12 juegos cooperativos para niños (para mejorar el trabajo en equipo)

Con estos retos y actividades podremos poner a trabajar el espíritu de equipo de los niños.
Juegos cooperativos para niños

La cooperación y el trabajo en equipo son dos valores muy positivos para el desarrollo de los más pequeños. Pero, ¿cómo trabajarlos más allá de la escuela?

En este artículo os proponemos 12 juegos cooperativos para niños (para mejorar el trabajo en equipo), que te permitirán potenciar estas cualidades en tus hijos/as o alumnos/as.

12 juegos cooperativos para niños con los que fomentar el trabajo en equipo

La cooperación implica que, con la acción y el esfuerzo de varias personas, se consiga un mismo resultado. Así, esta tiene mucho que ver con el trabajo en equipo.

Estos dos aspectos son a la vez valores, importantes de transmitir en los niños. ¿Cómo hacerlo? Por ejemplo a través del juego, una herramienta potentísima en la educación.

Es por todo ello que en este artículo os traemos 12 juegos cooperativos para niños para mejorar y trabajar el trabajo en equipo, de diferente tipología y dificultad. Vamos a conocerlos a continuación.

1. Mover el globo

Este juego consiste en trasladar un globo por parejas a través de un recorrido pre-establecido (con origen y final claros). El requisito del juego, y a la vez su gracia, es que ningún miembro de la pareja podrá tocar el globo con las manos, sólo a través de las otras partes del cuerpo.

Esto hace que sea necesario un gran contacto físico entre los participantes, y un gran trabajo en equipo. Si el globo cae, se deberá volver a la línea de salida. Gana la pareja que llegue antes a la meta.

2. Carrera de sacos

Otro de los juegos cooperativos para niños, también bastante físico, es la carrera de sacos. Este puede ser individual, o realizarse por parejas, ideal para mejorar el trabajo en equipo.

En este caso, las parejas se atan los tobillos entre ellas y se colocan dentro de un saco. Se trata de una carrera normal pero metidos en sacos; el objetivo del juego será llegar a la meta lo antes posible, evitando caerse.

Carrera de sacos

3. La cadena humana

Este sencillo juego también es muy divertido. Empieza “parándola” uno; se trata de ir persiguiendo a los demás. Cuando uno es pillado, se une a la persona que la para, de modo que la cadena irá aumentando hasta que no quede nadie solo. Es un juego que exige trabajo en equipo y de coordinación, porque todos “van a una”.

4. Mata-conejos

Otro de los juegos cooperativos para niños es el mataconejos, también llamado “pies juntos”. Se juega con una pelota, y el juego consiste en lo siguiente: uno del grupo tira una pelota al aire y dice el nombre de otro jugador.

Ese jugador deberá coger la pelota, y los demás saldrán corriendo. Justo en el momento en el que el jugador inicial tenga la pelota, gritará: “¡Pies quietos!”, y los demás deberán pararse.

El jugador de la pelota podrá dar tres pasos hacia cualquier lado; tirará la pelota hacia alguien para cazarlo. En el caso de que le de, este jugador “muere”; si en cambio el jugador coge la pelota, “muere” el que la ha lanzado y “la para” el otro. Los jugadores que “mueran” se sentarán en el suelo, y deberán esperar que alguien los salve picándoles la mano.

5. Busca palabras

El siguiente juego no es tan físico como los anteriores. En este caso, el material que se necesita son unos folios y unos lápices. El objetivo del juego será encontrar el mayor número de palabras. Se formarán equipos de 3 o 4 jugadores (lo ideal es que haya como mínimo 2 equipos), que se colocarán en grupo alrededor de un folio.

El/la profesor/a o el/la que dirige el juego, dirá una palabra de mínimo 9 letras (por ejemplo “murciélago”, que tiene 10), y el objetivo será que los equipos formen el mayor número de palabras posibles con esas letras desordenadas. Se les dará tiempo, por ejemplo 3 minutos. Gana el equipo que más palabras consiga anotar.

6. Carrera de 3

Este juego cooperativo, de tipo físico, requiere que haya como mínimo 6 jugadores. Se harán grupos de 3, que deberán colocarse entre ellos de modo que sus espaldas se toquen y sus brazos queden entrelazados. No podrán separarse. Se trata de una carrera, y el objetivo del juego será llegar a la meta lo antes posible.

7. Pasapalabra

La siguiente idea de juego cooperativo es de tipo más intelectual. Se trata de jugar al clásico “Pasapalabra”, que consiste en: hay una pregunta para cada letra del abecedario; cada respuesta empieza por la letra correspondiente, por ejemplo; “con la V, animal que da leche = vaca”, y así con todas las letras.

Se formarán equipos de 3 o 4 jugadores (dependiendo del número total de jugadores) y ganará el equipo que acierte más preguntas. Se dirá la pregunta en voz alta, y cuando el equipo crea saber la respuesta, el líder del grupo levantará la mano (u otro gesto similar), para responder.

8. Juego de las sillas por parejas

Una variante del clásico juego de las sillas. Recordemos que en el juego de las sillas, se colocan a modo de círculo tantas sillas como participantes en el juego, menos una (es decir, si hay 8 participantes, se colocan 7 sillas).

Sonará una canción mientras todos dan vueltas a las sillas. Alguien parará la canción, y los jugadores deberán sentarse en una de las sillas, lo más rápidamente posible. Siempre habrá un jugador que se quede sin, que quedará eliminado.

En la variante del juego por parejas, se trata de lo mismo pero esta vez, se formarán parejas, que deberán sentarse siempre juntas (una encima de la otra); si uno de los dos miembros de la pareja no llega a sentarse, pierden los dos. Esto posibilitará el trabajo en equipo.

9. El paracaídas

Otro de los juegos cooperativos para niños. En este caso hablamos del paracaídas, un juego muy divertido donde los más peques se lo pasarán en grande. Para este se necesita un paracaídas grande, o una tela grande.

Cada participante (lo ideal es que hayan mínimo 6), cogerá la tela o el paracaídas por un lado o punto en concreto. En el centro de la tela colocaremos una pelota. El objetivo del juego será aguantar el mayor tiempo posible la pelota, sin que caiga, moviéndola de lado a lado.

Paracaídas

10. El baile de las máscaras

Un juego muy divertido, donde lo importante es ¡reconocer al otro sin verlo! Se realiza idealmente en una pista de baile o en una zona amplia. Se formarán parejas que se cubrirán los ojos con un pañuelo.

El que dinamice el juego ofrecerá una serie de premisas a seguir: hacer “X” pasos en “X” lado, hacia delante, hacia atrás… para que las parejas se dispersen y se separen entre ellas. Cuando el dinamizador avise, empezará el juego, y las parejas deberán encontrarse a través del tacto.

11. La cuerda

El siguiente de los juegos cooperativos para niños es el de la cuerda. Se forman dos equipos con igual número de miembros (lo ideal es que los grupos estén equilibrados en cuanto a peso y fuerza).

Los dos equipos se colocan a lo largo de una cuerda, que cogen con las manos. Cada equipo en un extremo, y en medio de la cuerda, una señal en el suelo. El objetivo es mover al otro equipo hasta pasada la línea del centro, a través de la fuerza y la coordinación; gana el primero equipo que lo consiga.

12. El pañuelo por parejas

El último de los juegos cooperativos para niños que os proponemos es el pañuelo por parejas. Otro clásico; en el juego del pañuelo, cada jugador tiene un número asignado. En esta variante que introducimos para trabajar la cooperación, cada pareja tiene un único número.

Se forman dos bandos, a lado y lado de la pista (cada bando tendrá los mismos números asignados), y una persona se coloca en medio sujetando un pañuelo en la mano. Las parejas están atadas entre ellas por los tobillos.

La persona del centro gritará un número, por ejemplo “¡3!”, y la pareja número 3 de cada bando saldrá corriendo como pueda a por el pañuelo. Gana la pareja que consiga coger el pañuelo y regresar a su sitio inicial sin que la otra pareja le pille.

Referencias bibliográficas

  • Cruz, D., y Lucena, M. (2010). El Juego cooperativo como medio de fomento de valores en las clases de educación física en primaria en las escuelas profesionales sagrada familia.

  • Enesco, I. y Del Olmo, C. (1992). El trabajo en equipo en primaria. Aprendiendo entre iguales. Madrid: Longman.

  • Fernández-Río, J., y Méndez-Giménez, A. (2016). El aprendizaje cooperativo: Modelo pedagógico para Educación Física. Retos. Nuevas Tendencias en Educación Física, Deporte y Recreación, (29).

  • Millera y Oliveras (2014). El aprendizaje cooperativo, una metodología inclusiva para mejorar el aprendizaje y la cohesión social. Ámbitos de pedagogía y orientación, 0, 1-14.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como AZSalud y Psicología y Mente.