Cómo adoptar una mascota: 7 pasos que debes seguir

Adoptar una mascota es un momento muy especial y bello pero también una responsabilidad a largo plazo. Ten en cuenta estas pautas antes de hacerlo.
Cómo adoptar mascota

Una mascota se define como un animal domesticado que se conserva con el propósito de brindar compañía o para el disfrute del cuidador. Así pues, estos seres vivos no reportan beneficios a nivel de conocimiento científico, dinero o labor física: su único motivo de adopción es mejorar la existencia de los tutores, ya sea mediante observación, interacción o mero compromiso emocional. Y mejorar la existencia del animal, claro.

Cuando pensamos en mascotas, los primeros que nos vienen a la mente son los perros, pero, desde luego, no se tratan de los únicos animales de compañía. Sin ir más lejos, los peces de agua dulce representan el podio de animales domésticos en Estados Unidos, pues más de 95,5 millones de ejemplares se encuentran en los domicilios de este país. Los siguen los gatos, con más de 85,5 millones y, tras ellos, los canes, con 77,8 millones.

Más allá de grandes vertebrados, aves, lagomorfos, roedores, reptiles, anfibios e incluso invertebrados están ganando cada vez más terreno en el mundo de los animales de compañía. La terrariofilia se extiende cada vez más con el mundo, siguiendo una regla clara: si un animal se puede reproducir en cautiverio y no atenta contra la salud de ninguna de las partes, es posible mantenerlo como mascota. Aquí te presentamos los pasos que debes seguir para adoptar a una mascota, sea del orden que sea. Recuerda que todo ser vivo merece respeto y una vida digna.

¿Cuáles son los pasos que debes seguir antes de adoptar a una mascota?

Ciertos tutores optan por entrar a una tienda y adquirir un animal a ciegas: así es como comienzan la mayoría de historias trágicas para los animales. Debes tener en cuenta que muchos vendedores te dirán lo que quieres oír, sin importarles el bienestar del ser vivo a largo plazo. Por ello, adoptar una mascota es un procedimiento que requiere de una amplia preparación. Sigue estos consejos antes de hacerte cargo de una vida.

1. Infórmate sobre los cuidados del animal

Informarse sobre los requerimientos ambientales del ser vivo que se va a adoptar es esencial en todos los casos, pero sobre todo en ectotermos que no son capaces de generar su propio calor metabólico. Los reptiles, peces, anfibios e invertebrados dependen completamente de la temperatura y otros parámetros para sobrevivir, así que debes hacerte con un terrario/acuario bien equipado que imite a la perfección el ecosistema del que provienen.

Aunque no lo parezca, este paso también se debe cumplir en mamíferos y aves. Por ejemplo, ¿Sabías que una chinchilla presenta graves riesgos de sufrir un golpe de calor si la temperatura ambiental es mayor de 27 grados? Si vives en una zona especialmente calurosa en el verano, simplemente no adquieras un ejemplar de esta especie y busca otra opción viable. Debes asegurarte que puedes otorgarle al animal parámetros físicos que se ajusten a sus necesidades fisiológicas 24 horas al día, 365 días al año.

Cuidados animal

2. Las preguntas de oro antes de adoptar un animal

A continuación, te presentamos una serie de preguntas que siempre debes hacerte antes de adoptar una mascota. Los que hemos trabajado en conservación estamos cansados de ver tortugas de orejas rojas invasoras soltadas en la naturaleza por tutores irresponsables que, si se hubieran planteado estas cuestiones, no habrían incurrido en estos delitos.

2.1 ¿Tengo la infraestructura adecuada?

Con cada animal, surgen una serie de complicaciones específicas de la especie y taxón. Por ejemplo, muchas tortugas de agua se hacen enormes, algunos gatos destrozan el mobiliario, los peces de agua dulce pueden tener crías en poco tiempo y los perros pueden requerir grandes espacios dentro del hogar para moverse correctamente.

Pregúntate a ti mismo si tienes suficiente espacio para albergar al animal en todas las etapas de su vida. No, los peces no crecen en base al tamaño de la pecera, y las tortugas no se quedan pequeñas si se reduce la temperatura ambiental. Un animal va a crecer sí o sí, pues está en su impronta genética.

2. 2 ¿Tengo suficiente dinero?

Tanto los animales exóticos como los comunes requieren una inversión monetaria importante al principio, pero luego parece que ciertos tutores olvidan que el flujo de dinero que supone una mascota es continuo.

Por ejemplo, en países como España se estima que tener un perro cuesta más de 1.200 euros anuales. Quizás otros animales sean más baratos de mantener, pero, si su salud se complica, la intervención veterinaria siempre supone una cifra de dinero nada desdeñable.

2. 3 ¿Es mi rutina estable?

Algunos animales, como los hámsteres, acompañan a sus tutores por 2-3 años, mientras que una tortuga de tierra (Geochelone sulcata) alcanza una esperanza de vida máxima de 150 años. Desde luego, en base al lifespan del animal, el compromiso es mayor o menor.

Debes plantearte si vas a viajar en un futuro, cuánto va a vivir el animal o si deseas cambiar de lugar de residencia en algún momento. Las mascotas que son legales en un país pueden no serlo en otros, así que lo mejor es que adoptes a un ser vivo cuando te encuentres en un momento de tu vida estable y sin grandes cambios.

2. 4 ¿Soy consciente de la legalidad del animal?

La tenencia de animales es un concepto cambiante, pues se catalogan continuamente especies como potencialmente invasoras y otras entran en listados protegidos, por ejemplo. Si antes tener una rana toro (Rana catesbeiana) era legal, ahora está penado por la ley, pues se trata de una especie peligrosa para la fauna autóctona de muchos países.

Esto va especialmente indicado para los tutores de animales exóticos: la legislación cada vez es más cambiante, así que infórmate en las entidades pertinentes de qué permisos necesitas para adoptar según qué seres vivos antes de meterte en un lío.

3. El momento de la adopción

En estas últimas líneas, nos vamos a centrar en la adopción de gatos y perros, pues adquirir un animal exótico en un centro con núcleo zoológico homologado es tan fácil como comprarlo y, como mucho, firmar un par de documentos que te acrediten como tutor del animal (salvo animales potencialmente peligrosos y protegidos). Con aves y peces todo es más fácil, pues la mayoría de especies comunes se pueden adquirir sin documento ni firma.

De todas formas, si acudes a una protectora en busca de un perro o un gato, debes tener en cuenta los siguientes puntos, pues te van a pedir:

  • Ser mayor de edad: esto debes acreditarlo mediante tu DNI o documento de identificación utilizado en tu país.
  • Comprobante del domicilio: los que te van a otorgar el animal deben estar seguros de que este va a tener un hogar fijo e inalterable a corto plazo.
  • Contrato de adopción: debes firmar un contrato de adopción a nivel legal que te acredita como tutor del animal, con todo lo que ello conlleva.

La asociación está en todo el derecho del mundo de negar la tenencia del animal al potencial tutor si esta no considera que el individuo va a poder cumplir sus requerimientos.

Momento adopción

4. Debes saber que el abandono está penado por la ley

El abandono de animales es una lacra social que es difícil combatir a día de hoy sin restricciones legales. En Estados Unidos, alrededor de 3,3 millones de perros son llevados a refugios cada año, y el final no siempre es feliz. Según la asociación ASPCA, aproximadamente 1,5 millones de animales que viven en protectoras terminan siendo eutanasiados cada año, pues nadie quiere adoptarlos.

Debido a estas desalentadoras cifras, otras organizaciones estiman que el 25% de los perros del mundo viven en el abandono, o lo que es lo mismo, 131 millones de ejemplares. Antes de adoptar una mascota, debes conocer que abandonarla es un delito a nivel legal, y una práctica completamente inmoral y deplorable.

Más allá de las concepciones humanas subjetivas, los ecosistemas también pueden sufrir los efectos del abandono: muchas especies exóticas se pueden convertir en una plaga si se sueltan en el entorno. Los peces Gambusia, las tortugas de orejas rojas (Trachemys scripta), los caracoles gigantes africanos (Achatina fulica) y las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) son claros ejemplos de ello, pues ya han causado verdaderas plagas en muchas regiones donde no eran endémicos.

Resumen: en la tenencia responsable está la clave

Adoptar una mascota es un proceso que requiere de una reflexión larga y pausada. Si queremos que te quedes con una idea central tras leer todas estas líneas, esta es la siguiente: pregúntate a ti mismo las cuestiones de oro listadas en el apartado 2. Si cualquiera de tus respuestas es “puede” o “quizás”, abandona la idea de inmediato. Mejor prevenir y quedarse con las ganas que verte con un animal gigante en un domicilio pequeño, o algo peor.

Sabemos que estas líneas pueden sonar “cortantes”, pero la realidad es que tener una mascota es una de las mejores experiencias que se pueden vivir. Por eso mismo, es mejor pecar de tajantes, ya que la vida de un ser vivo no es un juego y debe ser experimentada de la forma que se merece.

Resumen responsable
Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies