Las 50 mejores frases célebres de Severo Ochoa

El científico español y premio Nobel de medicina se presenta con sus mejores citas. Nuestro pequeño homenaje al célebre médico Severo Ochoa a través de sus más grandes reflexiones.
Frases Severo Ochoa

Severo Ochoa de Albornoz fue un científico español (aunque obtuvo también la nacionalidad estadounidense) de la rama de medicina, cuyo mayor logro que marcó un antes y un después en el mundo fue lograr sintetizar dentro de un laboratorio, el ARN, lo cual le valió el Premio Nobel de Medicina en 1959, premio que compartió junto a uno de sus alumnos, Arthur Kornberg.

Célebres citas de Severo Ochoa

Aunque comenzó su carrera como profesor universitario en Madrid, tuvo que irse de su país debido a la inestabilidad del gobierno, producto de una guerra civil y posteriormente, la Segunda Guerra Mundial, por lo que trabajó la mayor parte de su vida en Estados Unidos. A continuación veremos una recopilación de las mejores frases de Severo Ochoa sobre diversos temas de la vida y de la ciencia.

1. Una mujer puede cambiar la trayectoria vital de un hombre.

Sin duda alguna, las parejas están para influenciar en el mundo del otro.

2. Ya no trabajo, pero hablo mucho con científicos jóvenes, les aconsejo si hace falta.

Al final de su vida, el doctor se dedicó a compartir sus conocimientos y guiar a los jóvenes.

3. Nos sería muy difícil a mi mujer y a mí acostumbrarnos ahora a vivir en otro lugar.

Un hogar no es un lugar en específico.

4. El amor es física y química.

Una forma muy interesante de describir al amor.

5. Esto no quiere decir que lo pase mal, no. Viajo, escucho música, etc.

Aunque ya no podamos hacer lo que hicimos una vez, podemos disfrutar de otras cosas.

6. Ninguna ciudad puede ofrecer tanto en cada faceta de la vida cultural e intelectual.

Hablando sobre Nueva York.

7. La ciencia siempre vale la pena porque sus descubrimientos, tarde o temprano, siempre se aplican.

La ciencia es un gran pilar en el desarrollo humano.

8. El tiempo está ocupado. Pero no tengo interés por la vida.

Con la muerte de su esposa, el científico entró en un gran estado de tristeza.

9. Al principio, cuando teníamos más energías, no nos perdíamos ninguna exposición importante.

Una referencia a cómo el tiempo va haciendo que disminuyan nuestras energías.

10. En principio, la investigación necesita más cabezas que medios.

La ciencia comienza con una idea.

11. Yo creo que somos eso, y nada más física y química.

Elementos que conforman nuestro cuerpo.

12. A menudo visitamos no solo los museos, sino también las galerías de arte de la ciudad. Más aún, rara vez nos perdíamos un recital de música de cámara, una obra de teatro o un concierto sinfónico o coral.

Una anécdota romántica entre el científico y su esposa.

13. Cada vez que contesto negativamente a una pregunta de este tipo recibo un montón de cartas intentando convencerme de que estoy equivocado.

Refiriéndose a las preguntas acerca de si es o no creyente.

14. En cuanto a la ciencia, Nueva York ofrece una impresionante variedad de seminarios y conferencias.

El estado que se convirtió en su nuevo hogar.

15. Los españoles son intolerantes, quieren que los demás piensen como ellos.

Una faceta de la vieja España.

16. Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe.

Todos tenemos esta curiosidad latente.

17. Mi mujer era creyente, yo no; pero siempre vivimos muy felices, respetándonos nuestras ideas.

No es necesario tener las mismas creencias religiosas para llevarnos bien.

18. En estos momentos, cuando la literatura científica ha crecido tanto que es imposible mantenerse al día del progreso, incluso en su propio campo, los seminarios, conferencias y otro tipo de reuniones son esenciales para estar informado.

El progreso dentro del mundo de las ciencias.

19. Nunca fue un problema, y no tratábamos de convencernos. A veces ella se olvidaba de ir a misa y yo le decía: “Carmen, la misa…”

Un recuerdo gracioso sobre respetar sus creencias.

20. Nací en Asturias y para mí la “realidad” comienza naturalmente con Asturias.

Nuestro lugar de origen se queda con nosotros.

21. ¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

Si puedes crecer, ¿por qué no hacerlo?

22. Hay científicos muy religiosos, incluso en extremo, y otros que no lo son.

El hecho de ser científico no impide tener una creencia religiosa.

23. Mis primeros recuerdos son de Asturias, concretamente de Gijón y Luarca.

Recuerdos de la infancia.

24. Mi verdad básica es que todo tiempo es un ahora en expansión.

Una muy acertada manera de vivir el ahora como una hora perpetua.

25. Yo no creo en lo sobrenatural.

Afirmando su no creencia.

26. En Gijón, durante el invierno, iba al colegio, en Luarca pasaba el verano.

Su vida de juventud.

27. Primero el hombre aprende en la vida a andar y a hablar. Más tarde, a sentarse tranquilo y mantener la boca cerrada.

Mientras más pasa el tiempo, más cosas valiosas aprendemos.

28. Yo no busco el consuelo fácil. Prefiero no tener consuelo.

Un hombre un tanto duro con respecto al aspecto espiritual.

29. Si bien nací en una calle del pueblo de Luarca cercana a la iglesia, mi consciencia de Asturias se inicia en la vecina aldea de Villar, sobre la meseta que termina en abrupto y bellísimo acantilado constantemente batido en su base por el mar.

Hay personas que, aunque tienen cercanía con la religión, no tienen una verdadera conexión con esto.

30. Consolarme con la muerte de Carmen me parecería una traición hacia ella.

Una forma de respetar su partida.

31. Allí es donde veraneábamos desde que tengo uso de razón. Al sur, la montaña, suave, con todos los tonos de verde imaginables; al norte, el mar Cantábrico, tranquilo a azul en ocasiones, más a menudo gris, negruzco y amenazador.

El paisaje se quedó incrustado en sus recuerdos.

32. Desde luego que el científico tiene que tener planteamientos éticos.

La ética es pilar de la ciencia.

33. Con el paso de los años mi recuerdo vuelve a Villar, en donde había saturado mis sentidos de “Naturaleza” y en donde comenzó más tarde a madurar mi mente y moldearse mi espíritu con la lectura y el estudio.

El científico sentía un gran amor por la naturaleza.

34. Me he acostumbrado a seguir viviendo porque soy demasiado cobarde para quitarme de en medio.

Hablando sobre seguir adelante.

35. Yo creo que quienes colaboran conscientemente para desarrollar algo con fines destructivos, como ocurrió con la bomba atómica, son condenables.

La ciencia no debería utilizarse para malos propósitos.

36. Allí comencé a leer trabajos originales de investigación en una revista francesa, el Journal de Physiologie et Pathologie Génerale, al que me había suscrito cuando estudiaba el segundo año de medicina.

Su primer encuentro con la ciencia.

37. Ahora bien, cuando uno está investigando no piensa mucho si la aplicación de sus descubrimientos puede ser peligrosa.

Siempre hay un elemento de conciencia sobre el peligro de los descubrimientos.

38. Mi mujer, Carmen Cobián, también es asturiana, gijonesa. Nos casamos, en asturiano castizo, en la gruta de Covadonga.

Hablando del origen de su esposa.

39. Yo siempre digo que todo lo que contribuya a aumentar el conocimiento humano debe hacerse, aunque no se sepa lo que puede venir detrás.

A veces los mejores progresos vienen de errores.

40. A pesar de nuestra larga residencia fuera de España, hace ya muchos años que regresamos anual o bianualmente por períodos que van de un par de semanas a un par de meses.

Volver a nuestras raíces puede ser algo reconfortante.

41. He vivido en Nueva York la mitad de mi vida.

Una ciudad desconocida que se convirtió en su lugar fijo.

42. Naturalmente, debe intentar impedirse la utilización de aquello que puede ser perjudicial para la humanidad.

Los descubrimientos que presenten un riesgo para las personas deben quedarse en la oscuridad.

43. Con frecuencia vamos a Asturias, a la que encontramos cada vez más bella y acogedora. (…) En Asturias tuvimos y tenemos aún familia muy querida y amigos entrañables.

Una tierra que siempre tuvo un significado hermoso para ellos.

44. Hay una investigación de defensa, lo que en Estados Unidos se llama clasificada, es decir, secreta.

Hablando sobre los experimentos y descubrimientos negativos que realiza el país.

45. Eso no me cayó del cielo, me cayó de la personalidad científica mayor que ha tenido España y una de las mayores que ha tenido el mundo, que era don Santiago Ramón y Cajal, y por las lecturas de sus obras.

Hablando de cómo se interesó por su profesión.

46. ..Yo estuve locamente enamorado de Carmen toda la vida.

Un amor real que duró toda la vida.

47. Eso ocurre en muchos países. Aunque no creo que en esos lugares trabaje nadie obligado, porque a un científico no se le puede obligar a hacer lo que no quiere. Pero sí hay personas a las que se les pide esa dedicación con chantajes morales... Y cuando el llamado patriotismo anda detrás mal asunto…

Sobre la necesidad extraña de diversos países de experimentar con elementos peligrosos.

48. A pesar de las dificultades inherentes a la vida en las grandes ciudades, no me arrepiento de ello.

Todo tiene su dificultad, así que solo nos queda sobrellevarlo.

49. Se ha discutido mucho sobre cuál es la misión de la Universidad. Para mí significa básicamente la misma que, con su gran clarividencia y característica brillantez, definió Ortega hace ya más de cincuenta años. Puede resumirse en pocas palabras: la de difundir y crear cultura. De este mismo modo la vio Cajal.

Su postura acerca de lo que debe ser la universidad. Sin duda, esta es la casa más importante después de nuestro hogar, pues es donde nos formamos.

50. Y ahora la vida sin ella no es vida.

Cuando su esposa murió, fue como si una parte del científico también hubiese muerto junto a ella.

Comparte:
¿Te ha gustado?
Estilonext Logo
Estilonext es una revista digital de actualidad, cultura y ciencia enfocada a personas jóvenes, dinámicas y con espíritu creativo y transgresor. Hablamos sobre salud, psicología, relaciones, noticias, tendencias...
  • azsalud
  • médicoplus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 Estilonext. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies