Los 12 mitos sobre el amor romántico (y por qué son falsos)

El amor es uno de los sentimientos inspiradores más antiguos de la historia y por el cual se han creado mitos y leyendas urbanas a su alrededor.
Mitos amor romántico

¡Qué bello es el amor! No hay duda alguna sobre esa afirmación, el amor nos llena de energía, de alegría y de entusiasmo, nos ayuda a enfrentar el día a día con una positividad que se ve considerablemente aumentada a nuestro alrededor, de manera que si damos amor, lo más seguro es que recibamos amor a cambio.

Lo mejor es que este sentimiento se encuentra en todas partes, en lo que disfrutamos hacer, en las curiosidades descubiertas, en los obsequios, en las sonrisas o en las palabras de aliento, lo que hace al mismo un elemento abundante.

Sin embargo, existe una clase de amor en particular que todos desean tener en sus vidas, esperan conseguir en algún momento y disfrutarlo al máximo, el amor romántico. Ese sentimiento que te lleva a buscar a una persona con la cual puedas compartir el resto de tu vida, que no sólo tenga la misma sintonía emocional que tú, sino que compartan metas, sueños y anhelos para el futuro.

Aunque, es precisamente por todas las expectativas que las personas puedan tener sobre otras, es que este ‘amor romántico’ se termina convirtiendo en una ilusión inalcanzable y que puede convertirse en una decepción dolorosa. Es por esta dualidad, así como las pasiones involucradas (felicidad y tristeza) que se han creado distintas historias en su nombre y por las cuales muchos aún hoy en día se dejan llevar o deciden creer.

Bien sea en un sentido metafórico o tradicional, estos mitos han traspasado las barreras del mundo y la historia, ¿te gustaría conocer alguna? Entonces lee el siguiente artículo, donde conocerás aquellos mitos sobre el amor romántico que existen en el mundo y varias formas de ver claramente su grado de falsedad.

12 mitos sobre el amor romántico que se pueden desmontar fácilmente

Estos mitos forman parte de las tradiciones de algunas culturas mundiales y se han utilizado también para describir la forma del amor en distintas obras artísticas. Lo importante es saber descifrar qué parte de verdad tienen y qué parte podemos desechar por ser fruto de una imposición cultural.

1. Media Naranja

La media naranja es el mito del amor más antiguo de la historia, tanto que sus orígenes se remontan al tiempo de Platón, plasmada en su obra ‘El Banquete’ en la cual plantea que todas las personas en el mundo son seres incompletos y por ello se está destinado a buscar la otra mitad por el resto de la vida, hasta que cada quien pueda tener a esa persona ideal, la cual siempre está esperando en un lugar concreto, en un tiempo específico y la cual encaja a la perfección con cada quien.

Esta idea plantea la creencia de que en realidad estamos atados a una persona en específico, lo cual muchos lo utilizan como una justificación para sus relaciones previas que han fracaso o para no mejorar sus actitudes frente al amor, ya que ‘no encuentran a la persona correcta’ que los ame tal y cual son.

La realidad es que, cada quien tiene el potencial de desarrollar una relación amorosa adecuada con una persona con la cual pueda compartir cada aspecto de su vida y que entre ambos puedan ayudarse a crecer, en lugar de vivir en una burbuja de falsa perfección que puede romperse en cualquier instante. Es importante entender que ya somos seres completos, no necesitamos de alguien más para ser felices y el amor no debe ser condicionado por un mito.

2. Amor a primera vista

Otro de los mitos más comunes sobre el amor pero ¿qué crees tú? ¿de verdad alguien puede enamorarse a primera vista? Es cierto que una persona pueda sentir un cierto grado de atracción física o deslumbramiento hacia otra que conoce por primera vez, bien sea por su aspecto, por la actitud que demuestra o por la energía que proyecta. Características que pueden decir mucho de alguien, pero que no es suficiente para conocerlo por completo, sin embargo, este no es impedimento para aquellos que creen firmemente haber sido flechados y que el destino les está poniendo frente a ellos al amor de su vida.

Este mito lleva a desarrollar creencias distorsionadas sobre las expectativas hacia la otra persona. Por ejemplo, se le pueden atribuir cualidades de más que no posee, dando paso a la decepción, basar una relación en la pasión del momento en lugar de darse el tiempo de conocerse o incluso cegarse ante los defectos de la otra persona.

3. Parejas exclusivas

El mito de la exclusividad nos cuenta que es imposible sentir atracción por alguien más mientras se está en una relación, ya que al encontrar a tu pareja ya tu corazón ha sido conquistado y apartado por siempre. Lo cual, aunque las relaciones sean tormentosas o las personas sean infelices, se sienten obligadas a mantenerse fieles a su pareja, a costa de su propia estabilidad.

Lo cierto es que la fidelidad es una construcción social producto de un compromiso adquirido por nosotros mismos, como una muestra de la importancia de la relación y el camino que ambos quieren recorrer. Pero es justo eso la clave para que la fidelidad sea exitosa, que ambos estén de acuerdo en las elecciones que toman como pareja.

Es común sentir cierto grado de atracción por alguien más, mientras se está en una relación pero es decisión propia si se sucumbe a estos deseos pues esta afinidad no es una muestra de que ya no se quiere a la pareja.

beso

4. El amor omnipotente

Esta es la creencia de que el amor lo puede todo, puede sobrellevar cualquier adversidad, conflicto o distanciamiento que pueda estar atravesando cualquier pareja, cuando esto es totalmente falso. El amor no basta, pues una relación necesita de constante trabajo y dedicación de ambas partes para que puedan encaminarse hacia un mismo fin.

Aunque, existe un polo opuesto donde esta creencia hace que las personas tiendan a separarse de manera abrupta e innecesaria cuando se presente cualquier tipo de problema en la pareja, ya que las relaciones perfectas no pasan por ninguna adversidad y si ocurre, solo es muestra de que no están hechos para estar juntos. Lo cual de nuevo es erróneo, todas las parejas pasan por dificultades y al atravesarlas pueden reforzar sus lazos y crecer.

5. El emparejamiento

Este mito está basado en la creencia de que existe un ‘prototipo de pareja’ al cual cada quien debe aspirar, es decir, a una pareja heterosexual y monógama porque así se ha dictaminado desde siempre. Idea que es por completo equivocada ya que tanto la homosexualidad como las infidelidades o la poligamia de hecho han existido desde hace mucho tiempo.

El amor de pareja tal y como lo conocemos está condicionado por múltiples factores culturales, evolutivos, sociales y religiosos. Por lo que no hay ningún dictamen al cual tengas que seguir al pie de la letra, puedes crear tus propias reglas con tu pareja, siempre y cuando estén ambos de acuerdo en la dirección que quieren llevar en la relación.

6. Los polos opuestos se atraen

De seguro has escuchado eso de que los polos opuestos se atraen, es decir, que dos personas que siempre andan discutiendo o peleando es porque se aman en secreto, pero esto no siempre es el caso. Si bien nuestra pareja pueda tener gustos u opiniones distintas a nosotros, debe existir cierto grado de compenetración, algo que ambos disfruten hacer, que compartan o que tengan ideales en común que ayude a que la relación sea fructífera para ambos.

7. El mito de la convivencia

También conocido como el mito del matrimonio, en el cual se plantea que una pareja puede ser realmente feliz tras la convivencia diaria y el compromiso de pasar cada día juntos, aunque hayan tenido ciertos conflictos o diferencias en su noviazgo que apunten a un posible fracaso en el futuro. Esta idea se basa en que el punto más alto de una pareja debe ser el matrimonio, porque de otra forma nunca podrán ser felices o una pareja completa, porque eso es lo que todos buscan ¿no es cierto?.

Pues en realidad no, existen muchas parejas que tienen una vida feliz y plena sin la necesidad de casarse y eso no es sinónimo de fracaso o de que no exista amor entre ambos.

8. La persona ideal

Otro de los mitos más comunes, el cual puede estar relacionado al mito de la media naranja, pero en este nos enfocamos más a la idea de que la persona ideal es aquella que es capaz de llenar cada aspecto de nuestra vida por completo o que somos los responsables de la felicidad del otro.

Ya que lo ideal es compartir todas las afinidades, gustos, creencias y opiniones que es como si se fuera una sola persona, pero esto no es una ley escrita para que una relación funcione, ya que cada quien debe comprometerse con su propia felicidad, con colaborar en el crecimiento del otro y sobretodo amarse a sí mismo para amar al otro.

9. Sentir celos es sinónimo de amor

Esta además de ser una idea equivocada es muy peligrosa, ya que se cree que los celos es una demostración fidedigna del amor que tiene una persona hacia otra. Trayendo como consecuencia que se normalicen los celos como algo positivo, en lugar de verse como una inseguridad propia que se manifiesta en cualquier aspecto así no tenga relación alguna con una infidelidad, llegando al extremo de controlar al cónyuge para así tener la seguridad de que no ocurra alguna traición, pero a cuesta de que la otra pierda su libertad.

10. Mito de la pasión

Muchas personas creen que esa pasión romántica que se engendran del enamoramiento perdura por toda la relación y cuando esta disminuye o cambia de alguna manera, es entonces sinónimo de que la relación ha llegado a su final. Porque se tiene la creencia de que el amor es explosivo, cuando en realidad tiene muchas facetas, entre estas, la tranquilidad, pero ello no significa que la pasión ha terminado, sino todo lo contrario, ahora es posible disfrutar de la pasión en cualquier aspecto de lo que se comparte con la pareja.

11. Mito del enamoramiento

Aunado al mito anterior, está el mito del enamoramiento, el cual plantea que una relación ideal es aquella que siempre está en constante enamoramiento, cuando este en realidad solo se experimenta en los primeros meses de la relación para dejarle paso al amor concreto y firme.

Enamoramiento y amor no son la misma cosa y hay que aclarar ese punto, cuando estamos enamorados nos sentimos desbordados de emociones y ganas de estar íntimamente con esa persona, pero cuando la relación se asienta, esta desesperación abrumadora cambia por un sentimiento de tranquilidad más profundo y esto no significa que ya no se sienta amor por la persona, sino que este amor ha evolucionado por uno más permanente.

12. Compenetración sexual

Aquellos que tienen una gran química en la intimidad y una relación sexual apasionada y constante es suficiente para que se conviertan en una pareja estable y feliz. Bien puede ser el caso, pero no necesariamente es una ley escrita que se cumpla en cada caso. Existen parejas que solo disfrutan del sexo casual con otro por su nivel de atracción física y no porque tengan un interés romántico en esta, porque el buen sexo no es garantía de una relación amorosa ideal.

Pasa lo mismo con el lado contrario, el amor romántico no es garantía de que exista una buena compenetración sexual en la pareja. Por lo que es necesario conocer por completo nuestro cuerpo y hablar sobre las experiencias sexuales, los deseos y preferencias para que cuando llegue ese momento, sea la mejor intimidad posible.

¿Conocías alguno de estos mitos antes o has seguido alguno?

Meritxell Xaloc

Meritxell Xaloc

Trabajadora Social y Psicóloga

Meritxell Xaloc (Barcelona, 1990) es Graduada en Psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona, y Graduada en Trabajo Social por la Universitat de Barcelona. Además, es Máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus pasiones destacan el ser una intrépida viajera y una amante de los animales, en especial de los felinos.