saludable, desde un punto de vista psicológico.

Dicho todo esto, debemos tener en cuenta que todas las personas, en mayor o medida, han llorado alguna vez en su vida -o prácticamente todas-, y que debería ser un acto tan natural como respirar. Pero, ¿qué ocurre cuando vamos más allá de la “vida real”, y trasladamos el lloro al mundo onírico? ¿Qué significa soñar que lloras? ¿Crees que dice algo de tu personalidad?

Vamos a descubrirlo a través del presente artículo, y de la mano de diferentes autores en la literatura onírica y el mundo de los sueños.

Soñar que lloras: ¿qué significa y qué nos indica sobre nuestra personalidad?

Revisamos la literatura del mundo onírico para entender qué significa soñar que lloras. En el libro de Luis Trujillo, “Interpretación de los sueños” (Editorial Libsa), el autor explica que tras la imagen onírica del lloro (o de lágrimas), se esconde la necesidad de ser consolado.

Este significado se asocia a sueños donde es la propia persona quien llora, sobre ella misma. Así, llorar en sueños tiene relación con el hecho de ser personas sensibles y que necesitamos ayuda en un momento u otro de nuestra vida.

Tras esta imagen, pero, añade Trujillo, también se ocultan muchos significados según se desarrolle la acción. De esta manera, sueños donde es otra persona quien llora (el soñador ve las lágrimas en el rostro del otro), esto se interpreta de la siguiente forma: nuestros actos están causando dolor en los demás.

Por otro lado, el hecho de contemplar la caída de las lágrimas sin que predomine ningún sentimiento de pena o dolor, significa que pronto llegarán grandes alegrías.

Otros autores, como Anna Monteschi, autora de “El gran libro de los sueños” (Editorial De Vecchi), explica que soñar que lloras tiene relación con una gran sensibilidad, y con la recepción de buenas noticias. La autora, pero, aún especifica más, y añade una serie de variaciones que veremos más adelante.

¿Qué nos indica sobre nuestra personalidad?

Como hemos visto, soñar que lloras dice mucho del/la soñante. Así, las personas que lloran en sueños a menudo suelen ser personas sensibles. Es frecuente, además, que cuando se sueña que se llora, sea porque necesitamos ayuda, o que nos consuelen.

Además, la acción de llorar, según Trujillo, es símbolo de fecundidad y de riqueza interior. Es decir, las lágrimas en sueños se relacionan con personas con un mundo interior complejo, estimulante, profundo y rico.

Diferentes tipos de sueños con llanto

Ahora sí, vamos a ver algunos ejemplos de sueños que implican el hecho de llorar, así como su(s) significado(s).

1. Llorar de alegría

Cuando pensamos en el acto de llorar, lo asociamos con emociones y momentos tristes, pero, ¡también se puede llorar de alegría (y soñarlo)! Así, llorar de alegría tiene que ver con haber terminado un periodo de vida (o una etapa) muy triste en la “vida real”. De esta manera, se relaciona con una época de felicidad y bienestar que está por llegar.

2. Llorar por la muerte de alguien

Si en el sueño aparecemos llorando por la muerte de alguien, significa que estamos en un periodo de nuestra vida favorable, pero que va a terminar pronto.

Otros autores le atribuyen a este sueño el siguiente significado: finalmente estamos superando un duelo (por ejemplo por la muerte de un ser querido) en el que nos habíamos estancado.

3. Llorar por los propios errores

Soñar que lloras por errores cometidos en el pasado, significa que estamos manifestando en vigilia un comportamiento pasivo y cierta predisposición para renunciar a ciertas cosas.

4. Llorar por nada

Si, en cambio, aparecemos en el sueño llorando sin ningún motivo aparente, Monteschi lo relaciona con un periodo de vida llena de tristeza y disgustos. Así, soñar que lloras por nada tiene un significado negativo.

5. Llorar de pena

Puede ser que soñemos que lloramos, pero además, con mucha pena acompañando el momento. Según Trujillo, soñar que experimentamos un sentimiento de pena, más allá del lloro, sin que haya un hecho que la produzca o un tremendo dolor asociado (químicamente puro), puede ser consecuencia de haber pasado por una experiencia muy triste o muy traumática.

Dicha experiencia nos puede haber dejado un “huella” profunda en el subconsciente, grabada en la memoria, con un alto grado de emoción asociada; así, dicha emoción se mantiene oculta en los repliegues de la memoria, hasta que emerge a través de los sueños, especifica también Trujillo.

Por otro lado, en opinión de Monteschi, la otra experta en el mundo onírico, soñar que experimentamos un momento de mucha pena tiene que ver con momentos de crisis vitales.

6. Pañuelos

Si en el sueño, además de soñar que lloras, aparecen también pañuelos, esta imagen se asocia con un periodo de tristeza que estamos viviendo, o que llegará próximamente.

¿Una válvula de escape?

Hemos visto qué puede significar soñar que lloras en diferentes situaciones. Pero, ¿qué sentido podría tener este tipo de sueños en “la vida real”?

Más allá de los autores mencionados, otros autores del mundo onírico le atribuyen al hecho de soñar que lloras, un significado más positivo que los comentados, y relacionan este hecho con una liberación de tensión y de preocupaciones que podamos tener en nuestra vida “consciente” o lúcida.

Así, llorar en sueños en cierto modo puede significar también una válvula de escape para nosotros/as, que se activa en sueños o bien porque durante nuestra vida “real” somos incapaces de activarla, o bien porque reprimimos esta acción por temor, vergüenza, de forma inconsciente, etc.

Por otro lado, ya en el campo de la psicología, Sigmund Freud le otorgaba una especial relevancia a los sueños y a su interpretación.

Siguiendo la línea de la teoría freudiana, vemos lo mismo que lo anterior, y podemos relacionar los sueños donde aparecemos llorando con emociones reprimidas e inconscientes, que en la “vida real” somos incapaces de manifestar o de gestionar. Es por ello que, a través de los sueños y del mundo onírico, nuestro inconsciente tiene “carta blanca” para expresarse.

Referencias bibliográficas

  • Freud, S. (2013). La interpretación de los sueños. Editorial Akal.

  • Monteschi, A. (2006). El gran libro de los sueños. La interpretación de más de 10.000 sueños para conocerlo todo sobre el amor, la riqueza y el éxito. Editorial De Vecchi, S.A.U. Barcelona.

  • Trujillo, M. (2004). Interpretación de los sueños. Editorial Libsa. Madrid.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como AZSalud y Psicología y Mente.