¿Es buena idea llevar a tu gato a la playa?

Los gatos son animales muy especiales, pero no siempre se llevan bien con todos los escenarios a los cuales los llevamos de paseo.
Gato en la playa

Los animales son muy peculiares y únicos, tienen su propia forma de demostrar cariño, de pedir afecto, de desenvolverse en la naturaleza y de expresarse. Son consideradas unas excelentes mascotas, ya que son muy hogareños y traen muchos beneficios para la salud emocional de las personas, así como animales de control de plagas naturales. Pero eso sí, deben tener el espacio ideal tanto para recrearse como para desarrollarse a plenitud.

Sin embargo, a pesar de que su tendencia es ser animales domésticos, por instinto, suelen disfrutar mucho estar al aire libre. por lo que es natural verlos explorar por los alrededores del hogar e incluso que desaparezcan por algunas horas de la noche. Razón por la cual es importante que cuentes con un espacio libre natural o que tengas acceso a parques para que puedan distraerse y liberar energía.

Pero, ¿son todos los lugares ideales para salir a pasear? Eso depende de tu gato, por lo general se encuentran más afines con los entornos verdes y si vives cerca de la playa o eres una persona playera, ¿puedes pasear allí a tu gato? Si quieres saber la respuesta, sigue leyendo el siguiente artículo donde discutiremos si es buena idea o no llevar a tu gato a u día en la playa.

¿Es necesario que los gatos salgan a pasear?

Primero que nada debes tener en cuenta el significado de ‘salir a pasear’ para los gatos, el cual es por completo diferente al de los perros. Tradicionalmente, llevar a pasear a nuestras mascotas, es con correa, agua y algunos snacks, donde los perros caminan a nuestro lado para liberar energía. En el caso de los gatos, si bien también les encanta explorar su alrededor tanto para familiarizarse con el entorno, como para descargar tensión, también lo usan como espacio de caza.

Por lo que el paseo de los gatos no requiere de correas o agua o snack como los perros. Es decir, que no necesitan a las personas para que puedan ir al exterior, por ello es importante que, tengas en tu casa un patio o un jardín amplio, así como acceso a parques y que tus vecinos sean comprensivos con el tránsito de gatos por sus hogares.

Sin embargo, puedes entrenar a tu gato desde pequeño para que tenga una rutina de paseo, de manera que se sienta en confianza con aquellas personas que están a su alrededor y sepan por donde les convendría mejor trasladarse sin que haya consecuencias.

¿Es buena idea llevar a tu gato a la playa?

¿Pero qué sucede con aquellas personas que desean llevar a sus gatos a la playa? ¿es un escenario ideal? Como primera respuestas tendrías un rotundo ¡No! Pues este es un escenario donde los gatos tienden a estresarse con mucha facilidad, ya que siempre está lleno de personas desconocidas, ruidos constantes e incluso tiene una textura con la que no están familiarizados.

A menos que se hayan criado en ese lugar o lleves a tu gato a la playa desde cachorro, no es una buena idea llevarlo a ese lugar de pronto y sin que estén hechos a desenvolverse en este contexto. Recuerda que los gatos son criaturas muy nerviosas y agitadas, por lo que lo ideal es que permanezcan siempre en un entorno relajado y la playa no es muy buena idea para ello.

Sin embargo, esto no es imposible, solamente debes tener en cuenta algunas previsiones para que tu gato se sienta lo más cómodo posible, las cuales hablaremos a continuación.

Consejos para llevar a tu gato a la playa

Si no tienes otra alternativa más que llevar contigo a tu preciado gato a unas vacaciones a la playa o te gustaría que adquiriese la costumbre por este paradisíaco lugar, entonces debes tener en cuenta algunos datos que te ayudarán a que todo se dé, de la mejor manera.

1. Convierte el lugar en su hogar

Para ello necesitas llevar todas sus cosas: juguetes, comida, snacks, caja de arena, transportín, toallas húmedas para limpiarlo luego de estar en la arena, shampoo, loción antipulgas, etc. Todo lo que sea necesario para que no sienta un cambio tan drástico.

2. Lleva siempre contigo el transportín

El transportín, así como la correa o el arnés que tengas para pasearlo es esencial para tu viaje, de esta manera puedes controlarlo si tiene un ataque repentino de nervios. Lo idea es que lo lleves a la playa en el primer momento dentro del transportín para que no se sienta ansioso ante el cambio de escenario, luego deja abierta la puerta para que salga cuando tenga la necesidad de explorar. Eso sí, siempre debes tener su correa o arnés para que evites que corra repentinamente y se pierda o se lastime.

3. Protégelo siempre

La playa es un terreno que puede ser abrasivo para tu gato en muchos sentidos. Hay mucho calor, el sol es más intenso, la arena puede irritarlo y el agua es salada. No son combinaciones que a tu gato le atraiga, por lo que siempre debes llevar contigo sombrillas, toallas y repelente de insectos para que no sufra ningún daño.

4. Vigilalo siempre

Acompaña a tu gato en todo momento para que no se sienta desprotegido y para que no corras el riesgo de perderlo. Además, es la mejor manera de que se adapte al terreno. Llévalo a acercarse al agua, camina un rato con él y colócale su collar con una identificación, donde tenga toda su información para que puedan contactarte si se extravía.

5. Busca el mejor alojamiento

El alojamiento es tan importante como la playa misma para tu gato pues, no todos los hoteles pueden recibir animales y no todas las posadas son tan tranquilas para tu gato. Así que antes de viajar, toma tu tiempo para reservar un lugar que tenga espacio para que pueda correr y explorar, que tenga ventanas o balcones para que pueda respirar aire fresco, pero que no sea tan abierto para que no corra el riesgo de perderse.

6. Cuida su hidratación

Por el calor, es muy fácil que tu gato se deshidrate en la playa, por lo que esencial que lleves contigo agua fresca. Tanto para darle una ducha y limpiarlo, como para que pueda beber y tener energía renovada.

7. Ten en cuenta factores externos

En la playa puedes estar en contacto con factores externos que no puedes controlar, tales como personas, vendedores ambulantes y otras mascotas, en especial perros. Por lo que tienes que mantener a tu gato al margen de esos factores cuando se presenten para que no asuste. En estos casos, lo mejor es que lo coloques un rato en su transportín hasta que todo esté más tranquilo.

8. Piensa en la hora de dormir

Es importante también que lleves contigo su jaula de dormir, si posee una. De esta manera podrá descansar como normalmente lo hace en casa, esto ayudará a que baje lo niveles de ansiedad y pueda tener un mejor ánimo a la mañana siguiente. Además, tendrá [pocas posibilidades de despertarse llorando en la noche.

9. Mímalo

Imitar lo más posible su hogar también radica en tener una rutina lo más parecida posible al día a día y eso incluye la hora de mimos y juegos con él. Así que toma un rato del día para cepillarlo, acariciarlo y jugar como siempre lo hacen.

El mejor momento para llevarlo a la playa

Como pudiste leer, si quieres llevar a tu gato a la playa necesitas tener muy presente los puntos ya tocados. Pero hay algo que no podemos dejar pasar a un lado y es el mejor momento para llevar a tu gato a la playa y no nos referimos al mes o a la hora del día, sino también a la duración del viaje.

En este sentido, si tu viaje es solo de ida y vuelta o estarás fuera por un fin de semana, lo ideal entonces es que no lleves a tu gato contigo para que no experimente un cambio brusco y repentino que lo estrese. Es más recomendable que lo dejes en tu hogar con suficiente comida, agua y sus juguetes, para que se sienta cómodo y que, algún familiar o amigo con quien se sienta familiarizado lo pase a ver para que no se sienta abandonado y tenga sus cosas limpias.

Ahora, si planeas hacer un viaje de una semana o más tiempo, entonces si puedes llevar a tu gato contigo con las previsiones ya mencionadas. Así tu gato podrá acostumbrarse a ese nuevo entorno y no tendrá problemas para un segundo viaje contigo.

Por otro lado, si ves que las temperaturas son muy altas o vas a hacer una actividad en específico, deja a tu gato en la habitación reservada para que esté fresco y no tenga más carga consigo. Aunque quizás sea más necesario que lo dejes en su transportín o en su jaula para dormir (si tiene una llévala también contigo) así evitarás que haya algún accidente.

Así que, si quieres llevar a tu gato contigo en la playa, recuerda que mientras más joven, más posibilidades de adaptación tiene, debes tratar de imitar su rincón en la casa lo más posible en el lugar donde se vayan a quedar y llevar toda la protección posible para cuidar de su salud gatuna y que siga siendo el alegre, divertido y único gato al cual amas.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como EstiloNext y AZSalud.