Las 12 primeras señales del embarazo (antes del primer retraso)

El cuerpo da indicios de que se está en gestación antes incluso de que percibamos el primer retraso. Conoce las señales que pueden indicar tu embarazo en su primera etapa de desarrollo.
Primeras señales embarazo

La manera más inequívoca de saber que se está embaraza es a través de una prueba de sangre e incluso a través de una prueba de embarazo que mide la cantidad de hormonas HCG (Gonadotropina coriónica humana) en el organismo y los cuales confirman la gestación.

Otra de las formas infalibles para descubrir el embarazo es el retraso menstrual, aunque este puede deberse a distintos factores. Cuando se tiene un estilo de vida equilibrado y un ciclo regular, lo más probable es que sea un positivo para el embarazo.

Muchas mujeres que se encuentran en esta situación se emocionan con cada pequeña diferencia que puedan sentir o manifestarse y que les confirme lo que tanto esperan. Sin embargo, puede ser muy pronto para que un test de embarazo arroje los resultados deseados, ya que las primeras semanas, el cuerpo femenino aún se está preparando para dar cabida al feto y se producen entonces los conocidos ‘falsos positivos’.

No obstante, el cuerpo humano es capaz a su vez de enviar señales fuertes y claras sobre que algo nuevo está ocurriendo dentro de sí y son esas señales o síntomas tempranos del embarazo antes del primer retraso menstrual que estaremos discutiendo a continuación.

¿El retraso menstrual siempre es una advertencia de embarazo?

Antes de entrar en materia, aclaremos mejor este punto. Como ya lo mencionamos, lo más común al momento que hay una falla en la siguiente menstruación es que se deba por el desarrollo del embarazo.

Esto se debe a que una vez que ocurre la fecundación, el óvulo y el tejido del endometrio no puede ser expulsado, pues es ahí donde se anida el embrión. Ante esto, el organismo envía una señal al cerebro (al liberar las llamadas hormonas del embarazo) para asegurar que no exista ninguna clase de desprendimiento y en su lugar preparar el cuerpo para comenzar con el desarrollo del feto.

En ocasiones, las mujeres pueden presentar un sangrado leve que tiende a confundirse con el período menstrual (si son de aquellas que tienen un período irregular o que expulsan poca cantidad de sangre). Pero esto es debido a que hay algún desgarre en el tejido uterino y no tiene nada que ver con la menstruación. Cabe aclarar que, una vez que se confirme el embarazo, es necesario acudir al ginecólogo para controlar dicha situación y así evitar una pérdida.

Sin embargo, el retraso del período puede tener a su vez otros factores, entre ellos podemos mencionar niveles altos de estrés o ansiedad, malos hábitos alimenticios, ciclos irregulares, presencia de Síndrome de Ovario Poliquístico, desórdenes hormonales, alteraciones tiroideas o los niveles altos de azúcar en la sangre, entre otras enfermedades.

Es por ello que te recomendamos asistir de manera continua al ginecólogo (por lo menos una o dos veces al año), así podrás conocer mejor tu cuerpo y chequear la salud de tu estado reproductivo.

Síntomas de embarazo antes de la primera falta

Si tienes un conocimiento amplio de tu sistema y todo está en orden, entonces es probable que puedas atender a las siguientes señales que indican un embarazo positivo incluso antes de tu primer retraso, los cuales debes observar minuciosamente en cuanto a su frecuencia y nivel, ya que esta es la clave para diferenciarlos de un síntoma común premenstrual.

Eso sí, si quieres un resultado más claro, te recomendamos que te hagas un examen de sangre o acudas a tu ginecólogo.

1. Cambios en los senos

Además de la falta de menstruación, la señal más clara de un embarazo es el cambio notable en los pechos, ya que estos tienden a hincharse y volverse más sensibles e incluso dolorosos, además pueden sentirse más pesados y el color de la aureola del pezón se oscurece.

Por supuesto, estos también son síntomas que aparecen antes de comenzar el ciclo menstrual, así que, ¿cómo se pueden identificar? Por su frecuencia y nivel de molestia, ya que son más acentuados si se trata de un embarazo. Esto se debe al descontrol hormonal que ocurre durante las primeras etapas, pero luego la incomodidad va disminuyendo.

2. Náuseas y vómitos matutinos

Otra de las señales más claras de una gestación son los mareos y vómitos en las mujeres, en especial en horas de la mañana cuando se levantan, aunque también se presentan a lo largo del día. Muchas suelen creer que las náuseas se dan después de cierto tiempo, pero la verdad es que se manifiestan dependiendo del organismo propio de la mujer, por lo que pueden aparecer antes de la primera falta menstrual o por el contrario, darse después del primer mes de embarazo.

3. Ganas constantes de orinar

Cuando se presenta un embarazo, el útero presiona a la vejiga, haciendo que esta disminuya su capacidad de retención de líquidos por largos períodos de tiempo, por lo que las mujeres van con mucha más frecuencia a orinar y se tiene la sensación persistente de querer hacerlo. Aunque puede parecer que esto se de cuando el feto está avanzado en su desarrollo, la verdad es que puede presentarse desde las primeras semanas.

4. Cansancio continuo

La fatiga es uno de los síntomas estrellas al principio del embarazo, en el cual las mujeres pueden sentirse con falta de energía durante el día, como si no hubiesen tenido un buen descanso en la noche, estuvieran agotadas por una gran actividad física o como si tuviesen malestar gripal. Esto se debe al cambio de ciertos factores como la disminución del ritmo cardíaco y la tensión arterial, así como el aumento de la temperatura basal.

5. Somnolencia

Este síntoma está ligado con el anterior descrito, solo que en este, las mujeres tienden a dormir por períodos de tiempo más largos de lo normal o tener la necesidad de tomar siestas a lo largo del día. Esto se debe a la agitación interna del organismo, por lo que la sensación de querer dormir seguido disminuye mientras el embarazo avanza, pero es recomendable que la mujer descanse lo más posible.

Eso sí, si esta sensación de sueño anormal persiste a medida que pasen los meses, entonces es necesario asistir a consulta para descartar que haya alguna complicación de salud como hipersomnia, anemia o baja presión arterial.

6. Dolor abdominal

Este es un síntoma que es comúnmente confundido con el principio del período menstrual, ya que se trata de una molestia consistente y leve en el área baja del abdomen, incluso puede presentarse una pequeña hinchazón que tiende a aliviarse tras colocar compresas de calor en el área, pero tienden a regresar.

Si observas que esta molestia pasa de una semana, entonces es mejor que consultes con tu ginecólogo y si estás tratando de quedar embarazada, entonces te recomendamos que no ingieras ningún tipo de analgésico, pues en determinadas mujeres puede aumentar el riesgo de aborto.

7. Aumento del flujo vaginal

Este es un síntoma clásico del embarazo y se da debido al aumento de estrógenos que ahora se presentan en el organismo. Por supuesto, las mujeres presentan distintos tipos de flujos vaginales durante el ciclo menstrual o por alguna afección, pero este tipo de fluido tiene un color blanquecino, de textura viscosa e inodoro y su función es limpiar la vagina de bacterias y microorganismos que puedan afectar la calidad del útero y la salud del embrión.

Además, tiene la responsabilidad de formar el tapón mucoso.

8. Sabor metálico en la boca

Cuando tenemos en la boca un sabor metálico por lo general es un indicio del aumento de hierro en la sangre. Sin embargo, este es también un síntoma muy peculiar durante el embarazo y no todas pueden experimentarlo. Esto se debe a que las hormonas liberadas alteran el sentido del gusto y el del olfato, por lo que el sabor de las comidas se vuelve extraño.

9. Aversión a los sabores

Una de las señales más comunes del embarazo es que la mujer rechace el sabor o aroma de algunas cosas puesto que les da una sensación de malestar y posteriormente náuseas. Esto se debe a la presencia de la hormona HCG, la cual altera la percepción sensorial, afectando con mayor intensidad al gusto y el olfato. Esta hormona es la responsable no solo del rechazo, sino del apetito descontrolado por algunas comidas y un aumento considerable en la salivación.

10. Cambios de humor

Es muy común que durante la gestación, en especial en las primeras semanas, las mujeres presentes una alteración en la esfera emocional que involucra mayor sensibilidad, aumento en la intensidad de emociones y cambios de humor sin que exista un motivo aparente que lo desencadene. Esto se presenta por la liberación de las hormonas de embarazo, las cuales también afectan la regularidad de los neurotransmisores responsables de controlar la parte afectiva.

11. Cambios en la piel

De seguro alguna vez has escuchado que las mujeres embarazadas parecen resplandecer o tener una piel brillante. Pues bien, esto no es un mito. De hecho, es un síntoma del embarazo que se produce por el aumento de elastina, volumen sanguíneo y grasa en la piel, otorgándole mayor brillo y suavidad. Ocurre porque el cuerpo necesita acoplarse y adecuarse al tamaño del bebé que estará creciendo en los próximos meses.

12. Sangrado de implantación

Aunque es difícil de creer este es otro síntoma usual del embarazo, se manifiesta durante los primeros 6-12 días posteriores a la fecundación y es producto de una rotura de los vasos sanguíneos que transportan al óvulo fecundado desde las trompas al útero. También puede deberse a un leve desgarre en las paredes al momento de implantarse el embrión.

Este manchado es muy leve y suave, de tono rosáceo o marrón, y no suele durar mucho tiempo. Por lo tanto, si presentas este sangrado antes de tu fecha de inicio de período puede ser una señal de un embarazo. Sin embargo, también debes estar atenta, pues si este sangrado es más fuerte, de color rojo vibrante o acompañado de cólicos intensos, entonces debes acudir a tu ginecólogo de emergencia.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como EstiloNext y AZSalud.