Los 6 tipos de Racismo (y cómo detectarlos)

El racismo es una actitud discriminatoria provocada por la asunción de que algunas etnias son superiores a otras. Esto ha provocado muchos sucesos oscuros y terroríficos de nuestra historia. Además, existen diferentes clases de racismo.
Tipos racismo

El racismo es una actitud o manifestación de cualquier tipo que afirma o reconoce de manera más o menos explícita la inferioridad de ciertos colectivos étnicos respecto a otros. Es decir, la premisa central del racismo es que algunas razas son superiores a otras.

Las creencias que subyacen a este tipo de comportamientos defienden una suerte de superioridad natural de un grupo racial sobre otro, no sólo a un nivel individual, sino también institucional. A nivel práctico, todo ello se traduce en medidas discriminatorias que contribuyen a favorecer y mantener la posición de privilegio de ciertos grupos sobre otros.

La historia del racismo: ¿lo erradicaremos?

En la antigüedad, sucedía que las comunidades sentían rechazo hacia aquellos individuos extranjeros procedentes de otros pueblos o culturas. Esta reticencia a aceptar a quienes llegaban del exterior podría tener, en su momento, cierto sentido de cara a la supervivencia del grupo.Al fin y al cabo, la intromisión de un desconocido podría constituir un peligro para la comunidad. De hecho, en la Antigua Grecia, la discrminación hacia los extranjeros era algo más que habitual.

Sin embargo, este rechazo no se basaba en el aspecto o fenotipo de los individuos. Más adelante, en la Edad Media, las personas negras siempre eran asociadas al exotismo y riqueza de la cultura islámica, algo muy alejado a las visiones que fueron apareciendo posteriormente. Estas tendencias de épocas pasadas poco tienen que ver con el racismo actual, tal y como lo conocemos hoy en día. La discriminación basada en el aspecto racial es algo relativamente reciente que comenzó a emerger en la edad moderna, especialmente en las colonias que muchos países establecieron en territorios africanos y americanos.

El racismo en la época colonial fue utilizado ampliamente por los países implicados para justificar sus terribles acciones a finales del siglo XIX. Diferentes países europeos, el Imperio Otomano y Estados Unidos se atribuyeron a sí mismos numerosos derechos territoriales sobre otros continentes, ignorando por completo los derechos y la libertad de los pueblos naturales de esos lugares.

Además del terror sucedido en la época colonial, hay otros sucesos en la historia cuyo desarrollo se produjo debido a la expansión de las ideas racistas. Ejemplos claros de ello son el Apartheid en Sudáfrica o el Holocausto Nazi, ambos producidos en el siglo XX.

Gracias al avance científico y a la remisión del oscurantismo social, moral y religioso, el racismo ha comenzado a percibirse como algo negativo e inaceptable en el último cuarto del siglo XX. La conciencia colectiva creciente sobre los hechos históricos pasados ha permitido reconocer que el racismo es un crimen contra la humanidad, aunque por desgracia aún queda mucho por hacer al respecto. Debido a la importancia de conocer qué es racismo y en qué situaciones podemos encontrarlo a día de hoy, en este artículo vamos a conocer los diferentes tipos de racismo existentes.

¿Qué clases de racismo existen?

A continuación, vamos a conocer los distintos tipos de racismo existentes.

1. Racismo aversivo

El racismo aversivo es aquel que se produce de una forma sutil, no explícita. Paradójicamente, las personas que exhiben este tipo de comportamientos racistas suelen mostrarse abiertamente contrarias al racismo, apoyando la igualdad de derechos y la libertad para que todos los individuos puedan vivir sin ser discriminados por motivos étnicos o culturales. Sin embargo, quienes muestran racismo aversivo mantienen las distancias con las personas de otros grupos étnicos, mostrando una actitud fría y carente de empatía.

Este tipo de racismo fue descrito por primera vez por los psicólogos sociales Samuel L. Gaertner y John F. Dovidio. Conocerlo es de gran importancia, ya que con frecuencia sólo se asocian las actitudes racistas con discriminaciones y agresiones explícitas. Sin embargo, estos autores observaron cómo en las sociedades occidentales con una tradición liberal sentada, el racismo sigue vivo de una manera diferente.

Aunque en estas sociedades ya existe un rechazo consciente ante la discriminación directa hacia las minorías étnicas, aun quedan actitudes inconscientes de corte racista. Esto se debe a que la base de la estructura cultural no ha cambiado, al igual que las instituciones y organismos, que siguen manteniendo sesgos discriminatorios fruto de la herencia histórica.

Racismo aversivo

2. Racismo etnocentrista

Este tipo de racismo se caracteriza porque el individuo que lo exhibe muestra la creencia de que su propio grupo étnico es superior a otros, viendo a los individuos de otras razas o culturas como una amenaza para la pureza cultural. Mientras que en el racismo aversivo se defendía racionalmente la igualdad de derechos, en este caso se sostiene la necesidad de que los grupos étnicos inferiores queden sometidos al superior.

El racismo etnocentrista no respeta otras creencias, religiones, lenguas o costumbres y no duda en atacar contra ellos. El etnocentrismo lleva a una persona a interpretar el mundo que le rodea desde sus propios parámetros culturales, juzgando desde su postura la realidad de las otras personas.

3. Racismo simbólico

El racismo simbólico defiende el derecho a la igualdad, pero solo en ciertos contextos o situaciones. La persona que muestra este tipo de racismo cree que cada grupo étnico debe tener libertad para vivir como quiera, pero marca unos límites que llevan a la segregación entre los diferentes grupos culturales. El resultado es una sociedad parcheada y distanciada, sin entremezclas.

Un ejemplo claro de racismo simbólico se puede observar en aquellas personas que rechazan la llegada de inmigrantes a su país. Esto se debe a que creen que esto puede empañar la identidad nacional y limitar los recursos del Estado destinados a la población del país, por tener que dedicar una parte para la población extranjera que llega. En este racismo hay una falsa aceptación, pues se evita la mezcla y el acogimiento, pues esto se vive como una traición a la propia cultura.

Racismo simbólico

4. Racismo biológico

El racismo biológico es el más extremo de todos los que hemos comentado hasta ahora. Las personas que muestran racismo biológico asumen que una raza, generalmente la suya propia, es superior a las demás. Las diferentes etnias se consideran una amenaza para la pureza de la raza considerada superior y por ello rechazan que las personas de otras etnias puedan tener los mismos derechos.

Se produce una defensa a ultranza de las medidas de exclusión y segregación. Esta versión radical del racismo es la que se puede observar, por ejemplo, en el holocausto nazi, donde se defendía la superioridad de la raza aria.

5. Racismo estereotipador

Aunque el racismo estereotipador puede parecer inofensivo, lo cierto es que es racismo al fin y al cabo. Consiste en enfatizar ciertas características físicas atribuídas a diferentes etnias, llegando a caricaturizar en cierta manera su aspecto. Un ejemplo de ello es resaltar que las personas de China tienen la piel amarillenta.

Este tipo de ensalzamiento hace que de alguna manera se fuerce la diferenciación entre personas y las segregaciones por etnias. Aunque esta tendencia no suele esconder un mensaje de odio, sí que puede ser nociva, pues pone el foco en las diferencias y las clasificaciones entre personas.

6. Racismo institucional

El racismo no solo es llevado a cabo por personas individualmente, sino también por instituciones y organismos. Muchas leyes y entidades han discriminado a lo largo de la historia a las personas por sus raíces étnicas. Las normas y leyes discriminatorias han sido determinantes para mantener el status quo y evitar que los grupos étnicos oprimidos pudieran cambiar su situación.

Racismo institucional

Conclusiones

En este artículo hemos hablado del racismo y sus diferentes tipos. El racismo consiste en un conjunto de creencias que asumen la superioridad de algunas razas sobre otras. Este tipo de ideas llevan a actuaciones y conductas que discriminan y segregan a aquellas personas pertenecientes a minorías étnicas y culturales.

Aunque el rechazo a lo desconocido ha existido desde las civilizaciones antiguas, la realidad es que el racismo, tal y como hoy lo conocemos, se ha gestado hace relativamente poco. Sus orígenes parecen encontrarse en la época colonial, un momento oscuro de la historia en el que muchos países europeos comenzaron a crear colonias en el Nuevo Mundo. Esto se hizo con medios violentos e ignorando el derecho de los pueblos originarios del continente, imponiendo las costumbres de los colonizadores de forma radical.

Además de las colonias en América y África, han sucedido otros episodios muy oscuros en nuestra historia que han sido desencadenados por ideas racistas explícitas y muy destructivas. Los ejemplos más ilustrativos del pasado siglo son el Holocausto Nazi y el Apartheid en Sudáfrica. Afortunadamente, la conciencia colectiva respecto a la gravedad de estos sucesos y los avances científicos han permitido a la sociedad progresar y reconocer que el racismo es un problema grave a erradicar si deseamos un mundo justo.

A pesar de estos cambios y mejoras, el racismo sigue presente de forma notable en nuestra realidad. Un punto fundamental a tener presente es que el racismo ha cambiado en cuanto a su forma de manifestarse. En las sociedades occidentales liberales existe un rechazo consciente del racismo y todo lo que implica. Sin embargo, a nivel inconsciente son muchas las personas que muestran sutiles comportamientos racistas, fruto de una herencia cultural marcada y una organización social e institucional que aún tiene que mejorar en este sentido.

El racismo es, al igual que otras formas de discriminación, una lacra que debe ser combatida. Mirar para otro lado y actuar como si ya no existiera no permitirá acabar con el problema de raíz.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies